Si el empresario Andre Nunes hubiera desistido en el primer intento, hoy en día no disfrutaría el estilo de vida que logró alcanzar: ser dueño de negocio, que además de viajar el mundo, le permite manejar su tiempo, pues es su propio jefe.

El emprendedor brasileño, que hace casi 28 años llegó a California antes de instalarse en Miami, conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS sobre las agencias de viaje, y el nuevo modelo que deben seguir quienes deseen ser exitosos en ese negocio, que con el paso del tiempo ha encontrado alianza y rivalidad en la Internet.

“Creo que las agencias están invirtiendo y migrando hacia el uso de la tecnología, porque hoy los clientes quieren comprar online, ver las ofertas, conocer el hotel donde se van a hospedar. Hoy, hasta el móvil es mucho más utilizado. El 73% de todas las compras de viaje son hechas a través de móviles”, explicó el dueño de Dumonde Travel.

Nunes especificó que su agencia se especializa en vender viajes a corporaciones, aunque también atienden los pedidos de individuos, que usualmente conocen sus servicios a través de las recomendaciones de sus clientes corporativos.

“La gran mayoría de nuestros clientes son empresas, atendemos los viajes que realizan los funcionarios, y cuando viajan por placer también nos contactan o nos refieren a sus amistades”, comentó.

El brasileño resaltó que las agencias deben afincarse en la tecnología y usarla de manera ventajosa para ofrecer más servicios y calidad, en vez de verla como rival.

Asimismo, destacó que es indispensable apropiarse de un nicho de mercado antes de lanzarse a emprender en este tipo de negocio, que compite grandemente con las ofertas en internet.

En su caso, apostó por servir a las empresas, aunque otra especialización podría ser en el turismo religioso, el cultural, o inclinado hacia un cierto tipo de preferencia, ya sea por la buena gastronomía, el arte, o las experiencias para los más aventureros, como ir a cenar en casa de un desconocido. Según Nunes, existe una aplicación que permite a los turistas reservar un plato en la mesa de un extraño en varios destinos del mundo.

“Hoy en día hay herramientas con las que uno llega a su destino sin ni siquiera haber ido. Con Google Street se puede ver la calle donde está el hotel”, expresó sobre las ventajas que la tecnología ofrece a los viajeros.

Por eso su agencia se está enfocando en fortalecer los recursos tecnológicos, para así expandir sus servicios y alcanzar más clientes.

“Se trata de una plataforma en la que se puede hacer todas las reservaciones en la Internet o a través del móvil, pero teniendo el servicio personalizado de un agente. Entonces el cliente tiene lo mejor de los dos mundos y queda a su elección”, indicó.

Sobre el modelo de negocio que sigue, comentó que muchos de sus agentes trabajan desde casa, y que esta flexibilidad en las condiciones laborales mejoró la productividad y trajo satisfacciones para todos los involucrados en la función de Dumonde Travel, que además de Miami, tiene presencia en Haití, Brasil, Argentina y Grecia.

“Tengo un empleado que acaba de regresar de una temporada de 90 días en Canadá. Fue para la boda del hermano y esperó a que naciera su sobrino. En realidad, no importa porque cuando él habla con los clientes, no saben dónde él está, puede estar en cualquiera de nuestras localidades”, dijo.

Y precisamente esa flexibilidad es lo que convierte a las agencias de viaje en una excelente opción para quienes deseen emprender un negocio que puedan atender desde casa.

“Hoy la tendencia es buscar calidad de vida y maximizar la productividad. En todas las grandes ciudades del mundo existe el problema de la movilidad, toma una hora llegar a los lugares”, comentó.

“Varias compañías áreas ya no tienen oficinas, sus funcionarios trabajan desde casa. Una empresa está aquí y el servicio al cliente está en la India, la producción en China, y los ingenieros están en Canadá. No es la globalización, es la tecnología, que ha favorecido la calidad de vida”, añadió.

Aunque este modelo también enfrenta desafíos a la hora de planificar la logística de las operaciones.

“Se pierde un poco el contacto, pero se puede sustituir a través de la tecnología con video conferencias, con una base de datos donde la información esté disponible, o de grupos donde la gente se habla todo el día”, recalcó.

En cuanto a su primer intento fallido, ocurrió porque en aquel entonces, en plena juventud, no sabía nada sobre el negocio del turismo, pero su espíritu aventurero lo lanzó a la compra de una pequeña agencia y a mudarse a Miami.

“No funcionó porque no entendía nada de ese negocio, tenía 25 años. No tenía una receta, tampoco un salario. Llegó un momento en el que mi tarjeta de crédito estuvo a punto de explotar, no tenía dinero para comprar comida al otro día. Tuve que buscar trabajo, pero la cuestión de la agencia quedó pendiente”, recordó.

Pero como estaba destinado a trabajar por cuenta propia, cuando consiguió estabilizarse financieramente volvió a intentarlo. Y fue así como surgió Dumonde Travel, que inició con la que fuera su esposa.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario