DENVER.- Autoridades de Colorado cerraron una funeraria en la localidad de Montrose, que estaba siendo investigada por el FBI por la presunta venta de partes de cuerpos humanos, y revocaron la licencia a sus dueños, confirmó hoy la oficina local del Departamento de Agencias Reguladoras (DORA).

La funeraria Sunset Mesa cerró sus puertas este lunes, sus teléfonos fueron desconectados y su sitio web ya no es accesible, señaló DORA.

Sin embargo, el cierre de la funeraria es sólo una medida administrativa y no implica que se hubiesen cometido delitos en ese lugar.

La decisión del departamento regulador se basa en irregularidades en los registros de los últimos siete años sobre el destino de los cadáveres que llegaron a esa funeraria.

A su vez, esas irregularidades fueron detectadas por las nueve quejas que algunos clientes de Sunset Mesa hicieron llegar a las autoridades estatales desde 2016 hasta el mes pasado.

Entre esas denuncias figura el caso de una familia que en vez de recibir las cenizas de su familiar fallecido habría recibido cemento en polvo. La familia llegó a esa conclusión luego de que un experto analizase las supuestas cenizas.

En otro caso, Sunset Mesa le habría indicado a una familia que no podían hallar los restos de su persona fallecida y, cuando finalmente los recibieron, aparentemente eran los restos de otra persona.

Además, los investigadores comprobaron que la funeraria realizó en cinco ocasiones la cremación sin la autorización correspondiente y en por lo menos un caso embalsamaron un cuerpo sin el permiso de la familia.

En declaraciones preparadas enviadas a medios locales, el portavoz de DORA, Lee Rasizer, confirmó que los investigadores "conducirán nuevos procedimientos para determinar si se necesitan medidas administrativas adicionales", que, según la gravedad de las irregularidades, podrían incluir multas, indemnización económica a las familias afectadas e incluso cárcel.

En Colorado, las leyes permiten que la persona sancionada escoja entre presentarse a una audiencia con el Departamento de Agencias Reguladoras o acuda a la justicia ordinaria.

Hasta el momento, se desconoce cual de esas opciones elegirá Megan Hess, dueña de la funeraria Sunset Mesa.

Hess es también dueña de Donor Services, una empresa que compartía el mismo edificio con la funeraria, y que ofrecía servicios de entierro o de cremación a precios reducidos si los deudos permitían que los órganos del fallecido fuesen donados para estudios médicos o científicos.

En Colorado, no existe ninguna ley que regule o que impida la venta de partes humanas, pero se sospecha que Hess usaba la funeraria para obtener partes humanas sin permiso ni autorización.

La semana pasada, tras una denuncia anónima, el FBI allanó el lugar, sin que se conozcan aún los resultados de ese operativo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas