jueves 11  de  julio 2024
CORTE SUPREMA

Dictamen sobre inmunidad presidencial, un gran triunfo para expresidente Donald J. Trump

"Un expresidente tiene derecho a inmunidad presidencial frente a un proceso penal por acciones dentro de su autoridad constitucional concluyente y preclusiva”, indicó la Corte Suprema

Por Leonardo Morales

MIAMI.- La Corte Suprema de EEUU se pronunció sobre el relevante tema de inmunidad presidencial. Según indicó, "un expresidente tiene derecho a inmunidad absoluta frente a un proceso penal por acciones dentro de su 'autoridad constitucional concluyente y preclusiva'”.

El presidente de la Corte Suprema, el conservador John Roberts, escribió en nombre de la mayoría que un Presidente "no está por encima de la ley", pero tiene "inmunidad absoluta" frente a un proceso penal por actos oficiales realizados mientras estaba en el cargo.

"Por lo tanto, el Presidente no puede ser procesado por ejercer sus poderes constitucionales básicos y tiene derecho, como mínimo, a una presunta inmunidad procesal por todos sus actos oficiales", dijo Roberts.

"En cuanto a los actos no oficiales de un mandatario, no hay inmunidad", añadió Roberts, que envía el caso nuevamente a un tribunal inferior para determinar cuáles de los cargos que enfrenta el expresidente implican una conducta oficial.

El expresidente Donald Trump calificó de "gran victoria" para la democracia el dictamen de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre la inmunidad de los Presidentes.

"Gran victoria para nuestra Constitución y Democracia. ¡Orgulloso de ser estadounidense!", escribió Trump en mayúsculas en su plataforma Truth Social.

Por seis votos de los magistrados conservadores contra tres (los de los progresistas), el tribunal dictaminó que un presidente goza de cierta inmunidad procesal.

Declaraciones de experto constitucionalista

Por la relevancia del tema y para una mayor compresión de nuestros lectores DIARIO LAS AMÉRICAS contactó al abogado constitucionalista Ángel Leal, una de las voces más reconocidas en el sur de Florida.

"La Corte Suprema determinó, de acuerdo con nuestra estructura constitucional de independencia o separación de poderes, que la naturaleza del poder presidencial le da derecho a un expresidente a tener inmunidad absoluta ante la presentación de cargos formales por acciones que ocurran dentro de su autoridad constitucional, según el artículo 2 de la Constitución de Estados Unidos y de cualquier otra cláusula".

"Esto significa que cualquier persona que haya ocupado, ocupe u ocupará la Presidencia de Estados Unidos tiene derecho a una presunción de inmunidad presidencial cuando se trata de un acto oficial en la rama ejecutiva".

"El Máximo Tribunal señala que -como mínimo- el Presidente debe ser inmune frente a la presentación de cargos formales por un acto oficial, a no ser que el Departamento de Justicia pueda demostrar que aplicar un castigo o pena de naturaleza criminal a un acto que haya ocurrido durante el mandato no peligra ser una intrusión en la autoridad y las funciones del mandatario al frente de la rama ejecutiva; es decir, que hay una presunción de inmunidad respecto a cualquier acción oficial; y es refutable si el Departamento de Justicia o cualquier entidad acusadora son capaces de demostrar que no interfiere en su cargo y función como jefe del poder ejecutivo de EEUU. Y por último, la decisión aclara que para sus actos no oficiales, no existe inmunidad. Entonces, en cualquier caso que tenga que ver con un exmandatario tendría que hacerse primero este análisis: ¿fue una conducta constitucional, fue conducta de naturaleza oficial de acuerdo con su mandato o fue de carácter no oficial sin estar relacionado con su gestión presidencial?".

Impacto en casos pendientes

Sobre si Trump se encuentra en una mejor posición para enfrentar las acusaciones en otros casos penales pendientes, el abogado dijo:

“Depende del caso. Pero este fallo sí afecta el proceso judicial que fue presentado a la Corte Suprema en relación con los sucesos del 6 de enero en el Capitolio en Washington, acerca de la presunta obstrucción de un proceso oficial.

"Ahora la jueza Tanya S. Chutkan, del distrito de Columbia y al frente de ese proceso penal, tendrá que hacer una audiencia para determinar si la conducta que se alega a los actos de acusación son de naturaleza constitucional, oficial o no oficial".

"También impacta el caso de Georgia, que de todas formas está en peligro por los cuestionamientos a la fiscal Fani Willis, acerca de si finalmente debe quedar descalificada de dicho caso. Esa determinación se encuentra pendiente".

"En cuanto al referido a los documentos clasificados hallados en Mar-a-Lago lo veo más cuestionable que lo vaya a afectar, porque realmente tiene que ver con acciones que se tomaron después que Trump deja la Presidencia. Sin embargo, y de cierta manera, podría afectarlo de soslayo debido a la opinión del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas que cuestiona la legalidad del nombramiento de fiscal especial a Jack Smith en el caso del 6 de enero, que forma parte de los argumentos del caso de Mar-a-Lago.

"Sobre el juicio en Nueva York ya existe el veredicto, habrá una apelación y tiene que ver con acciones antes del mandato presidencial de Trump, aunque siempre ha existido una especie de argumento de inmunidad presidencial por parte de los abogados de la defensa, porque ciertas acusaciones se refieren a hechos ocurridos después de que asumiera la Presidencia. Al final, creo que el caso que más afecta es el que fue llevado a la Corte Suprema sobre los sucesos del 6 de enero en Washington y el caso de Georgia, en el que se le acusa supuestamente de intentar alterar los resultados electorales en ese estado durante los comicios presidenciales en noviembre del 2020.

Sobre la presunta coincidencia de que la Corte Suprema de Estados Unidos anunciara su decisión horas después del polémico debate presidencial entre el presidente Joe Biden y el exmandatario, Donald J. Trump, Leal consideró:

"La decisión de hoy de la Corte Suprema no tiene nada que ver con el debate presidencial. Este era una decisión muy importante, un tema que nunca se había decidido formalmente por la Corte Suprema".

"La última vez que vimos algo parecido a lo que vivimos ahora, respecto a estas acusaciones, fue cuando el mandato de Richard Nixon y él nunca llegó al punto de algún litigio ni a una determinación judicial debido a su renuncia".

"El debate en este caso es irrelevante respecto a la decisión de la Corte Suprema. Los jueces aceptaron este caso desde la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, es un tema de gran relevancia nacional y no sólo tiene que ver con Trump, sino con cualquier persona que haya ocupado la Presidencia o cualquier Presidente futuro".

Documento emitido por la Corte Suprema

23-939_e2pg.pdf

El expresidente Donald Trump se mantiene por encima en todas las encuestas nacionales sobre Joe Biden en intención de voto para las elecciones presidenciales de noviembre. En estados clave el margen supera incluso el 9% de ventaja.

El indetenible avance de Trump

La intención del voto hispano a favor del republicano Donald Trump ha crecido de manera sostenida, los últimos sondeos lo ubican con una aprobación cercana al 50% a pocos meses de las elecciones presidenciales en noviembre.

En 2016 obtuvo apenas un 26% del sufragio de los latinos en todo el país. En 2020 ese porcentaje subió al 38% y hoy la ventaja es mucho más amplia, cercana al 50% en las intenciones de votos.

Tras la desastrosa presentación de Biden en el primer debate presidencial, el margen de diferencia debe aumentar después que incluso diarios como The New York Times, con fuerte influencia en la política nacional, piden la renuncia del Presidente. La portada del Time toda en rojo y Biden que se retira por una esquina cabizbajo son algunas de las reseñas que atacan directamente la reelección del mandatario.

Las especulaciones sobre la posible sustitución de Biden como candidato presidencial demócrata han tomado más fuerza tras el debate presidencial. Sin embargo, los demócratas, según agencias de noticias, han cerrado filas en torno al inquilino de la Casa Blanca, quien desde hace varios meses atrás encendió todas las alarmas en Washington por un visible y agravado deterioro mental y físico, también expuesto en un informe concluyente del fiscal especial Robert Hur sobre los documentos clasificados hallados en varias de sus propiedades.

No sólo se vio un Biden débil físicamente durante el primer debate presidencial, sino desorientado, con la lengua tropelosa y perdido en algunas de sus respuestas a importantes preguntas. En la pantalla, Biden miraba fijamente, con la boca abierta, mientras Trump hablaba.

La decisión de la Corte Suprema da un mazazo a las pretensiones de la extrema izquierda y los demócratas de condenar al exmandatario Trump en los casos de Georgia y sobre los sucesos del 6 de enero en Washington antes de las elecciones presidenciales. Esos casos, con un marcado matiz político, se encontraban ya aplazados por diversas razones.

Desde hace meses la defensa de Trump en los diferentes juicios buscaba una extensión de las fechas de comienzo. Menos en Nueva York, sobre la actriz porno Stormy Daniels, lo lograron en el resto, en especial en Georgia.

Georgia, otra gran victoria

Un tribunal de apelaciones suspendió el caso abierto en Georgia contra Trump, donde se le acusa, junto a otros, de supuesta interferencia electoral.

La medida fue adoptada mientras se revisa la decisión de un juez de primera instancia, de permitir que la fiscal del distrito del condado de Fulton, Fani Willis, permanezca en el caso, después de haberse hecho pública su relación amorosa con Nathan Wade, exfiscal especial del condado de Fulton, quien ha sido objeto de una batalla pública de descalificación por la intimidad que interfiere en el caso.

Trump, de 77 años, está acusado en Georgia de participar en una presunta conspiración para anular el resultado de las elecciones de 2020 en ese estado.

El presidente 45 en la historia de Estados Unidos y sus coacusados apelaron el fallo del juez Scott McAfee y el Tribunal de Apelaciones de Georgia anunció que vería la apelación el 4 de octubre.

El expresidente, que busca volver a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre, se anotó un gran triunfo con esta suspensión, de acuerdo con el criterio de expertos.

“Es una gran victoria para el equipo de Trump, básicamente esto elimina cualquier chance de ese juicio de Georgia antes de las elecciones”, explicó a DIARIO LAS AMÉRICAS el abogado constitucionalista y exfiscal Sabino Jauregui.

“Posiblemente nunca se tenga un juicio, porque el hecho de que la Corte de Apelación acepte el caso en primer lugar y congele cualquier tipo de procedimiento futuro, quiere decir que considera descalificar completamente a la fiscal Fani Willis del caso”.

“Si ellos hubiesen estado de acuerdo con la decisión del juez inferior, hubieran rechazado el caso al pensar que el juez actuaba de forma correcta. Al aceptar el caso, existe una buena posibilidad de que ellos quieran ir mucho más allá y descalificar a Fani Willis”, detalló Jauregui.

En marzo, el juez que lleva el caso rechazó un intento de Trump y varios otros coacusados de retirar del caso a la fiscal del distrito que presentó los cargos tras las revelaciones de que mantenía una relación íntima con el hombre al que contrató como fiscal especial, a quien le habría pagado más de 600.000 dólares y de los que se habría beneficiado.

Ángel Leal, abogado constitucionalista y experto en inmigración, coincide con Sabino Jauregui tras la suspensión del caso en Georgia. “Las probabilidades del juicio son casi nulas (...) A final de cuentas hubo derecho de apelación sobre esta moción y la Corte de Apelaciones lo aceptó. Eso no quiere decir que hayan hecho un dictamen, pero al aceptar esa moción indican que toman muy en serio el tema.

Georgia, como el caso de Washington presentado a la Corte Suprema, significan dos grandes victorias -junto al debate presidencial- para el expresidente Donald Trump, quien desde el 2016 enfrenta el acoso político y la persecución de los demócratas y de la extrema izquierda para impedir; primero, que no cumpliera su mandato presidencial y en segundo lugar, que llegue otra vez a la Casa Blanca, pero las puertas para el exmandatario se abren a medida que avanzan los hacia las elecciones presidenciales.

Los demócratas por su parte tropiezan cada vez más contra la gran muralla en que han convertido a Trump, quien desde su postulación en las primarias se ha mantenido firme e incólume frente a todas las acusaciones judiciales, que le han otorgado un respaldo popular indetenible de decenas de millones de estadounidenses. En apenas 72 horas después del veredicto de culpabilidad en Mahattan, su campaña electoral recaudó más de 200 millones de dólares.

Cambien a Biden como candidato presidencial o sigan en su apuesta con él, la izquierda en EEUU está hoy literalmente contra la pared.

[email protected]

FUENTE: AFP/ The Washington Post

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar