La larga experiencia que recopiló Thomas Shannon en América Latina durante los 35 años de trabajo en el servicio exterior de Estados Unidos explican el por qué se le considera experto en la región.

Shannon es uno de los cinco diplomáticos a quienes se les ha otorgado el rango de Embajador de Carrera, el más alto del Servicio Exterior estadounidense.

Este diplomático, que ha servido durante el mandato de seis presidentes norteamericanos y 10 secretarios de Estado, ocupó varios cargos en las delegaciones estadounidenses en Latinoamérica y ha desempeñado un papel importante en el tratamiento de las relaciones entre EEUU y América Latina.

Shannon se estrenó como diplomático fuera de EEUU en Guatemala, donde ocupó el cargo de funcionario consular en la Embajada de EEUU, entre 1984 y 1986. Desde ese entonces comenzó a forjar los lazos con la región, no solo en lo profesional. También en lo personal. Fue en Guatemala donde Shannon conoció a la mujer que es hoy día su esposa. Allí aprendió a hablar muy bien español, que junto a sus conocimientos de portugués, le facilitarían el relacionarse cómodamente en Latinoamérica.

Entre 1989 y 1992, se desempeñó como asistente del Embajador en la Embajada de EEUU en Brasilia. Luego estuvo en Caracas como Consejero Político de la Embajada estadounidense desde 1996 hasta 1999.

Su paso como Embajador adjunto de EEUU en la Organización de Estados Americanos (OEA) entre 2000 y 2001, le permitió conocer los entretelones de esta institución.

En la década de los 2000, Shannon ocupó importantes cargos vinculados a América Latina tanto en el Departamento de Estado como en el Consejo de Seguridad Nacional: director de Asuntos Andinos, subsecretario de Estado Adjunto para Latinoamérica, director para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional y subsecretario de Estado para Latinoamérica.

Entre los cargos de mayor la importancia relacionados con América Latina estuvo el de secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, entre 2005 y 2009.

Shannon jugó un papel importante al tratar de recomponer las relaciones con los países latinoamericanos en esos años, en especial, luego de que algunos Gobiernos de corte populista rechazaron crear el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), durante la Cumbre de las Américas de Mar del Plata.

La experiencia de Shannon hizo que en febrero de 2016, el presidente Barack Obama le nombrara subsecretario para Asuntos Políticos, el tercer cargo más alto del Departamento de Estado. Desde ese entonces Shannon es conocido como "el número tres" de esa institución.

Actor esencial en Venezuela

Thomas Shannon se retira del Departamento de Estado habiendo sido un actor clave en la promoción de una salida negociada de la crisis política de Venezuela.

Tanto con la administración de Barack Obama como con la actual, de Donald Trump, Shannon abogó por buscar con Venezuela una solución dialogada.

"Shannon pidió bajarle la intensidad a las sanciones. En su visión, las sanciones son la presión para que el gobierno negocie. Él ve los juegos a largo plazo. Su perspectiva es 'si cortamos los canales de comunicación ahora, cortamos la capacidad de negociación después'", dijo el internacionalista Iván Rojas Álvarez, del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (Covri).

Shannon ha tenido una relación estrecha con Venezuela, desde que estuvo como diplomático en Caracas (1996-1999). Se le considera conocedor de la situación del país y testigo de primera mano de los intentos de acercamiento del Gobierno de EEUU con el de Nicolás Maduro, durante la administración Obama. Fue principal negociador entre el Gobierno venezolano y la oposición.

Con Donald Trump en el poder, su manejo del tema hizo que el Gobierno lo escogiera como representante en la primera reunión de cancilleres de la OEA sobre la crisis de Venezuela, en mayo de 2017.

A pesar de haber sido partidario de una salida negociada de la problemática que vive Caracas, Shannon recientemente había endurecido el tono.

"La paciencia de la región con Venezuela tiene un límite. No se trata de una amenaza, sino de decir que Venezuela es un país demasiado importante para dejarlo a la deriva por años", dijo en octubre de 2017 en una entrevista al diario madrileño El País.

Para Rojas, uno de los puntos positivos de la gestión de Shannon sobre el tema Venezuela fue el de actuar con objetivos claros. "Tú sanciones para que el régimen se vea obligado a negociar".

Por todo esto, la salida de Shannon del Departamento de Estado deja un vacío tanto en el tema de Venezuela, de importancia para EEUU, como en el resto de América Latina.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario