WASHINGTON.- El presidente Donald Trump aseguró que su equipo está "muy cerca" de alcanzar un acuerdo comercial con Beijing, y en un mes podría comenzar a programar una cumbre con su homólogo chino, Xi Jinping, para ultimar los detalles del pacto.

"Hay buenas posibilidades de que logremos un acuerdo, y sería bueno para ambos países", afirmó Trump durante una reunión en la Casa Blanca con el viceprimer ministro de China, Liu He, según publicó EFE.

Te puede interesar

Varios medios estadounidenses especularon con la posibilidad de que Trump anunciara durante el encuentro una fecha para su cumbre con Xi, pero el mandatario indicó que sólo lo hará si su equipo negociador cierra un pacto.

"Si llegamos a un acuerdo, tendremos cumbre", explicó Trump.

Añadió que espera saber "en las próximas cuatro semanas" si es posible programar esa cumbre, pero cree que "hay buenas posibilidades" de que eso ocurra, y que la cita sería "aquí", sin precisar si se refería a la Casa Blanca.

Si se concreta, Trump pronosticó que el acuerdo con China será "épico" y "monumental", y que "hará felices" tanto a los agricultores estadounidenses como a quienes trabajan en la industria tecnológica.

EE.UU. y China llevan negociando desde diciembre para tratar de contener la guerra comercial en la que se implicaron el año pasado como consecuencia de la agenda proteccionista de Trump, quien ha criticado duramente las políticas comerciales del gigante asiático.

Trump advirtió a finales del año pasado de que, si no alcanzaba un acuerdo con China antes del 1 de marzo, elevaría del 10 % actual al 25 % los aranceles que aplica a las importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares.

Ese plazo se extendió finalmente más allá de esa fecha límite, y las conversaciones han cobrado ritmo, con una visita a Pekín la semana pasada de una delegación estadounidense, seguida por este viaje a Washington de Liu y su equipo.

Desde diciembre, Pekín ha adoptado medidas de buena voluntad, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EE.UU., la reanudación de la compra de soja o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Pero, como condición para no recrudecer sus aranceles a China, que afectan desde textiles y alimentos hasta a combustibles, Washington quiere también que Pekín se comprometa a cambios estructurales en su economía para, entre otras cosas, proteger la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses.

Además, Trump ha avisado de que, incluso si llega a un acuerdo con Pekín, mantendrá algunos aranceles sobre los productos chinos "por un periodo sustancial" hasta estar seguro de que China cumplirá con lo negociado.

El gobierno estadounidense comenzó esta guerra arancelaria el pasado verano para “castigar a Beijing” por tácticas que incluyen el robo de tecnología o la presión a empresas extranjeras para revelarlas.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas