Hace más o menos un año y medio, Volkswagen comenzó a producir en su planta de última generación en Chattanooga, Tennessee, el que vendría a ser uno de los productos más exitosos de la marca alemana en el mercado de los Estados Unidos, el Atlas, un utilitario deportivo con tres filas de asientos y capacidad para siete pasajeros, y que había sido concebido para competir en uno de los segmentos más jugosos de este país, el de los SUV de tamaño mediano.

El Atlas es el Volkswagen más grande jamás ensamblado en la unión americana y se destaca por su amplitud para transportar hasta siete pasajeros muy cómodamente, y por su enorme capacidad de carga. Su ingeniería se basa en la galardonada arquitectura de Matriz Modular Transversal (MQB). En materia de diseño, el Atlas se caracteriza por su apariencia nueva y audaz y con 198.3 pulgadas de largo, 77.9 pulgadas de ancho y 69.6 pulgadas de alto, el Atlas, aunque es más voluminoso que cualquier otro Volkswagen en venta en los Estados Unidos, logra mantener las proporciones clásicas y las líneas limpias que crean un sentido de intemporalidad y precisión.

A la tercera fila de asientos del Volkswagen Atlas se entra a través de una novedosa solución que permite doblar fácilmente las bancas, inclusive cuando esté instalada una silla de seguridad para niños en la segunda fila. Los tableros de instrumentos, simples y centrados en el conductor, hacen mejor la sensación de estar detrás del volante, en lugar de distraer la atención, y el Volkswagen Digital Cockpit permite a los conductores reconfigurar la manera como ven la información del vehículo.

Está disponible en el Atlas el sistema Car-Net de Volkswagen, que trae una gama completa de servicios a vehículos conectados, incluyendo la tecnología App-Connect, estándar, que ofrece integración con las tres mayores plataformas para teléfonos inteligentes —Apple CarPlay, Android Auto y MirrorLink. También está disponible en el vehículo un Sistema Premium de Audio Fender, que es el más sofisticado que se ha visto hasta hoy en un Volkswagen, con 12 canales, un amplificador de 480 vatios y no menos de 12 bocinas.

En materia de sistemas para facilitar y mejorar la conducción, el Atlas cuenta con algunos que hasta ahora solo venían en los SUVs del segmento Premium, como el Control de Crucero Adaptable (ACC); la Advertencia de Colisión Frontal, y el Frenado de Emergencia Autónomo (Front Assist); además del Monitor de Puntos Ciegos con Alerta de Tráfico Posterior; la Advertencia de Salida de Carril (Lane Assist), y el Asistente de Dirección para Estacionar (Park Assist).

El Volkswagen Atlas viene con dos opciones de motorización: una de 4 cilindros y 2.0 litros turbocargada, con inyección directa TSI, que produce 238 caballos de potencia, y la otra V6 de 3.6 litros, con 280 caballos. Ambos motores direccionan su potencia a través de una transmisión automática de ocho velocidades, que ayuda a maximizar la eficiencia del motor, y el Atlas puede configurarse, bien con tracción frontal o con la disponible tracción integral 4Motion en los modelos VR6. Probamos la versión SEL Premium, con motor V6 que registra un rendimiento de 17 millas por galón en la ciudad y 23 en la autopista. El precio básico de este modelo, regiamente equipado, comienza en los $48.490 dólares.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que leyes más estrictas sobre el control de armas evitarían masacres como la de Pittsburgh?

Las Más Leídas