lunes 27  de  mayo 2024
INFLACIÓN

Reserva Federal anticipa recortes en tasas: ¿Por qué ha bajado el precio de la gasolina?

Según la Fed, no los consumidores que pagan altísimos precios, la inflación sigue en picada junto a un debilitamiento de la actividad económica

Por Leonardo Morales

WASHINGTON- La Reserva Federal estadounidense (Fed o Banco Central) dejó este miércoles sin cambios sus tasas de interés, en 5,25-5,50%, y espera realizar recortes para llevarlas a 4,6% en 2024.

Según la Fed, no los consumidores que siguen pagando altísimos precios, la inflación sigue en picada junto a un debilitamiento de la actividad económica, afirma un comunicado publicado al término de su reunión de política monetaria.

"Los recientes indicadores sugieren que el crecimiento de la actividad económica se moderó" desde el tercer trimestre, señaló el Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) tras su reunión iniciada el martes.

Sin embargo, otros informes del gobierno indican que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de EEUU en el tercer trimestre subió a un "impresionante 5,4%", lo cual implica una gran contradicción en los partes de cifras oficiales. Y esto es visible desde los últimos meses mientras el país se acerca a las elecciones presidenciales en noviembre de 2024.

Biden, detrás del expresidente Donald Trump en todas las encuestas nacionales (la mayoría de tendencia de izquierda), intenta convencer de que sus políticas económicas han sido "beneficiosas", cuando los resultados reales han sido desastrosos con gastos récord y una deudas pública que ya ronda los 34 billones (Trillions) de dólares.

¿Por qué ha bajado el precio de la gasolina en EEUU?

Los precios de la gasolina han bajado porque EEUU produce ahora mucho más petróleo que cuando la administración de Donald Trump en 2019, otro de los grandes fiascos, contradicciones y falsas promesas de Biden.

En 2019, EEUU procesaba como promedio entre 12 y 12,3 millones de barriles diarios de petróleo. Ahora con Biden, forzado por la peor inflación en los últimos casi 50 años debido a su guerra inicial contra las petroleras estadounidenses, el país produce 13,2 millones de barriles diarios de petróleo como promedio actualmente; pero en 2022 llegó a procesar casi 18 millones de barriles diarios, muchísimo más que bajo el mandato de Trump, de acuerdo con los datos de la firma analítica Statistical Review of World Energy.

EEUU es en la actualidad es el mayor productor de petróleo del mundo. Biden fustigó a Trump por fomentar la industria de combustibles fósiles y prometió durante su campaña electoral que no sólo reduciría al mínimo la producción de crudo, sino que ejecutaría una transición acelerada hacia las llamadas "energías limpias", que no son tan limpias como afirman.

La negativa de Arabia Saudita y de los miembros de la OPEP y OPEP+ de incrementar la extracción y exportación de crudo, para bajar los precios a nivel internacional, obligaron a Biden a dar una completa marcha atrás en su política de cambio climático e implorar a las petroleras estadounidenses que incrementaran la producción con mayores subsidios incluso. Todo lo opuesto a sus promesas electorales y la razón principal por la que los precios de la gasolina y los demás carburantes han descendido de forma acelerada desde los más de 5 dólares en junio de 2022.

El comunicado indica que la inflación cedió en el último año, pero matizan que "sigue elevada". No obstante, la realidad no concuerda con las cifras gubernamentales. Los consumidores estadounidenses no ven el alivio general de precios en ninguna parte. Por el contrario, el valor de los alimentos, costos médicos, rentas, compraventas de propiedades de valor y los servicios siguen en ascenso.

Evitar las alarmas

Según el Banco Central, que intenta no alarmar a los mercados financieros, la inflación debería moderarse más rápido de lo esperado, para alcanzar 2,4% a finales de 2024, pero no será hasta supuestamente el 2026 que se alcanzará la meta del Banco Central del 2% anual.

La Reserva Federal revisó además al alza su previsión de crecimiento para 2023 a 2,6% y la redujo a 1,4% para 2024.

El pronóstico para la tasa de desempleo, otro de los factores que la Fed contempla para evaluar el estado de la economía y el resultado de su política monetaria restrictiva, se mantuvo estable, en 3,8% para 2023 y 4,1% para 2024.

La Fed subió sus tasas de interés 11 veces desde marzo de 2022 para encarecer el crédito y de esa forma contener el consumo y la inversión, que presionan los precios al alza. Sin embargo, el motor principal antiinflación ha sido la alta producción de petróleo nacional como respaldo a las acciones del Banco Central.

En el 2021 ocurrió lo contrario: las restricciones y las órdenes ejecutivas de Biden contra la extracción y producción de petróleo con su política de cambio climático y las supuestas energías limpias, dispararon el precio de los combustibles y llevaron la inflación al 9,1% en junio de 2022. Economistas independientes, no obstante, afirman que la inflación en realidad superó el 11%, pero las alarmas mundiales hubieran sido mucho peor. Fue lo que generó finalmente la crisis bancaria, que no ha terminado, pero que los grandes medios no hablan de ella bajo un hermetismo de información gubernamental.

Desde julio, el Banco Central ha mantenido sus tasas para evaluar el impacto de estos incrementos y evitar llevar a la economía estadounidense a una recesión prolongada.

Los datos más recientes de inflación por el índice de precios al consumo (IPC) se ubicó en 3,1% en 12 meses a noviembre, mientras el índice CPE -el más seguido por la Fed- arrojó una tasa de 3% en octubre. Todo lo anterior según los datos que ofrece el gobierno de Biden.

"Creo que cuando lleguemos al final de 2024, el 2% será el primer número" del dato de inflación, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, durante una entrevista con la cadena CNBC.

Yellen, junto al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y al mandatario Joe Biden, negaron la elevada y persistente inflación durante más de un año; y culparon a los republicanos de alarmistas y de sembrar el caos. Finalmente, estuvo obligada a reconocer en público, y ante el Congreso en Washington, sus graves errores para justificar a la Casa Blanca, a la que ha servido con absoluta fidelidad y parcialidad.

[email protected]

FUENTE: Con información de la AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar