MIAMI.- Cientos de personas se vieron afectadas tras la decisión de las autoridades del Aeropuerto Internacional de Orlando de cerrar las instalaciones para una revisión exhaustiva, la noche de este viernes, tras una explosión repentina que retumbó con fuerza causando una alarma general.

Inicialmente no estaba claro lo que había sucedido, pero poco después las autoridades confirmaron que la explosión se produjo cuando la batería de litio de una cámara fotográfica, empacada en una bolsa plástica, se sobrecalentó y estalló.

Tras la explosión, se inició la evacuación de los viajeros que se encontraban en el edificio principal, así como el cierre de todos los accesos y puntos de control, lo que paralizó temporalmente la actividad en el aeropuerto, por decisión de la Administración de Seguridad del Transporte.

Poco después de confirmarse que lo sucedido no representaba un peligro, la policía de Orlando anunció a través de su cuenta en la red social Twitter, que durante el incidente no se hicieron disparos, no hubo detenciones y nadie resultó herido.

La revisión exhaustiva de las instalaciones tardó varias horas. Poco a poco los pasajeros regresaron a la terminal, pero todos los vuelos se vieron afectados con el retraso.

A pesar de la frustración que provocó el incidente, especialmente entre quienes perdieron vuelos y conexiones, la mayoría de los viajeros manifestó sentirse complacido con el hecho de que solo se trató de una alarma, evaluando positivamente la acción inmediata de las autoridades.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario