“Bienvenido a los Estados Unidos, le dijo un juez de inmigración a Eduardo Álvarez Masía este 2 de junio durante su corte de solicitud de asilo político en este país.

Después de varios meses en prisiones de Arizona (La Palma Correctional Center) y Texas (IAH Secure Adult Detention Facility), y de haber padecido el COVID-19, el joven agradece el apoyo de su familia, el trabajo de su abogado y la cobertura de este medio.

Te puede interesar

Embed

Eduardo, licenciado en Derecho en la Universidad de La Habana, Cuba, perseguido por un régimen que le invalidó su título universitario y lo arrinconó en la desidia, entre amenazas y golpizas, salió de la isla hacia México para enfrentar la travesía de muchos inmigrantes que sueñan con llegar a tierras de libertad en Estados Unidos.

Cuando escuchó la decisión del juez en torno a su caso, todos los sacrificios tomaron sentido. “Fue probablemente el momento más importante de mi vida. Alguien que estudia para que se haga justicia siempre va a querer que se haga justicia, y eso fue lo que sucedió”.

Aunque la incertidumbre y los temores llegaron en muchas ocasiones a sus días en prisión, dijo que siempre mantuvo la esperanza de que las pruebas reflejaran su situación en Cuba.

“Siempre confié en que este país iba a darme la posibilidad porque es uno de los países más justos del mundo, es uno de los países que está a la altura de lo que se puede decir democracia”, indicó, “eternamente agradecido al gobierno de este país porque me abrió las puertas”.

Asimismo, agradeció el seguimiento de su caso en DIARIO LAS AMÉRICAS, y señaló que “el artículo que sacaron en el periódico tuvo bastante peso en la corte, junto a las demás pruebas”.

“Este medio ha sido incondicional conmigo, ha estado pendiente de toda esta situación, de mi caso en particular. Me quedo sin palabras por todo lo que han hecho por mí. Y no solo por mí, sino que esto es algo que repercute en el resto de las personas que están en detención”, agregó.

El abogado que lo defendió, William Schnebly, del bufete Bighorn Law, en Arizona, estuvo preparando el caso desde octubre de 2019 y viajó hasta IAH Secure Adult Detention Facility, en Livingston, Texas, para estar junto a su defendido en ese día tan importante.

“Cada vez que ganamos un caso se siente como un alivio después de tantas peleas contra diferentes cosas”, declaró el letrado, quien tiene estudios en Derecho y Ciencias de Administración de Justicia Criminal.

Schnebly, también veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, explicó que ver el resultado positivo después de tanto trabajo de investigación y preparación del caso “te da esperanzas, te muestra que no todo siempre va en contra de uno”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas