jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Los grandes laboratorios médicos del mundo aseguran que la medicina en EEUU es la mejor del mundo, pero no son pocos los que luego corrigen lo dicho y especifican que “el sistema de Salud estadounidense es posiblemente el peor” del llamado primer mundo.

Y esa es una asignatura pendiente que la Casa Blanca ni el Congreso saben aún cómo resolver, luego de largos años de haber desoído los ruidos del monstruo que se avecinaba.

Te puede interesar

La reforma sanitaria impulsada por el presidente Barack Obama en 2010, conocida popularmente como Obamacare, “sirvió para dar cobertura a más de 20 millones de personas en el país y combatir ciertos abusos de las aseguradoras”, que, por ejemplo, “no aceptaban a quienes tuvieran problemas previos de salud”, argumentó Charlie Anderson, profesor de ciencias políticas de George Washington University.

Fallos

No obstante, el Obamacare también ha denotado ineficiencias, “como haber disparado el precio del seguro privado y reducido la oferta”, señaló el académico, “al mismo tiempo que ha aumentado el valor de las primas a pagar” por sus beneficiarios.

El profesor Anderson reconoce que “algo hay que hacer” para “suprimir las imperfecciones” del Obamacare, pero eliminarlo, como “la Casa Blanca y el Congreso trataron de hacer” en 2017 “sería un grave error.

Y prueba de ellos es tal vez la falta de consenso entre los republicanos para exponer una propuesta factible que cuente con el apoyo del presidente Donald Trump, quien a su vez ha tenido que postergar su iniciativa de eliminarlo.

Entretanto, Trump propone ahora dejar el asunto para después de las próximas elecciones presidenciales, en 2020, “cuando los republicanos mantengan el control del Senado y recuperen la Cámara de Representantes”, dijo el Presidente.

Para todos

Sin embargo, los demócratas aseguran que mantienen viva la propuesta de Medicare para todos, que ampliaría el popular sistema de Salud para jubilados.

La idea de Medicare para todos surgió durante la pasada campaña presidencial, cuando el senador Bernie Sanders propuso un sistema de salud para todos por igual.

Entonces, varios candidatos demócratas apostaron por la idea durante las elecciones primarias, que más tarde, el pasado mes de febrero, tomó forma de propuesta en la Cámara Baja en manos de la representante demócrata por Washington Pramila Jayapal.

“No estoy segura que esa sea la mejor solución, en vez de mejorar el Obamacare”, declaró Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara Baja, al periódico The Washington Post.

Y es que a Pelosi le preocupa el anuncio de que habría Medicare para todos a cambio de, como es de esperar, un aumento de impuestos que suplantaría las ya altas primas a pagar por Obamacare.

Según el senador republicano de Florida Rick Scott, “la idea de que el gobierno se haga cargo de la atención médica y la administración de toda la atención médica nunca ha funcionado y no va a funcionar".

Pero el profesor Anderson alegó que “los políticos saben que la mejor manera de afrontar el cuidado de salud es creando un sistema universal, como Medicare, pero no saben, tienen miedo, cómo explicar al electorado que tendrá que pagar más impuestos”.

Hechos

En efecto, asociaciones médicas internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), citan a la red de Salud dirigida por gobiernos en países europeos y Canadá como modelos a seguir, en lo que un pago mayor de impuestos, entre 9 y 12%, garantiza el cuidado médico sin costo adicional.

En efecto, siete redes de Salud en países europeos figuran entre las 10 mejores del mundo, mientras Estados Unidos ocupa la posición número 34.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario