MIAMI.- “Esta elección no es sobre (el presidente Donald) Trump, es sobre el futuro del país y qué vía se escoge, y esto está bien cristalino”, afirmó el exasesor del Congreso, Jason Poblete, un experto en campañas políticas.

Esa vía a la que se refiere Poblete, es escoger entre la política actual conservadora, de libertades, desarrollo económico y crecimiento del país que existió antes de la pandemia, y la de la izquierda radical que a su juicio se ha apoderado del partido demócrata en los últimos tiempos y busca establecer un gobierno de tinte socialista.

Te puede interesar

Las elecciones presidenciales se realizarán el próximo 3 de noviembre.

Estados Unidos es escenario de violentas protestas promovidas por grupos radicales como Black Lives Matter y Antifa, que busca el desfinanciamiento de la Policía, abolir el sistema capitalista y establecer el socialista como han recalcado las tres fundadoras de Black Lives Matter, un movimiento que se define con la ideología marxista.

Esos grupos apoyan a la fórmula presidencia demócrata de Joe Biden y Kamala Harris.

“Esta es la elección más importante en Estados Unidos, aunque todas lo son, pero esta tiene un carácter diferente en la historia”, apuntó Poblete.

Para el experto, el partido demócrata es de izquierda y asegura que ha caído en manos de la “izquierda radical que quiere llevar al país hacia un internacionalismo de una política fallida que viene avanzando después que cayó el muro de Berlín”.

Poblete, con años de experiencia en el Congreso, conoce muy bien la labor de Biden, que llegó a Washington en 1973, como senador por el estado de Delaware.

“Es la vieja vanguardia del partido demócrata”, subraya Poblete, pero define a la compañera de fórmula de Biden, la senadora Kamala Harris, como parte de esa nueva izquierda que se ha posicionado en el partido demócrata, aunque no la ubica en el radicalismo extremo porque asegura que sabe manejarse en las dos aguas del partido, el centro y la extrema izquierda, la última es la que prevalece en el partido.

“Ella sabe manipular la emoción con la ideología del partido para mantener la izquierda radical en el closet, pero siempre maniobrando para avanzar en la causa de la izquierda, ellos le llaman progresismo, pero eso es socialismo. Ella sabe es cómo mantener un pie en lo antiguo y en lo nuevo. Lo que están tratando de venderle al país es un socialismo con un estilo americano y ya no lo están ocultando”, apuntó Poblete.

Ese “socialismo americano” se traduce en controlar la vida de los ciudadanos a través del estado, con la imposición de regulaciones y alza en los impuestos.

La propuesta de Gobierno de demócrata establece un incremento en los impuestos, en algunas áreas el aumento sería casi el doble a las tasas actuales, otras alzas serían en menor porcentaje, una situación que propicia la fuga de capital hacia otros países con menores tasas impositivas.

Trump desde su llegada a la Casa Blanca hizo recortes de impuestos que se tradujo en mayores inversiones y promueve el regreso de fabricas a Estados Unidos para promover el empleo en el país.

“El partido demócrata quiere cambiar este país de una manera fundamental, odia nuestras tradiciones y eso debe ser un punto de alarma, que a cualquier estadounidense demócrata o republicano le debe preocupar”, acotó.

“Su política es aumentar de manera excesiva la taza de impuestos, utilizar los impuestos como herramienta contra los ricos, eso es insulto, qué malo es ser rico, es un sueño americano, ser independiente del estado, del gobierno sea local, estatal o federal, no se quiere que el gobierno te diga cómo hacer tus cosas”.

“Pero la política que los demócratas han promovido es utilizar los impuestos, regulaciones, utilizando la infraestructura de la República para imponer, y lo estamos viendo ahora mismo con la crisis del coronavirus, un Gobernador demócrata y uno republicano y ahí te das cuenta porqué creo que esta campaña va a ser muy importante para resaltar esas diferencias entre ambos partidos”, acotó.

Añadió que por regla general los demócratas creen que el Gobierno debe ser el poder y no el individuo.

Cuba

Para Poblete, las propuestas de la fórmula demócrata de restablecer la política de la administración de Barack Obama con el régimen comunista de Cuba, sería ignorar los abusos de la cúpula castrista.

“Sin duda oxigenaría al régimen de La Habana que durante 60 años su política sobre violaciones a los derechos humanos y falta de democracia no ha cambiado”.

“Ellos ideológicamente vienen del mismo bando. Se entienden con la izquierda de América Latina, mira como Biden y Obama se abrazaron con Chávez y Maduro, y con Ortega. Negociaban políticamente”.

“Con Cuba vimos lo que hicieron. En vez de avanzar en una política nueva anclada en la realidad trataron de apaciguar a oficiales del régimen, y mira lo que hicieron, atacaron a nuestros diplomáticos en la Embajada de EEUU, en La Habana, durante el término de Obama y no se avanzó en los intereses del país (libertad y respeto a los derechos humanos)”, indicó.

Más de 20 funcionarios estadounidenses en la Embajada de EEUU en La Habana, presentaron síntomas y problemas médicos, que todavía no han sido explicados. Los funcionarios abandonaron la sede para ser atendidos en Estados Unidos.

Para Poblete, si los demócratas ganan habrá otra reorientación de la política hacia América Latina peor que la que existió durante la presidencia de Obama, “van a tratar de cambiarlo todo en el primer año rápidamente”, afirmó.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.21%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.46%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 30.32%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 19.01%
2088 votos

Las Más Leídas