MIAMI.- Luego de dos meses de aumento sistemático de nuevos casos de coronavirus y la implementación de nuevas medidas sanitarias, que han puesto a casi tres millones de habitantes en Miami-Dade a usar mascarillas y cientos de negocios al borde de la quiebra, el condado vuelve a ver la luz con la caída paulatina de contagios y la necesaria merma de hospitalizaciones.

La disminución es sustancial: de 3.037 nuevos contagios que Miami-Dade reportó el 28 de julio a 1.069 el 20 de agosto, mientras las hospitalizaciones han disminuido en igual período de 2.171 a 1.219 personas hospitalizaciones.

Te puede interesar

Y lo que es más importante: Miami-Dade reporta ahora un índice diario de pruebas y positivos inferior al recomendado, con 9.6%, lo que denota el necesario descenso que todos esperaban.

Empero, el índice de 14 días continúa alto, por encima del 10% recomendado por el centro Nacional de Enfermedades Contagiosas (CDC), cerca de 12%, luego de alcanzar 20% hace un mes, e incluso 28%, cuando se sumaban los casos reincidentes.

Por ello y más, médicos, especialistas e incluso políticos coinciden al opinar que no debemos apresurarnos, porque no podemos cometer el error incurrimos en mayo: reabrir antes de tiempo.

"Cuanto más bajos podamos tener esos números en este momento, menor será otro aumento", señaló el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez.

"Debemos ser cautelosos, y créanme que sí, que quiero reabrir la economía tan rápido como cualquier otra persona. Sé que la gente está sufriendo, pero no queremos apresurarnos en algo y luego, de repente, vernos en una situación peor”, resaltó.

"Es una situación complicada, es delicada", recalcó.

Por ello, las órdenes de usar mascarillas en lugares públicos, el cierre de bares y comedores tradicionales de restaurantes permanecerán vigentes, así como el toque de queda de 10 p.m. a 6 a.m. que está únicamente encaminado a evitar aglomeración de personas y fiestas.

Antecedentes

Luego de cinco meses de pandemia, altas, bajas y altas, miles de muertos en el país (más de 2.000 solo en Miami-Dade) y un duro golpe a la economía que conlleva a desempleo, todos ansían terminar esta crisis y poder evitar otra mayor.

“No es fácil lidiar con una pandemia como esta y cuidar la economía al mismo tiempo”, reconoció el doctor Javier Santos, especialista en enfermedades respiratorias.

“Pero si no atacamos el contagio primero, como debe ser, no podremos controlarlo mientras no tengamos una vacuna, y cada dos meses tendremos que volver a imponer medidas, cerrar negocios y mandar a la gente al desempleo”, detalló.

De hecho, el alcalde Giménez convocó la reapertura en mayo, cuando la tasa de los últimos 14 días denotaba una cifra superior al 10% recomendado por el CDC, para establecer la llamada “nueva normalidad”.

Se estableció un manual de conductas y medidas, tanto para personas como establecimientos comerciales y empresariales, que fue adoptada posiblemente por la mayoría de la población, pero bastó el incumplimiento de una minoría para hacer repuntar la pandemia.

El coste ha sido alto, “miles de nuevos contagios y cientos de muertes en Miami-Dade después de mayo”, recordó el doctor Santos.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas