MIAMI.- El Congreso de la Florida se apresta a votar, el domingo 11, el presupuesto estatal destinado para el año fiscal que comienza el 1 de julio y que los legisladores no lograron acordar antes del viernes 9.

Y es que, según informan los medios acreditados en Tallahassee, legisladores claves de ambas cámaras acordaron a última hora cómo disponer la propuesta de 88.700 millones de dólares que incluye el proyecto de seguridad en las escuelas públicas por 400 millones y un recorte al Medicaid que podría restar unos cuantos millones a los hospitales.

Es este el apartado que podría afectar directamente al sur de la Florida, específicamente al Jackson Memorial Hospital que estaría a punto de perder unos 58 millones de dólares.

Según la propuesta del Senado estatal, habría que redistribuir 318 millones entre los más de 200 hospitales de la Florida. Esto conllevaría a restar unos 58 millones al presupuesto del Jackson Memorial Hospital, que atiende a más de un millón de pacientes al año, entre los que destacan más de 44% procedentes del Medicaid.

Por otra parte, la propuesta de la Cámara de Representantes no pide redistribución de fondos y otorga 50 millones al programa de casas de cuidado para la tercera edad, así como 130 millones en gastos de Medicaid y un 25% de incremento a la suma que los pacientes pueden utilizar en gastos personales, de 105 a 130 dólares al mes.

De esta manera, el Gobierno estatal emplearía unos 37.000 millones de dólares en asuntos relacionados con la salud y los servicios públicos, incluyendo los 29.200 millones destinados al Medicaid, mientras Children & Families recibiría 1.700 millones.

La propuesta inicial del presupuesto buscaba destinar fondos adicionales para ayudar a los puertorriqueños, que se desplazaron hasta la Florida tras el paso del destructor huracán María por la isla caribeña, pero la emergencia suscitada por la seguridad en las escuelas, tras la matanza del 14 de febrero, echó los planes por tierra.

Otros gastos

La Educación pública apenas recibirá 101 dólares más por alumno, alrededor de la mitad de los que pidió el gobernador Rick Scott, un incremento del 1%, lo que elevaría el gasto por estudiante a 7.408 dólares al año.

No obstante, los jueces de la Corte Suprema estatal recibirán un aumento de 36%, lo que significa que ganarán 58.400 dólares más al año, para un total de 220.600 dólares.

Quienes defienden el aumento alegan que es necesario para complementar los tres puestos que resultarán vacantes a partir de enero de 2019, cuando los jueces Barbara Pariente, R. Fred Lewis y Peggy Quince abandonen sus puestos por jubilación reglamentaria.

Los jueces estatales también recibirán aumentos, así como quienes conforman las cortes del estado, además de los magistrados condales.

Fiscales y abogados públicos también recibirán aumentos, así como sus asistentes, si han prestado servicios por más de tres años.

La propuesta de presupuesto no menciona aumento alguno para empleados estatales, pero sí un incremento del 7% para oficiales del orden que laboren en Florida Highway Patrol y Florida Department of Law Enforcement, así como Fish & Wildlife Conservation Commission.

Quienes hayan laborado por más de 10 años recibirán 10% de aumento.

También habrá aumentos para los bomberos del estado, así como los oficiales de los departamentos de Justicia Juvenil y Correcciones.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas