De acuerdo con el FBI, William Rosario López se puso una mascarilla quirúrgica y entró a una tienda de abastecimientos en Connecticut luciendo como un típico comprador de la era del coronavirus, tomando frutas y otros productos. Pero cuando el único otro cliente se fue, Rosario se acercó al mostrador, sacó una pistola, la apuntó al tendero y le exigió que abriese la caja registradora.

Esa escena, dice el FBI en un documento judicial, fue repetida por Rosario en otras cuatro tiendas en gasolineras en un período de ocho días hasta su arresto el 9 de abril. Resalta una preocupante nueva realidad para las agencias de la ley y el orden: las máscaras que han distinguido a los delincuentes desde siempre les permiten ahora camuflarse entre ciudadanos comunes que las usan para evitar el mortífero virus.

Te puede interesar

“Los delincuentes son astutos y esta es una oportunidad perfecta para que se disfracen y se mezclen con los demás", dijo Richard Bell, jefe de policía en la pequeña comunidad de Frackville, Pensilvania. Bell dice que conoce de siete robos a mano armada recientes en la región en los que el ladrón llevaba una máscara.

Es imposible estimar cuántos delincuentes están aprovechándose de la pandemia, pero los agentes de la ley no tienen dudas de que los números están subiendo. En Estados Unidos y en otras partes del mundo están surgiendo reportes de delitos facilitados por el hecho de que tantas personas están usando mascarillas.

En marzo, dos hombres entraron al hipódromo Aqueduct en Nueva York luciendo el mismo tipo de mascarillas que llevaban muchos fanáticos de las carreras y, a punta de pistola, les robaron a tres empleados 250.000 millones de dólares que trasladaban de las máquinas de apuestas a una caja fuerte. Robos perpetrados por ladrones con mascarillas han ocurrido en Carolina del Norte, en Washington y en otras partes en semanas recientes.

El problema no se limita a robos. En la cárcel del condado Cook, en Chicago, el virus ha causado nueve muertes y ha infectado a centenares de reclusos y guardias. Los empleados deben llevar mascarillas y los reclusos reciben una nueva diariamente, algo que aprovechó un recluso para escaparse el 2 de mayo.

Jahquez Scott, encarcelado por un cargo de armas de fuego y por violar su fianza en una causa de drogas, tiene tatuajes en el rostro. Pero cuando se puso su mascarilla, se hizo pasar por Quintin Henderson, quien no tiene tatuajes e iba a ser dejado en libertad, dijeron las autoridades.

Scott pudo consumar su fuga, pero lo capturaron una semana después.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas