WASHINGTON.- Las tasas de homicidio y suicido con armas son sensiblemente más bajas en los estados del país donde hay una regulación más estricta contra la accesibilidad y uso de armas, según un estudio publicado hoy por la revista especializada JAMA.

Las mayores regulaciones de los estados en cuanto al acceso y al uso de las armas de fuego están asociadas a tasas más bajas de suicidios con este tipo de artilugios, indicó el informe.

Estas normas más severas también están asociadas a niveles más bajos de homicidios con este tipo de armas, según el trabajo, que fue realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, de la Universidad de Pensilvania y del Presbiterian Weill Cornell Medicine de Nueva York.

Por contra, los condados que pertenecen a estados con regulaciones laxas solo muestran tasas más bajas cuando se trata de áreas rodeadas por estados con fuertes leyes en esta materia.

"Nuestro hallazgos apoyan el fortalecimiento de las políticas de armas de fuego estatales para reducir la incidencia de suicidios y homicidios por arma de fuego", remarcó el estudio.

Según el texto, las normas con requisitos estrictos en las licencias para la venta de armas o más duras en la vigilancia sobre los vendedores están relacionadas con el 50 % de los condados con niveles más bajos de homicidio con estos aparatos.

En este sentido, las regulaciones sobre estándares de diseño para armas de pistolas limitan la disponibilidad de las mismas, conllevando una reducción de entre un 6,8 % y un 11,5 % de estos homicidios.

Otro de los aspectos que señala el estudio es la regulación sobre los compradores múltiples de armas o las compras que se producen por un comprador autorizado en beneficio de un tercero, ya que el 20 % de las armas involucradas en crímenes provienen de esta vía; estas normas reducen en dos tercios los "desvíos" de las armas.

Además, el endurecimiento de las leyes sobre licencias para portadores de armas están relacionadas con entre un 15 % y un 23 % menos de suicidios por disparo.

En 2015, las armas de fuego causaron 36.252 muertes en Estados Unidos, de las que 22.018 (60,7 %) fueron suicidios y 12.979 (35.8%) fueron homicidios.

Desde 1999 el ratio de suicidios por estas armas se ha incrementado del 5,96 por cada 100.000 habitantes al 6,48.

Las armas estuvieron implicadas en el 50 % de los suicidios y en dos tercios de los homicidios, según recoge el estudio, que recuerda que los estados tienen las competencias para decidir quién y cómo se compran, venden y supervisan las armas.

El estudio analizó los índices de muertes por armas de fuego en el país por condados de enero de 2010 a diciembre de 2014 con objeto de conocer el efecto de las normas del estado en el que se hallan, así como de las regulaciones fuera del propio estado en 3.108 condados de 48 estados del país.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas