MIAMI.- La excongresista demócrata Corrine Brown, que representó por cerca de 25 años a los distritos floridanos 3 y 5, en la zona de Orlando, ha sido sentenciada a cinco años de cárcel por fraude y otros actos delictivos relacionados con una organización caritativa que ayudaba a alumnos de bajos ingresos.

Brown, de 71 años, fue juzgada en el tribunal federal correspondiente al centro de la Florida, ante el juez Timothy Corrigan, quien ordenó a la exlegisladora federal ingresar a la cárcel en enero, según informan varios medios de prensa de la región.

De esta manera, Brown, que fue electa por primera vez al Congreso en 1992, fue declarada culpable de 18 de las 22 acusaciones por las que había sido imputada, incluyendo uso indebido de los fondos de One Door for Education Foundation y mentiras en su informe anual de ingresos e informes financieros del Congreso.

No obstante, el magistrado, antes de dictar sentencia, evocó el historial de servicio público de la excongresista federal y cómo sobrevivió los obstáculos de la discriminación racial en los años 60 para abrirse paso y hacerse de una carrera como activista comunitaria.

Codicia

El juez Corrigan señaló que Brown “sucumbió a la codicia" al utilizar dinero de la fundación para uso personal.

La Fiscalía argumentó que Brown y sus ayudantes más cercanos hicieron uso de cientos de miles de dólares de la fundación para costear grandes fiestas, viajes y compras.

“Es un triste día para todos”, recalcó el juez. “He quedado impresionado por toda la efusión de apoyo que recibió durante el proceso judicial y eso habla muy bien del trabajo comunitario que hizo, y hace esta situación aún más trágica y triste”.

El juez también argumentó que Brown usó su nombre para atraer donantes de fondos que más tarde ella mal utilizaría, abusó de su poder y no se arrepintió cuando fue confrontada por las pruebas que la inculpaban.

“Las reglas que ella impulsó como legisladora no eran para ella”, añadió el magistrado.

Entretanto, el jefe de equipo de Brown, Elias “Ronnie” Simmons, y la directora ejecutiva de la fundación, Carla Wiley, se declararon culpables de sus respectivas imputaciones, a cambio de recibir condenas inferiores si aportaban pruebas en contra de Brown.

Simmon fue condenado a cuatro años de privación de libertad y Wiley a un año y nueve meses, además de tres años de probatoria.

Ambos también fueron ordenados a ingresar en la cárcel en enero.

Pruebas

Durante el proceso judicial, la Fiscalía documentó cómo los tres sujetos usaron a la fundación para recaudar más de 800.000 dólares entre 2012 y 2016, por medio de fiestas y torneos de golf de gran calibre en el muy exclusivo TPC Sawgrass, cerca de Jacksonville.

Luego se supo que la fundación, afincada en Virginia, solamente otorgó una beca, por valor de 1.200 dólares, a un estudiante no identificado en la Florida, según develó el fiscal encargado del caso.

Simmons aseguró que su jefa, la entonces congresista Brown, le ordenó una docena de veces colectar dinero en efectivo y cheques de donantes para luego depositarlos en la cuenta personal de la legisladora.

Brown declaró en defensa propia y aseguró que sólo trabajaba para la fundación desde atrás y que Simmons era el culpable de la malversación.

Brown no hizo declaraciones a la prensa a la salida del tribunal pero su abogado, James Smith, no perdió la oportunidad para volver a asegurar la inocencia de su cliente.

“Se trata de una mujer que ha sido capaz de vencer muchas cosas en su vida, y esta situación no será la última que tiene que vencer”, recalcó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que es la principal preocupación de los residentes de Miami-Dade y Broward?

Inmigración
Vivienda
Transporte
Economía y finanzas personales
Empleo
Servicios de salud
Otro
ver resultados

Las Más Leídas