MIAMI.- El alquiler de viviendas en el sur de la Florida se ha disparado en los últimos dos años y esto ha obligado a muchos inquilinos a recortar sus gastos personales o incluso buscar fuentes adicionales de ingresos.

En los últimos dos años, los alquileres han aumentado alrededor de un 50 % en West Palm Beach, un 28 % en Fort Lauderdale y un 32 % en Miami, según las cifras publicadas por la agencia inmobiliaria Apartment List.

Te puede interesar

Según los datos divulgados, el alquiler promedio en el área metropolitana, que corre desde Palm Beach hasta Miami-Dade, es de 2,846.00 dólares al mes, cuando esa cifra debería rondar los 2,331.48 dólares

Esta situación obliga a familias de ingresos medios o menores a tomar decisiones que no imaginaron tres años atrás.

“Sabíamos que vendría un mal tiempo después de la pandemia (de coronavirus). No solo inflación, sino también escasez de viviendas”, comentó Susana, vecina de Coconut Grove, en Miami, que optó por mudarse al apartamento de una amiga para compartir gastos, después de recibir un aumento de alquiler de 30%.

“Muy pronto, si esta situación no mejora, veremos a muchas personas compartir el alquiler con amigos o familiares, como hacen en otras grandes ciudades”, anticipó Fabio Gutiérrez, agente de la agencia inmobiliaria Miami Rent & Buy.

De hecho, Guitiérrez percibe una merma importante de clientes que buscan alquilar o comprar apartamentos o casas.

“Ni hay inventario suficiente disponible, hay alquileres ni precios económicos. Y mientras sigamos aplaudiendo la idea de que la gente de Nueva York se mude a Florida, la situación podría empeorar”, subrayó.

En efecto, además del “mal tiempo” pronosticado por la pandemia, la esperada inflación y otras deficiencias, el flujo de más de medio millón de personas, procedentes de otros estados, durante los años 2020 y 2021, pudo haber influenciado negativamente en el mercado inmobiliario.

Alza y búsqueda

También en Miami, Carmen, vive con sus hijos adolescentes y su pareja en un apartamento de dos dormitorios y literalmente cuentan los centavos para llegar a fin de mes, después de recibir tres aumentos de alquiler en dos años, de 1.800 a 2.750 dólares.

La familia ha tenido que ajustarse: su hija de 12 años tuvo que dejar las clases de danza y el hijo de 19 años optar por trabajar medio tiempo después que termina sus clases en la universidad.

Carmen y José renunciaron a mandar los 100 dólares de ayuda mensual a sus familias, en sus respectivos países de origen, Cuba y Argentina.

No obstante, para “mejorar las cosas”, a cambio de descanso y salud, José, la pareja de Carmen buscó y encontró un puesto de trabajo adicional, de guardia de seguridad durante la madrugada, para compensar el gasto adicional del alquiler y tratar de salir a flote.

Entretanto

Varios son los proyectos municipales y condales que apuestan por la construcción de viviendas asequibles. Pero ninguno parece mostrar la luz al final del túnel.

De hecho, el Condado Miami-Dade declaró emergencia y ordenó al Gobierno condal, incluyendo el Departamento de Construcción, “acelerar el trabajo para abordar la crisis, comenzando con proporcionar 13 millones de dólares adicionales al programa de asistencia de alquiler de emergencia, que obtuvimos del Gobierno federal”, que explicamos al final de este reportaje.

La alcaldesa Daniela Levine Cava también anunció la implementación del programa Building Blocks, que eventualmente debe procurar soluciones, en conjunto con el sector privado de la construcción, para proveer viviendas asequibles.

No obstante, hace apenas unos días un informe del auditor de Miami-Dade reveló que partes del programa de vivienda asequible en los últimos 25 años han sido rotundos fracasos, a pesar de la entrega de terrenos y edificaciones para fomentar el acceso equitativo.

El informe emitido por la Oficina del Auditor de la Comisión de Miami-Dade, la autoridad que supervisa los quehaceres del cuerpo legislativo condal, tuvo en cuenta aproximadamente 1.400 propiedades y/o edificaciones entregadas a urbanizadores desde 1997 para construir viviendas asequibles.

Las viviendas estaban destinadas a ser construidas o mejoradas para ser vendidas al público a precios asequibles, según lo definido por el Gobierno condal.

El informe destaca que gran parte de los terrenos destinados a fomentar el desarrollo de viviendas asequibles no se usó para ese propósito. Más bien, algunos urbanizadores parecen haberse involucrado en ciertas irregularidades que resultaron en el uso inadecuado de un número de propiedades públicas.

Esta situación volvió a disparar el cuestionamiento sobre la supervisión condal, dada por los departamentos responsables, y una investigación ha sido convocada.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31.02%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.35%
18437 votos

Las Más Leídas