Los dos incendios que causaron la muerte en los últimos días de una treintena de personas en Nueva York y Filadelfia son un indicador del deterioro de las viviendas sociales y de la crisis inmobiliaria en las principales ciudades estadounidenses.

Te puede interesar

El miércoles pasado, otro terrible incendio, esta vez en una vivienda de Filadelfia, mató a 12 personas, incluidos también ocho niños.

Estas dos tragedias son los peores desastres de este tipo en ambas ciudades en tiempos recientes.

Y dónde se produjeron -apartamentos construidos para familias desfavorecidas- no es mera coincidencia, destacan los defensores del derecho a la vivienda.

"Cuando leí las noticias pensé que dado el vecindario y el tipo de edificio se trataba de viviendas sociales", comentó Jenna Collins, abogada de los servicios sociales en Filadelfia, en relación al incendio de Nueva York.

"Menos aún me sorprendió cuando escuché que la causa había sido un calentador eléctrico", agregó, y explicó que los apartamentos financiados por el Estado a menudo carecen de suficiente calefacción en invierno.

Durante la pandemia, los precios de la vivienda han alcanzado máximos históricos, lo que ha alejado aún más la perspectiva para muchos estadounidenses de contar con una casa propia.

Al mismo tiempo, la oferta de viviendas protegidas sufre, en muchas ciudades, retrasos en la construcción y el mantenimiento, que crean las condiciones para este tipo de desastres.

"La vivienda social ha sido más descuidada que cualquier otra", dijo Lena Afridi, directora interina del Pratt Center for Community Development de Nueva York.

"La gente vive donde puede, y en ambos casos vivían en lugares que no eran seguros porque les parecía mejor que dormir en la calle. Pero esa no debería ser la única alternativa".

Años de espera

Ningún estado o ciudad importante de Estados Unidos disponía el año pasado de un parque de viviendas suficiente para los hogares más desfavorecidos, remarcó la ONG Coalición Nacional de Vivienda de Bajos Ingresos.

En las áreas centrales de Nueva York y Filadelfia la cantidad de viviendas accesibles para esa franja de la población era menor que el promedio nacional de 37 unidades por cada 100 inquilinos desfavorecidos.

Esa escasez está generando situaciones como la de Filadelfia, donde la casa que se incendió albergaba a unas 26 personas, 8 en la planta baja y 18 en el primer y segundo pisos, según un bombero.

Las autoridades de la ciudad dijeron en un comunicado que durante la inspección realizada en la primavera boreal pasada los detectores de humo estaban funcionando. Pero no lo hicieron en el momento del incendio.

"Fue porque este edificio estaba superpoblado que se perdieron tantas vidas", insistió Jenna Collins.

En Filadelfia, la lista de solicitantes de vivienda social está cerrada. Y algunos que han logrado registrarse esperan desde hace décadas.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.78%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
13068 votos

Las Más Leídas