MIAMI- En momentos en que el mercado mundial clama por "microchips" (semiconductores) para cubrir su demanda y pese a las sanciones impuestas por los Estados Unidos (EEUU), llega el principal fabricante de " chips" de la República Popular China (RPC), Semiconductor Manufacturing International Corp. (SMIC), con modernos semiconductores de 7 nanómetros (nm).

Por supuesto, esta no ha sido una grata sorpresa. Desde 2020, SMIC integra la lista negra comercial de firmas chinas vinculadas con el Ejército Popular de Liberación (EPL), por lo tanto, no puede recibir equipamiento de firmas estadounidenses para la fabricación de esos dispositivos electrónicos, a no ser que se obtenga una licencia para hacerlo.

Te puede interesar

Aprobada por el expresidente Donald Trump antes de culminar su mandato, la inclusión de dicha corporación en ese listado se produjo como parte de las medidas tomadas por nuestro país para contrarrestar la doctrina china, que propicia la fusión entre lo civil y lo militar.

Esa fue la respuesta de Washington a la clara evidencia de actividades realizadas entre SMIC y entidades preocupantes del complejo industrial militar de la RPC, tal como anunció en su momento el Departamento de Comercio de EEUU.

¿Qué pasó entonces para que los chinos comunistas hayan logrado avanzar en este sentido? ¿Acaso han fallado los controles de exportación a la nación asiática? ¿Qué tendría que hacer EEUU para no quedarse atrás en esta carrera tecnológica?

La cruzada de China comunista

El portal de análisis sobre tecnologías avanzadas y propiedad intelectual TechInsights, dijo recientemente que SMIC podría haber adelantado su tecnología de producción de "chips", al conseguir semiconductores dos generaciones más modernos que los previstos.

"A pesar de no tener acceso a las tecnologías más avanzadas a causa de las sanciones impuestas por Estados Unidos, Semiconductor Manufacturing International Corp. parece haber utilizado tecnología de 7 nm para fabricar el sistema en "chip" (SoC, por sus siglas en inglés) MinerVa Bitcoin Miner", reveló la fuente.

TechInsights explicó que este es el producto más avanzado de SMIC hasta el momento, un resultado clave para las empresas chinas fabricantes de "chips". Este avance las ayudará a reducir su dependencia de las tecnologías occidentales durante estos tiempos de acceso restringido.

El portal de información financiera Bloomberg, entretanto, puntualizó que el producto "está muy por delante de la tecnología de 14 nm de SMIC", puesto que esta firma no debería tener acceso a la maquinaria requerida para fabricar semiconductores de 10 nm o menos.

Con anterioridad, la propia "SMIC había dicho que sus capacidades principales se sitúan en 14 nm, dos generaciones por detrás de los 7 nm, que están aproximadamente cuatro años por detrás de la tecnología más avanzada de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC) y Samsung Electronics Co.", resaltó la fuente.

MinerVa Semiconductor Corp., cliente de SMIC según TechInsights, está anunciando su "chip" de 7 nm, el Minerva7, en su página web y a juzgar por el reporte de Bloomberg, comenzó su producción en masa en julio de 2021, sin especificar quién es el fabricante.

Los antecedentes del caso SMIC

A finales de 2020, un reporte de EuropaPress dio a conocer que el proveedor chino de soluciones personalizadas de "chips" Innosilicon estaba culminando las pruebas de un prototipo de semiconductor creado según el proceso de SMIC, conocido como FinFET N+1 (similar al de 7 nm de TSMC, la mayor fundidora independiente de microchips del mundo).

Por esa fecha, expertos en el tema afirmaron que el sector debería tomar vuelo en uno o dos años, pues ya experimentaba un rápido crecimiento, impulsado por el avance en la cadena industrial de "chips" de 28 nm (usados en televisores, aires acondicionados, autos, trenes, cohetes, satélites, robots industriales, ascensores, equipos médicos, drones, etc.).

El propio codirector ejecutivo de SMIC, Liang Mengsong, dijo en ese entonces que el nodo N+1 7 nm constituye una mejora significativa del 14 nm, con un rendimiento superior al 20% y un consumo de energía inferior al 57%.

Por su parte, Ni Guangnan, experto de la Academia China de Ingeniería, señaló que las sanciones de Washington no tendrían un efecto importante en la nueva infraestructura china. Incluso, vaticinó que, "si el país consolidaba efectivamente sus recursos nacionales, no tardaría mucho en lograr progresos en algunas áreas más débiles, como la fabricación de chips, [precisamente], y el desarrollo de sistemas operativos".

El sorprendente impulso de SMIC

En franco desafío a las sanciones estadounidenses, todo indica que la empresa china se las arregló para seguir adelante. Tanto es así que, según Bloomberg, "una persona familiarizada con los acontecimientos confirmó el informe [de TechInsights]", sin dejar de mencionar el hecho de que las acciones de la firma ya subieron un 1,9 % en la Bolsa de Hong Kong.

Calificado de “sorprendente” por Bloomberg, el avance de SMIC plantea "dudas acerca de cuán efectivos han sido los controles de exportación [hacia el país asiático], al tiempo que cuestiona la capacidad de Washington para frustrar la ambición china de impulsar su industria de "chips" y, con ello, reducir la dependencia de tecnologías extranjeras.

Al parecer, la firma está fabricando semiconductores de 7 nm bajo cuerda en respuesta a la necesidad de Pekín de crear "chips" avanzados sin equipamiento de EEUU o de sus aliados. Cómo lo ha hecho se desconoce hasta el momento. En cambio, sí se sabe que no ha sido con la ayuda de ASML, líder mundial en el suministro de máquinas para la fabricación de semiconductores.

Con sede en Veldhoven, Holanda, dicho gigante tecnológico dejó de venderle esta maquinaria a China debido a presiones del Gobierno estadounidense. Aun así, está claro que la actual Administración no ha logrado detener sus pasos. Peor aún: Joe Biden descartó tomar acción de modo unilateral a fin de darle más tiempo para negociar, algo que evidentemente no ha funcionado ni funcionará.

La asociación entre SMIC y Huawei

A inicios de 2022, El Diario dio a conocer la asociación establecida entre SMIC y Huawei con el fin de construir una planta de fabricación de semiconductores en China. Primero, para cubrir sus necesidades al respecto y, segundo, para repeler el impacto de las sanciones estadounidenses que limitaron su acceso a la citada tecnología.

La fuente reveló que la planta se ubicaría "en la ciudad china de Shenzhen y que se utilizaría para fabricar los "chips" HiSilicon de Huawei, presumiblemente utilizando tecnologías de proceso desarrolladas por SMIC».

Al parecer, Huawei invirtió como mínimo 10.000 millones de dólares para la construcción de esa fábrica, ligada a la producción de "chips" de 14 nm y con una tasa de rendimiento del 98% de las obleas, considerada la más alta de la industria.

Por lo que ha trascendido hasta la fecha, se infiere que "Huawei podría ser dueña de la factoría, mientras que SMIC licenciaría sus tecnologías de proceso de fabricación y cedería algunos de sus ingenieros y trabajadores", según reportó El Diario. El resto de los detalles de ese acuerdo se desconocen.

Lo que sí es de dominio público es que ambas corporaciones comparten sitio en la lista negra comercial, que incluye a más de 60 firmas chinas relacionadas con el EPL, por tanto, cabe la posibilidad de que se hayan unido en este empeño para contrarrestar esa medida disuasoria.

Hasta finales del año pasado, se creía que China estaba muy lejos de otras economías, como la estadounidense. De hecho, se consideraba que a pesar de sus grandes inversiones en este campo, dependía en gran parte de firmas extranjeras para la fabricación de sus "chips", tal como remarcó Yahoo en esa fecha.

Es más: en aquel entonces, varias corporaciones del gigante asiático, como Baidu, Alibaba y Oppo, anunciaron la creación de sus propios "chips" (de 7, 5 y 3 nm, respectivamente), pero con la ayuda de herramientas y materiales obtenidos a nivel internacional.

Es que China "no tiene una empresa capaz de fabricar semiconductores de vanguardia en esos tamaños, así que [dichas corporaciones] dependen de tres empresas: Intel, de EEUU; TSMC, de Taiwán, y Samsung, de Corea del Sur. Su principal competidor local, SMIC, aún está por detrás de esas empresas", apuntó la fuente en aquel momento.

A propósito de SMIC, añadió que esta puede fabricar "chips" de 28 nm a gran escala, mientras que TSMC trabaja en la tecnología de 3 nm. Para ponerse al día, la primera tendría que dominar todos los procesos de fabricación que la segunda ha implementado durante años. A juzgar por cómo están las cosas, bien podría decirse que lo ha conseguido sin que nadie se haya percatado hasta ahora.

La crisis mundial de semiconductores

Ante la crisis experimentada por este sector a raíz de la pandemia, Joe Biden solicitó el año pasado invertir 50.000 millones de dólares en la investigación y fabricación de estos dispositivos, al tiempo que comenzó a buscar fabricantes que quisieran invertir en nuestro país.

Como parte de esos esfuerzos, Intel informó sobre su intención de gastar 20.000 millones de dólares en la construcción de dos fábricas de "chips" en suelo estadounidense. A propósito de ese anuncio, la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo en ese entonces que el objetivo era (es) competir con China y que "cada día que esperamos, nos quedamos más atrás".

En 2021, la carencia de semiconductores llevó a los fabricantes de automóviles de todo el mundo a parar las ensambladoras y recortar la producción en 7,7 millones de autos, lo que provocó una escasez de vehículos nuevos y usados. En este sentido, Raimondo recordó que el aumento de los precios de los carros representó un tercio de la inflación general del año pasado.

Estadísticas recogidas en un reporte de Cambio16 revelaron que, a inicios de la década de 1990, nuestra nación albergaba casi el 37% de la fabricación mundial de "microchips", participación que ha caído a un escaso 12%, cuando la producción se ha trasladado a Asia, donde tiene lugar el 75% de la manufactura. Solamente en Taiwán, se fabrica el 90% de los chips más avanzados.

Retomando la propuesta de Biden, la semana pasada, el Senado la aprobó con 64 votos a favor y 34 en contra y también fue aprobado en la Cámara de Representantes con el voto de 24 republicanos. Biden debe convertirlo en Ley este viernes o la próxima semana.

La Ley permitará traer a casa cuanto antes la producción de estos dispositivos electrónicos muy indispensables. La construcción de las fábricas tomará bastante tiempo, por tanto, urge avanzar en este sentido no sólo para tener a mano los "chips" necesarios, sino también para enfrentar a China en esta guerra de independencia que hemos iniciado.

El “Movimiento América 2.0”, que creamos en fecha reciente y promovemos, tiene precisamente ese fin: apoyar el regreso de la manufactura en general a suelo americano para que los productos con etiqueta Made in USA sean los que prevalezcan en los anaqueles de mercados y tiendas estadounidenses.

Sobre el Dr. Rafael Marrero

Multipremiado economista, empresario, comentarista de noticias y autor Bestseller. Su nuevo libro “América 2.0: La Guerra de Independencia de EE.UU. Contra China” está disponible en Amazon. https://bravozulupublishers.com

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.83%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27288 votos

Las Más Leídas