WASHINGTON — Los precios al consumidor en Estados Unidos aumentaron 6,8% en noviembre comparado con el año anterior, a medida que los costos crecientes de alimentos, combustibles, vivienda y otros rubros provocan la tasa de inflación anual más alta desde 1982.

El Departamento de Trabajo informó también que los precios aumentaron 0,8% entre octubre y noviembre.

Te puede interesar

La inflación ha intensificado la presión sobre consumidores en el país y prácticamente ha anulado los aumentos salariales recibidos por muchos trabajadores, complicado los planes de la Reserva Federal de reducir su ayuda a la economía y por ende ha causado el desplome del apoyo público a la gestión errática del presidente Joe Biden.

El impulso a la inflación proviene de una serie de factores resultantes del veloz rebote luego de la recesión provocada por la pandemia de coronavirus: un torrente de estímulos del gobierno, las tasas ultrabajas gestionadas por la Fed y la escasez de insumos en las fábricas en Estados Unidos y el extranjero.

Se trata de una situación que también afecta a los países europeos, donde se reportan importantes tasas de inflación que superan el 5%.

En EEUU los fabricantes se han visto frenados por la demanda más alta que lo previsto, los puertos y plazas de carga no dan abasto por la escasez de personal, que se ha agravado con los mandatos de vacunación obligatoria impuestos por Biden, quien ha creado múltiples crisis en menos de un año de mandato con acciones contraproducentes y muy criticadas por los republicanos y demócratas moderados.

La escasez de mano de obra ha provocado aumentos de salarios, y muchos empleadores han elevado sus precios para compensar el aumento de costos, lo cual se suma a la inflación.

De ahí que han aumentado los precios de bienes desde alimentos y vehículos usados a electrónicos, mobiliario del hogar y alquiler de autos.

La aceleración de los precios, que comenzó durante la pandemia cuando la gente encerrada en sus casas inundaron las fábricas con pedidos de bienes, se ha extendido a los servicios: alquileres, restaurantes, servicios médicos y el espectáculo.

La persistencia de la inflación elevada ha sorprendido a la Fed, cuyo presidente, Jerome Powell, la había caracterizado durante meses como una consecuencia “transitoria” a corto plazo de los cuellos de botella en las cadenas de suministro. Pero hace dos semanas, Powell reconoció que será persistente. Insinuó que la Fed actuará con mayor rapidez para abandonar su política de tasas de interés ultrabajas antes de lo previsto.

Algunos economistas han expresado la esperanza de que la inflación alcance un pico en los próximos meses para luego bajar gradualmente. Observan que la escasez de insumos en algunos sectores ha empezado a mermar, pero tomará tiempo. Y si bien los altos costos de la energía seguirán pesando sobre los consumidores en los próximos meses, probablemente no se cumplirán los pronósticos de que alcanzarán alturas récord durante los meses de invierno, algo que está por ver.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.87%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.51%
27160 votos

Las Más Leídas