ESPECIAL
@FloresJudith7

MIAMI.- A medida que se acerca las elecciones en Sweetwater, el martes 14 de mayo, las acusaciones entre los contendientes suben de tono. Los señalamientos van desde cometer fraude en el cambio de domicilio para optar por una candidatura y falsificación de fotos hasta en las boletas.

Los residentes de Sweetwater eligen esta vez las posiciones de alcalde y tres de los siete comisionados del Concejo municipal.

Te puede interesar

Una de las campañas de mayor controversia es la del escaño del grupo 7, que actualmente ocupa el comisionado Manuel Duasso, que a su vez se postula a la reelección.

Compiten también por ese asiento la excomisionada Isolina Maroño y la contadora Sophia Lacayo.

Maroño acudió al Departamento de Elecciones para alegar que su contrincante no ha residido durante los dos últimos años en Sweetwater, como establece la ley, para poder aspirar a ser electa. La respuesta de Lacayo ha sido una fuerte campaña contra Maroño, a través de volantes y anuncios en televisión, con la que la acusa de corrupción por el caso anterior de las boletas ausentes, y olicitar un aumento salarial de 5.000 dólares para los miembros de Comisión.

De hecho, Maroño fue señalada en 2007 y 2017 por casos relacionados con las boletas ausentes pero las acusaciones quedaron sin lugar: En el 2007, la investigación no prosperó, mientras que, en 2017, un juez desestimó la demanda que la Fiscalía interpuso contra la excomisionada a quien acusó de cargar boletas ausentes, un caso que se suscitó en vísperas de las elecciones de mayo de 2017, en las que Maroño se postulaba a la reelección del escaño que ocupó en la Comisión municipal, cuando finalmente perdió tras el escándalo.

-¿Qué opina sobre las críticas de la aspirante Lacayo?

La señora Lacayo nunca ha vivido aquí (en Sweetwater). Está repitiendo lo que le dicen que repita. En el 2007 fui cuestionada por tener boletas de unos residentes que me llamaron para llevarlas al correo porque ellos no podían desplazarse. Pero eso fue desestimado, empezando que en aquel momento no había una ley que prohibiera llevar una boleta. Y últimamente (en 2017) lo que pasó en las boletas mencionadas del señor Saul Díaz, eran de mi familia, ellos colocaron sus votos y me las dieron para que las llevara al correo porque no tenían tiempo parae ir y por error se me quedaron en el camión de Saul, pero eso fue investigado y el caso fue desestimado. No había ni huellas mías en las boletas. Todo eso fue bien aclarado. Lo que pasa es que ella no tienen mucho que decir de mí, porque yo sí he vivido en esta ciudad, desde hace 47 años, y lo que he hecho es trabajar y ayudar a los residentes por 23 años como voluntaria, dos años como comisionada designada y cuatro como comisionada electa. Eso es todo lo que pueden decir de mí. Pueden preguntar a los vecinos que me conocen y por eso no he hecho gran cantidad de propaganda. Mi foto, es mi foto, los letreros son muy poquitos y mi campaña no es de mucho dinero porque no me gusta tener muchos compromisos, que alguien me de dinero para después pedirme trabajo. Esa es la diferencia. La señora Lacayo me está acusando del caso de las boletas y de corrupción, pero no dice que tipo de corrupción. Nadie puede decir que me he robado un centavo del ayuntamiento. Vivo en una casa humilde. Todo mundo sabe dónde vivo, desde hace 46 años. Nunca me he mudado. La señora Lacayo no vive en Sweetwater, nadie la conoce: He visitado esa casa por los últimos años a llevar javitas de comida a las personas que vivían en esa casa y esa señora no vive ahí.

Ella tiene una casa en Kendall, donde vive su esposo, su mamá, su abuela y sus hijos, y tiene una dirección en Sweetwater donde que es falsa. Posiblemente ella tenga una hermana que vive ahí y desde ahí esta haciendo su campaña y no creo que ella sea capaz de demostrar (ante las autoridades) que ella vive ahí.

-La propaganda que circula en su contra dice que usted solicitó un aumento de salario de 5.000 dólares para los comisionados, ¿Qué responde a ese señalamiento?

Eso no es cierto porque el aumento fue en 2017, y yo no estaba en la Comisión. Y lo de la luz roja (las camaritas fotográficas que captan las infracciones) que menciona tampoco estaba en la Comisión cuando fue aprobado. Ella no tiene otra cosa que decir y tiene que inventar. Yo sí tengo mucho que decir de ella, pero como soy mujer y no me gustan las campañas sucias no lo estoy diciendo. Que se encarguen los residentes, y más los nicaragüenses, de averiguar de dónde viene y de donde es la cantidad de dinero enorme que ella está recibiendo. Eso deben los residentes preguntar: De dónde ella está recibiendo el dinero y las personas que le están cubriendo su campaña.

-¿Está gastando mucho dinero?

Grandes cantidades de dinero, que por cierto no está reportando.

-¿Eso es ilegal?

Por supuesto, tenemos que decir si gastamos 25 centavos en un papel. Lo tenemos que reportar, y si nos donan 25, 50 o 100 dólares o más, lo tenemos que reportar también.

-¿Qué opinión le merece la candidatura de Lacayo?

Ella tiene el derecho de postularse, pero donde le corresponde. Desde el momento que ella se postula esta haciendo fraude porque la foto de campaña no es ella, los residentes están engañados porque algunos dicen que van a votar por la muchacha bonita y en realidad no es ella la de la foto. Si en realidad ella fuera una candidata honesta pone su verdadera foto y su cara, y ella no esta poniendo su cara. Por algo es que ella no esta poniendo su verdadera identidad. Ella es una figura que, en mi opinión, los sandinistas la han escogido para poner la en algún puesto en los Estados Unidos, igual como ha sucedido con la señora Alexandra Ocasio-Cortez, la congresista socialista de origen puertorriqueño. En mi opinion los sandinistas quieren poner a alguien ligado a ellos y son los que le están impulsando la campaña, por muy millonaria sea o el negocio que tiene no genera la cantidad (de dinero) que se está gastando, eso es obvio.

-¿Su contrincante alega que hay racismo contra ella porque no es cubana?

Ahora ella está poniendo esta campaña como (que hay disputas) entre cubanos y nicaragüenses. Eso no es cierto y por sino lo sabe es bueno que sepa que tenemos un comisionado que es de origen colombiano que se postuló hace dos años y ganó y en esa elección nadie supo que él era colombiano. Las elecciones en Sweetwater no son de nicaragüenses, ni de cubanos, ni de peruanos, es sobre candidatos que estén calificados y que vivan en esta ciudad.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas