MIAMI.- Nos adentramos en los pantanos de los Everglades, Florida, afortunadas porque no hay mosquitos y la temperatura es agradable. La guardaparques María Thomson cuenta que en estas rutas por los pantanos se logra una comunión con la naturaleza.

“Tener este paisaje como oficina” es un impulso para Thomson, quien se enfoca en explicar la necesidad de proteger esta fuente de recursos del sur de la Florida.

Te puede interesar

“There are no other Everglades in the world”, escribió la periodista y ecologista Marjorie Stoneman Douglas al inicio de su libro The Everglades: River of Grass. Y es cierto, no hay otros Everglades en el mundo.

Antes de 1819, los españoles llamaban en sus mapas a esa región la Laguna del Espíritu Santo, y “el nombre actual entró en uso general sólo después de que EEUU adquiriera a la Florida de manos de España en 1819. El mapa de Turner de 1823 fue el primero en utilizar la palabra Everglades”.

Este parque nacional de 1.5 millones de acres fue establecido en 1947. En 1976 fue designado como Reserva de la Biosfera, en 1979 se declaró Patrimonio de la Humanidad y en 1987 se nombró como Humedal de Reconocimiento Internacional.

Parque Nacional de los Everglades -Grethel Delgado
Manglar rojo, una de las especies más habituales en el Parque Nacional de los Everglades.

Manglar rojo, una de las especies más habituales en el Parque Nacional de los Everglades.

Cientos de especies componen la biodiversidad de este humedal, hogar de la pantera de la Florida, el manatí y el cocodrilo americano, entre otros. Es el único sitio del mundo donde conviven los cocodrilos y los aligátores, y cuenta con 9 hábitats distintos, según el Departamento del Interior.

Este terreno ha sufrido numerosos cambios debido a la acción del hombre y enfrenta peligros como la contaminación de sus aguas con residuos de la agricultura, la demanda de agua, la pavimentación de terrenos, las especies invasoras y el embate de los huracanes.

Bien adentradas en este pantano, a donde quiera que miremos hay fango, cipreses y mucha agua. Esa misma agua que después de varios tratamientos llega a nuestros hogares para el consumo.

Según Everglades Foundation, este humedal representa el suministro de agua para más de 8 millones de floridanos cada año, o visto de otro modo, un tercio del agua potable que consumen los residentes de la Florida, según The National Wildlife Federation.

Sin embargo, el camino de ese preciado líquido hasta nuestros hogares es largo y complejo. Una serie de factores ambientales, económicos y políticos explican que actualmente tengamos solo una tercera parte del terreno que ocupaban originalmente los Everglades.

Parque Nacional de los Everglades -Grethel Delgado
Un sendero bordeado por manglares y habilitado para paseos en kayak y canoa, en el Parque Nacional de los Everglades.

Un sendero bordeado por manglares y habilitado para paseos en kayak y canoa, en el Parque Nacional de los Everglades.

LeRoy Rodgers, especialista del Distrito de Administración del Agua del Sur de la Florida (SFWMD, por sus siglas en inglés), afirmó que “uno de los retos más grandes es mantener la conexión con las personas y que sepan lo que ocurre con el medioambiente”.

El biólogo señaló que es un desafío mantener un agua de calidad para los residentes del estado. “La calidad del agua de la superficie, los canales y los humedales no es tan buena como solía ser a causa de varios proyectos de desarrollo y de la agricultura”.

Por otra parte, Piero Gardinali, profesor en el Departamento de Química y Bioquímica de FIU, director del Centro de Investigación Ambiental del Sureste (SERC, por sus siglas en inglés), afirma que “salvar a los Everglades es protegernos también”.

“El problema es que estamos en una península, y con el aumento del nivel del mar, si consumes el agua de ese acuífero muy rápido y no la reemplazas con el agua que tienes arriba, el agua salada se empieza a meter por debajo”, explicó.

Sobre las dificultades de llegar a un acuerdo en torno a la protección de este ecosistema, Diana Umpierre, al frente de una campaña de conservación de los Everglades, dijo que “hay que ver todos los puntos de vista”.

Parque Nacional de los Everglades -Grethel Delgado
Panorámica de los cayos en el extremo sur de los Everglades.

Panorámica de los cayos en el extremo sur de los Everglades.

Según el Departamento de Agricultura de EEUU, “Florida lideró el país en producción de caña para producir azúcar en 2017 con 15.8 millones de toneladas de caña de azúcar, lo que representó el 51% del total de nuestra nación”. Estadísticas de esa misma entidad, en un reporte de 2019, revelan que el estado generó $7.67 mil millones en ingresos por la agricultura”.

En 2019 Florida quedó en primer lugar en todo Estados Unidos “en el valor de producción de pimientos morrones para el mercado fresco, pomelo, naranjas, caña de azúcar, tomates frescos y sandías”.

Como indican cifras del impacto económico de la agricultura en Florida, publicadas por la división investigativa de la Universidad de Arkansas, esta industria genera 1.389,552 empleos directos a nivel estatal.

Pero, por otro lado, la naturaleza sufre los efectos del uso regular de fertilizantes que contaminan el lago Okeechobee y se dispersan a otras zonas dando pie a la proliferación de algas.

“La mayor parte del agua por debajo del lago Okeechobee está controlada por entidades que deciden cómo utilizar ese recurso. En la Florida producimos comida, hay agricultura, y las personas necesitan agua, pero además tenemos muchos ambientes protegidos”, dijo Diana, de la organización Sierra Club.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, con permiso del Congreso, construyó en 1948 un sistema para controlar las inundaciones y llevar el agua lejos de las zonas de cultivo al sur del Lago Okeechobee, y también de los crecientes centros de población.

A causa del desvío del flujo natural del agua, buena parte de los Everglades se vio afectada. El reto que enfrentan científicos, agricultores, empresarios y ambientalistas es establecer un equilibrio entre todos ellos, algo que parece imposible.

“Es más fácil proteger la naturaleza que restaurarla”, sentenció Umpierre.

A lo anterior hay que agregar el impacto de especies invasoras, como la pitón birmana, el caracol gigante africano y la rana cubana de árbol.

Según el programa Everglades Restoration, el trabajo para controlar estas especies se enfoca en prevenir su entrada, erradicarlas, contener su diseminación y reducir sus poblaciones.

Asimismo, el sur de la Florida es un terreno fértil para huracanes potentes. Aún se puede ver el efecto de huracanes recientes, como Irma, que en 2017 impactó a la Florida con vientos de categoría 4. Investigadores de la NASA que habían analizado los Everglades para estudiar los manglares analizaron el impacto de este fenómeno natural.

Captura de pantalla/NASA Earth Observatory
Vistas aéreas de los Everglades entre marzo y diciembre de 2017, antes y después del paso de Irma.

Vistas aéreas de los Everglades entre marzo y diciembre de 2017, antes y después del paso de Irma.

Según la NASA, la intrusión de agua salada podría afectar a los acuíferos de los que se obtiene agua potable. Además, se estima que para el 2100 el nivel del mar cerca de Key West estará a dos metros por encima del nivel medio actual.

¿Cómo complementar los esfuerzos estatales, federales y de organizaciones medioambientales?

Rodgers propone ahorrar el agua. “Por cada galón de agua que llega a nosotros hay un costo para tratarla y que sea adecuada para su uso”.

Asimismo, el profesor Gardinali apunta que el agua “es un recurso renovable, pero no sustentable. O la conservas y seguimos tomando agua limpia, o tenemos que aceptar que nos van a dar agua reciclada. No es sólo salvar a los Everglades, nos estamos salvando nosotros”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.44%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.95%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.62%
26984 votos

Las Más Leídas