jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Horas después de que el ala republicana del Senado presentara su proyecto de reforma fiscal, apoyada en parte por Donald Trump, el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, defendía la propuesta luego de escuchar ciertos comentarios que cuestionaban algunos de los apéndices.

De hecho, Ryan aseguró que el plan prevé que una familia de cuatro integrantes con un ingreso promedio anual de unos 60.000 dólares pague 1.182 dólares menos.

Según este plan, la tasa máxima para las empresas baja del 35 al 20 %. En tanto, para los hogares habrá cuatro niveles de impuestos, de 12, 25, 36 y 39,5 %. El valor máximo se mantiene para hacer frente a la acusación de que la reforma beneficia a los más ricos.

Durante la campaña presidencial, Trump había prometido un impuesto empresarial del 15 %y una reducción para los hogares de unos 4.000 dólares anuales en promedio. De todas formas, el Presidente aseguró que saludó la propuesta presentada en el Congreso.

"Este es un paso más en el camino para garantizar una masiva reducción impositiva al pueblo estadounidense", señaló en una declaración.

No obstante, el senador republicano Marco Rubio expresó su disconformidad con el inciso reservado para la deducción fiscal a familias con niños de 1.000 a 1.600 dólares, cuando 2.000 dólares.

“El plan de reforma es sólo un punto de partida. Pero un aumento de 600 dólares por niño no cumple con nuestro meta ni la del Presidente para ayudar a las familias trabajadoras”, comentó Rubio en un tuit.

Propuesta

El borrador deberá ser aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado, donde se espera que sufra algunas modificaciones.

Los expertos creen que el proyecto podría enfrentar grandes problemas en relación a cómo se obtendrán los ingresos que se pierden por la rebaja impositiva.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió recientemente sobre la reforma y explicó que estos planes generalmente no suelen funcionar.

La Cámara de Representantes deberá votar la propuesta antes del 23 de noviembre. Luego la reforma pasa al Senado, donde los republicanos cuentan con una estrecha mayoría de dos bancas. Trump anunció que quiere firmar la ley antes de Navidad.

Más defensa

Por otra parte, el vicepresidente Mike Pence defendió que la reforma fiscal permitirá recobrar empleos, promoverá el aumento de salarios y traerá de vuelta al país a empresarios.

"La verdad es que hay millones de millones de dólares de ganancias de negocios estadounidenses atrapados en ultramar porque no pueden regresar por la alta carga fiscal", aseguró Pence durante una visita que hizo a Correct Craft, una industria marítima en Orlando, en la Florida, según informó la agencia de noticias EFE.

Acompañado del secretario de Agricultura del país, Sonny Perdue, y el gobernador de Florida, Rick Scott, el republicano resaltó el impulso a los trabajadores, pequeños empresarios y agricultores que dará la propuesta fiscal.

"Una de las formas más efectivas de elevar los salarios es bajar los impuestos a los negocios para que puedan invertir en la gente que hace exitosos esos negocios", aseguró Pence.

"Republicana del Senado presentara su proyecto de reforma fiscal, apoyada en parte por Donald Trump, el presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, defendía la propuesta luego de escuchar ciertos comentarios que cuestionaban algunos de los apéndices.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario