dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, reelecto para ejercer otro mandato de cuatro años, atendió una invitación para conversar sobre sus planes más inmediatos con DIARIO LAS AMÉRICAS. Dos aspectos centran su atención: la parte anexada al oeste de esa localidad floridana y la posible privatización de otro servicio que presta el Departamento de Obras Públicas del municipio.

En cuanto al primer punto, Hernández asegura que la Ciudad podrá contar con más de 1.000 nuevos empleos en el próximo año 2018, que serán generados por tres compañías que abrirán sus puertas en esa zona de Hialeah que, según el edil, tiene todas las condiciones de infraestructura para garantizar una operación sin inconvenientes a esas empresas de las que no reveló sus nombres.

Entretanto, el alcalde de origen cubano señaló que el servicio de lectura de los contadores de agua del municipio podría ser privatizado acogiendo los nuevos adelantos de la tecnología en esa materia, sin que ello, de acuerdo con sus palabras, implique un recorte de trabajadores.

-¿Por qué cuatro años más para manejar los destinos de Hialeah?

Yo no estaba aspirando para ser alcalde cuatro años más para simplemente decir “soy alcalde otros cuatro años”, sino para continuar muchas cosas que ya habíamos comenzado en la ciudad de Hialeah; como algunos cambios de zonificación en ciertas áreas antiguas que tenemos que reurbanizar, y cambiarles su uso. También voy a enfocarme en lo que es una tierra nueva que la Ciudad anexó hace unos 15 años, donde se está viendo un avance increíble, especialmente en el aspecto industrial, y por eso era que quería aspirar para cuatro años más para poder continuar con esos planes en los que algunas personas van a invertir, que están comprando tierras, que van a construir parques industriales, y muchos me llamaban y me preguntaban si iba a aspirar de nuevo porque si no lo hacía, no sabían qué iban a hacer si yo no era la persona que estuviera ahí. También era importante seguir buscando hacer la Ciudad más eficiente, mejorar los servicios de Policía, de bomberos, de basura, bibliotecas. Hialeah es la quinta ciudad más grande del estado de la Florida, y la más latina de los Estados Unidos. Somos una ciudad que lo tiene todo, con más de 300.000 habitantes. Soy hijo de esta ciudad, por eso para mí poder servir como alcalde es un gran privilegio.

-¿Hacia dónde apuntan sus motivaciones como edil en relación con la parte anexada en Hialeah?

La parte anexada consta de unas tres o cuatro millas cuadradas. Es la última tierra virgen [que podría ser explotada] que queda en el sur de la Florida, por eso es muy importante hacer esto correctamente para que la cuidad pueda ser de progreso. Esto es muy importante para el sur de la Florida, y estamos hablando de Miami, Miami Beach, Fort Lauderdale, Doral, el condado de Miami-Dade, porque lo que le pasa a una ciudad, afecta a la otra. En esa parte de la ciudad ya hay miles de casas, pero la gran parte de esa tierra es [proyectada para ser] industrial, y eso es algo que necesitaba Hialeah, porque esta es una ciudad industrial, una ciudad antigua que se fundó en el año 1925, y esa parte industrial de Hialeah, que es la zona este de la ciudad, tuvo sus usos muchos años atrás. En estos momentos, una compañía que quiera venir y generar empleos va a ser imposible que se mude para la parte este de Hialeah porque la infraestructura no está hecha para eso. Por muchos años, algunas corporaciones han venido al sur de la Florida y se han ido a Doral o a West Miramar, donde tienen parques industriales grandes. Ahora el turno es para Hialeah, donde nosotros vamos a poder fabricar cientos de millones de pies cuadrados.

-¿Cuáles son las compañías que se van a establecer en esa zona anexada?

Tenemos tres compañías. Ya la primera está fabricando 1.6 millones de pies cuadrados. Es una compañía electrónica con 600 empleados, que viene entre marzo y abril. También tendremos a la primera compañía que hace ventanas de impacto en los Estados Unidos, que viene de Venice, en la Florida, a Hialeah con 300 o 400 empleados para empezar; también hay otra compañía de transportes que también generará otros 300 empleos. Entonces, en 2018, gracias a Dios, tendremos a estas compañías haciendo negocios en la ciudad de Hialeah.

-¿Existen las condiciones para permitir que esas compañías se instalen en Hialeah?

Nunca hemos tenido una deficiencia. Tenemos una planta de agua nueva que empezó a funcionar en el año 2013, que tiene una gran capacidad y produce 7,000.000 de galones de agua diarios. Esa planta se hizo para poder incrementarle la capacidad hasta 14,5 millones de galones diarios. Esa planta siempre va a tener la capacidad para toda esa área, no solo en la parte de Hialeah, sino también en las partes no incorporadas del oeste que son de Miami-Dade, y la parte norte. Hay opositores políticos que han hablado de eso sin tener evidencias o realidades en su mano. Con respecto al Departamento de Policía, por estadísticas del FBI y el Departamento de Leyes de la Florida somos la ciudad con 200.000 personas más segura del estado de la Florida. O sea, somos más seguros que Orlando, Jacksonville, y somos la número 11 de los Estados Unidos. Nuestra Policía es muy eficiente. Entonces, mientras esa área va creciendo, como es apenas simple, uno va buscando más oficiales para que le den el servicio necesario. Por eso, esas compañías quieren venir a Hialeah, porque también tenemos un buen servicio de bomberos y de basuras, con parques reconocidos nacionalmente. Además, la ciudad está en el centro del condado y eso facilita el transporte con acceso por todas las carreteras principales.

-¿Cómo ha sido la experiencia del municipio después de la privatización del servicio de basura?

Yo hoy puedo decir que estaba correcto. ¿Por qué lo hice? Yo nunca le di el servicio de la basura a ninguna compañía privada. De esa compañía solo estamos usando el servicio de los camiones y sus choferes. Desde el año 1987 no se había subido el costo de la basura. El departamento de agua estaba perdiendo millones de dólares, y para cubrir ese déficit teníamos que usar dinero de otros rubros de lo que pagan las propiedades. Siempre en el sector público todo cuesta más por los beneficios, las pensiones, seguro de salud, de vida, y otros. El servicio que se prestaba era ya anticuado con dos personas atrás de los camiones levantando los tanques. Luego hicimos un estudio y nos mostró que teníamos que hacer dos cosas: subir el costo de la basura en el orden del 30%, y además invertir 6.000.000 de dólares en camiones automatizados. Casi todas las ciudades de EEUU tienen la basura privatizada de una forma o de otra. Yo no quise privatizarlo todo. Es una privatización parcial. ¿Y por qué? Nuestros supervisores están con ellos vigilando que se recoja la basura, y también que esa compañía está respondiendo a las necesidades de los ciudadanos correctamente. Así no tuvimos que subir la tarifa del servicio y ni pagar por los camiones. Mi trabajo como alcalde fuerte es usar los fondos como lo quieren los ciudadanos de la forma más eficiente posible.

-Entonces, ¿no se debe hablar de privatización?

Las personas pueden utilizar ese término, pero lo que hemos privatizado es una parte del servicio. La definición mía es que la ciudad de Hialeah todavía corre ese departamento, pero los camiones no son de la Ciudad, como tampoco los empleados; los supervisores sí son de la Ciudad. Es la manera de hacerlo correctamente, por eso no hemos tenido problemas en Hialeah. También hay que decir que nuestros camiones eran viejos y costaba mucho hacerles mantenimiento.

-¿Ha pensado privatizar otros servicios que son atendidos hoy por el municipio?

Yo siempre ando buscando eficiencia. Vivimos en un tiempo de alta tecnología. En Hialeah tenemos personas que van a leer un metro de agua (contador) de puerta en puerta. Es la manera en que se ha hecho en los últimos 50 años. Hoy hay sistemas, todo está hecho por satélite: la lectura de ese metro sube al satélite y eso inmediatamente el usuario lo puede leer en su computadora, y la Ciudad tiene esa información para cuando tenga que mandar la cuenta. Esa es una opción que vamos a mirar este año en el departamento de agua. Esto no se haría para botar a ningún empleado, como se hizo con el caso de la basura que nadie quedó sin trabajo. Para mí la filosofía es siempre ir hacia adelante, buscando ser más eficientes.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas