MIAMI.- La vacunación contra el COVID-19 debe ayudar a protegerlo de contraer la enfermedad que solo en Estados Unidos había cobrado más de 390.000 muertes hasta el cierre de esta edición; sin embargo, es posible que experimente efectos secundarios, que los expertos consideran ‘signos normales’ de que su organismo está generando una protección.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, los efectos secundarios del inmunizante pueden afectar la capacidad de la persona para realizar sus actividades diarias. Sin embargo, esas reacciones deberían desaparecer al cabo de pocos días.

Te puede interesar

Los efectos colaterales más comunes son dolor o hinchazón en el brazo donde recibió la vacuna. También fiebre, escalofríos, cansancio o dolor de cabeza en lo que respecta al resto del cuerpo.

En otro plano más complejo figuran las reacciones alérgicas. Acorde con los CDC, algunas personas en Estados Unidos que han recibido la vacuna de Pfizer BioNTech han tenido reacciones alérgicas graves, conocidas como anafilaxia.

Estas manifestaciones se hicieron evidentes durante el lapso de observación recomendada, que es de 30 minutos después de la vacunación para las personas con un historial de anafilaxia y 15 minutos para los que no tienen ese récord médico.

Por tanto, los CDC han recomendado que las personas que alguna vez han tenido una reacción alérgica grave a cualquier ingrediente que contiene la vacuna no se la apliquen. Consulte aquí: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/vaccines/safety/allergic-reaction.html

En cambio, las personas con antecedentes de reacciones alérgicas graves no relacionadas con una vacuna, por ejemplo, alergias a alimentos o mascotas, pueden vacunarse, según los CDC.

Cifras de contagio

Por otro lado, en estados como la Florida se han registrado en las últimas semanas alarmantes cifras de contagio de COVID-19, que incluso superaron los récords de las primeras olas de la pandemia en esta región de los Estados Unidos.

En opinión del especialista en enfermedades infectocontagiosas y epidemiólogo de origen venezolano Carlos Torres- Viera, “otros estados están peor que la Florida”, pero la situación que se evidencia en el Estado del Sol “es ya preocupante” por lo que se observa “en el nivel de hospitalizaciones”.

En efecto, solo California y Texas sumaban una cantidad mayor de casos, mientras Florida marchaba en tercer lugar.

A juicio del médico de la plantilla del Baptist Hospital en Miami-Dade, el aumento en los casos de coronavirus “sugiere que hay más transmisión a nivel de la comunidad”, como consecuencia de lo que llama un “agotamiento de la gente” para cumplir las sugerencias de las autoridades sanitarias.

“Tuvimos las festividades de noviembre como las de diciembre y, por más que sea, la gente se reunió, facilitando la transmisión del virus”, explicó.

El informe más reciente del equipo federal que atiende la pandemia desde la Casa Blanca, denominado White House Coronavirus Task Force, afirmó que el virus en Florida ha vuelto a tomar “grandes proporciones”.

La semana pasada Florida había reportado 380.000 nuevos contagios y 3.400 fallecimientos en los últimos 30 días. Solo el jueves 7 de enero, Florida reportó un récord de 19.816 nuevos positivos, además de 161 fallecimientos en 24 horas.

Posibles causas

El doctor Torres-Viera se detiene a reflexionar sobre otros factores que han podido acelerar los índices de contagio. Cree que “reactivar la economía ha favorecido el contacto entre personas” y, además, “hemos tenido un cuadro político muy complicado”.

Sobre este aspecto, el especialista asegura que ha existido “falta de coordinación” entre los gobiernos federal y estatal para el manejo adecuado de las políticas que permitan mitigar el impacto del virus.

“Tenemos que seguir insistiendo de forma que el Gobierno federal pudiera coordinar no solamente el manejo de la pandemia con los diversos estados, incluyendo más ayuda económica, y en Florida convencer al gobernador [Ron DeSantis] de la necesidad de cambiar un poco el rumbo que estamos tomando”, apuntó.

De hecho, el gobernador DeSantis ha sido partidario de reabrir la economía incluso antes de que hubiera vacunas para contrarrestar la enfermedad y ha dicho de manera insistente que no está dispuesto a volver a ordenar el cierre de la actividad comercial, ni tan siquiera ordenar el uso de mascarillas en lugares públicos. Y por ello, impide a gobiernos condales y municipales establecer cualquier regla que conlleve a penalidades.

En este sentido, el epidemiólogo conceptuó que la “politización de la pandemia” ha derivado en “medidas que son más políticas que científicas, simplemente para favorecer una posición política”.

Y apuntilló: “Eso no ayuda porque el virus no distingue entre grupos políticos”.

Capacidad hospitalaria

En cuanto a la capacidad en los hospitales de Miami-Dade, el doctor Torres-Viera volvió a hablar de una estrategia que se utilizó como alternativa para aliviar la “carga de pacientes” en el sistema hospitalario del condado y es aplazar las cirugías electivas.

“El problema”, dijo, “es que los hospitales están llenos no solo de pacientes con COVID, sino de todo tipo”.

A lo que anotó: “Cuando tuvimos la primera ola de contagios en marzo, los hospitales prácticamente se vaciaron, evitando las cirugías electivas. Ahorita tenemos unos hospitales con sobrecarga de COVID, que ya estaban llenos de pacientes de otro tipo”.

En julio pasado, la red hospitalaria del Jackson Memorial en Miami-Dade, igual que otros establecimientos sanitarios de Florida, suspendieron las cirugías electivas y no de emergencia para dar prelación a la atención de pacientes con COVID-19.

Impacto de la vacunación

Respecto al impacto de la vacunación sobre el número de contagios, advirtió que no cree que se vaya a registrar una “disminución” de los casos del virus en los próximos días.

Dos aspectos sustentan su tesis. Una es que “el nivel de vacunación no es lo suficientemente alta todavía”.

“Si bien empezaron las vacunaciones con el personal de salud, la vacunación de personas mayores de 65 años de alto riesgo se ve muy dificultada porque hay un muy pequeño número de vacunas disponibles todavía”, amplió.

El otro factor, según señaló, “es que la información no está muy clara para que las personas sepan a dónde deben dirigirse. No todo el mundo tiene acceso a internet y el proceso es demasiado lento”.

El especialista hizo alusión a una declaración del doctor Anthony Fauci, principal experto del país en enfermedades infecciosas: “Si aumentamos el número de vacunación, podríamos esperar una mejoría para el otoño de este año”.

“Entonces, la cuestión no es de días, sino de meses”, puntualizó.

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.44%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.26%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.3%
23037 votos

Las Más Leídas