WASHINGTON — La crisis migratoria sin precedentes en la frontera sur se ha trasladado a los estados del norte. Los gobernadores de Texas y Arizona están transportando a inmigrantes irregulares a localidades gobernados por demócratas que han sido declarados santuarios.

Dos autobuses llenos de inmigrantes procedentes de la frontera entre Estados Unidos y México arribaron el jueves por la mañana cerca de la casa de la vicepresidenta Kamala Harris, en un barrio residencial de Washington.

Te puede interesar

"La vicepresidenta Harris afirma que nuestra frontera es 'segura' y niega que haya una crisis. Estamos enviando migrantes a su patio trasero para instar a la administración de Biden a que haga su trabajo y asegure la frontera", tuiteó el gobernador de Texas Greg Abbott.

Abbott asegura haber enviado 10.000 migrantes desde abril a Washington, Nueva York y, más recientemente, a Chicago.

"Texas continuará enviando inmigrantes a ciudades santuario como DC hasta que Biden y Harris hagan su trabajo para asegurar la frontera", dijo el gobernador de Texas.

https://twitter.com/GregAbbott_TX/status/1570452667888967680

Por su parte, el gobernador de Florida Ron DeSantis envió dos vuelos con inmigrantes a Martha’s Vineyard, escalando una táctica de gobernadores republicanos para responder a las políticas fallidas de inmigración del presidente Joe Biden.

Desde hace meses, funcionarios republicanos locales, entre los que se destaca el gobernador de Texas, Greg Abbott, han venido trasladando inmigrantes a los bastiones demócratas en todo el país.

Lo hacen para denunciar la política del presidente Joe Biden, a quien acusan de haber convertido la frontera con México en un colador, y para intentar poner la inmigración en el centro de la campaña para las elecciones de medio mandato, el 8 de noviembre.

Cerca de cinco millones de migrantes han ingresado por la frontera sur desde la llegada de Biden a la Casa Blanca en enero de 2021 a julio de 2022, una cifra sin precedentes, de acuerdo con los registros de la Patrulla Fronteriza. Un promedio de 7 mil migrantes ingresan al país ante la mirada indiferente de Joe Biden.

La Casa Blanca calificó la acción como "una maniobra política fría y premeditada", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, acusando a los republicanos de utilizar a los migrantes como "peones" en el ajedrez político, de una manera "cruel".

Los republicanos han denunciado que el país no cuenta con la infraestructura para recibir a millones de migrantes. Al mismo tiempo han denunciado que la crisis en la frontera es una amenaza para la seguridad nacional del país. Los agentes están abarrotados por la masiva ola migrante que impide una revisión adecuada sobre quienes están llegando al país.

Migrantes frontera sur-AFP vía Getty Images.
Migrantes en caravana con destino a Estados Unidos

Migrantes en caravana con destino a Estados Unidos

DeSantis denuncia "farsa"

Los vuelos del miércoles a la isla en Massachusetts fueron parte de una gestión para “transportar inmigrantes ilegales a destinos santuario”, dijo Taryn Fenske, director de comunicaciones de DeSantis.

"Los residentes de Martha's Vineyard deberían estar emocionados", ironizó el miércoles en Twitter Christina Pushaw, del equipo de comunicaciones de DeSantis. "Los inmigrantes ilegales harán que la ciudad sea más diversa, lo cual es una fortaleza. ¿No?".

DeSantis denunció la "farsa" de los estados demócratas que preconizan la acogida de inmigrantes.

"Apenas llevamos a su puerta una pequeña fracción de lo que las ciudades fronterizas tienen que soportar todos los días y se ponen furiosos", dijo DeSantis en un discurso el jueves.

Aunque la oficina del gobernador no dio detalles sobre el estatus legal, muchos de los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera ese México quedan protegidos temporalmente de deportación tras ser dejados en libertad por las autoridades estadounidenses para solicitar asilo en las cortes de inmigración — como lo permiten la ley estadounidense y un tratado internacional — o quedan en libertad condicional humanitaria.

Respuesta republicana al caos migratorio creado por Biden

La respuesta forma parte de la encarnizada batalla política de varios estados fronterizos respecto a las cuestionables políticas de inmigración del gobierno del presidente Joe Biden, que han creado una crisis sin precedentes no sólo en la frontera sur sino en todos los estados limítrofes.

Transportar a estos migrantes a Martha's Vineyard y a Washington "era una necesidad", comentó el republicano Andy Biggs, representante de Arizona en la Cámara baja del Congreso estadounidense. "Los líderes demócratas deben bajar de sus torres de marfil y enfrentar la realidad", señaló.

INMIGRACION Iglesia Episcopal St. Andrews en Martha's Vineyard AP.jpg 2022
Inmigrantes se congregan en las afueras de la Iglesia Episcopal St. Andrews en Martha

Inmigrantes se congregan en las afueras de la Iglesia Episcopal St. Andrews en Martha's Vineyard. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, envió dos vuelos con inmigrantes a Martha’s Vineyard.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha trasladado inmigrantes fuera de Texas hacia ciudades con alcaldes demócratas que apoyan las políticas de Biden.

El gobernador dijo estar cansado de la inacción del gobierno y su incapacidad de controlar la crisis que la extrema izquierda y la izquierda han creado en el país.

Abbott, comenzó a enviar autobuses con inmigrantes a Washington en abril y recientemente lo ha hecho a Nueva York y Chicago. El gobernador de Arizona Doug Ducey, también republicano, ha estado enviado inmigrantes a Washington desde mayo. Los pasajeros deben firmar documentos diciendo que los viajes son voluntarios.

Abbott tuiteó que había enviado los autobuses que llegaron el jueves a la capital estadounidense: “Estamos enviando inmigrantes a su patio trasero para pedirle al gobierno de Biden que haga su trabajo y refuerce la frontera”.

Arrecia la batalla política a semanas de los comicios de medio término

El envío de inmigrantes por avión o autobús por parte de gobernadores republicanos, tanto a una lujosa isla del noreste de Estados Unidos como a Washington, desató el jueves una batalla política en el país a pocas semanas de cruciales elecciones legislativas en las que es muy probable que los demócratas pierdan el control del Congreso.

"Es una maniobra política fría y premeditada", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, acusando a líderes la derecha estadounidense de utilizar a los inmigrantes como "peones" en el ajedrez político, de una manera "cruel".

El envío son apenas escasas porciones de las decenas de miles de inmigrantes que han tenido que soportar los estados fronterizos y otros como Florida por la manipulación política de la administración Biden, supeditada a la agenda de extrema izquierda de Berni Sanders, Schumer, Nancy Pelosi, Ocasio Cortéz, Ilan Omar y otro nutrido grupo empecinado en destruir la estabilidad y seguridad de Estados Unidos

Alrededor de una veintena de hombres y mujeres se pararon al amanecer frente a la sede del Observatorio Naval de Estados Unidos, algunos con bolsas de plástico transparente en las que llevaban las pertenencias que trajeron al cruzar la frontera. Posteriormente, fueron trasladados a una iglesia cercana. La oficina de Harris no hizo comentarios por el momento.

Después de que los migrantes que buscan asilo logran cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, pasan un tiempo en una instalación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) cerca de los límites internacionales hasta que generalmente son puestos en libertad en suelo norteamericano, a la espera de que se resuelvan sus casos.

Los gobernadores republicanos utilizan estos envíos desde hace meses como forma de denunciar la política del presidente Joe Biden, a quien acusan de haber convertido la frontera con México en un colador, y de intentar poner la inmigración en el centro de la campaña para las elecciones de medio mandato, el 8 de noviembre.

Embed

Los republicanos alegan que las políticas de Biden alientan a los migrantes a internarse en Estados Unidos y desaparecer de la vista de las autoridades. Los demócratas argumentan que la política de la era de Trump, de obligar a los inmigrantes a esperar en México a que se resuelvan sus casos de asilo, fue inhumana.

Sin embargo, la política de puertas abiertas del gobierno de Biden ha causado más problemas inhumanos. Las muertes en la frontera que incluye a menores, el tráfico de personas con un alto peligro para sus vidas, las violaciones a niños y mujeres y el chanteje a los familiares en Estados Unidos integra ahora un panorama [mucho más inhumano para los inmigrantes].

La alcaldesa del Distrito de Columbia, Muriel Bowser, declaró una emergencia pública la semana pasada por la continua llegada de autobuses de migrantes. Anteriormente, el distrito solicitó la asistencia de la Guardia Nacional para ayudar a detener lo que calificó de una “creciente crisis humanitaria” provocada por la llegada de miles de migrantes, pero el Pentágono rechazó la solicitud.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.75%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.56%
28035 votos

Las Más Leídas