dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- “Muy satisfechos” es la expresión que engloba la reacción mostrada por representantes del exilio cubano en Miami al conocer del anuncio que según informes de prensa, hará este miércoles en Miami el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, acerca de la activación plena del Título III de la Ley Helms-Burton, que permite imponer demandas a compañías extranjeras que operan en propiedades confiscadas por el régimen castrista.

En tal sentido, el comisionado del condado Miami-Dade Javier D. Souto, de origen cubano, quien señala a la dictadura castrista de haberle confiscado algunas propiedades a su familia en la isla, afirmó que apoya “totalmente” esta medida y anticipó que la misma “debe traer cosas muy buenas para el pueblo cubano”.

Te puede interesar

La decisión del Gobierno de Estados Unidos daría luz verde a la instauración de demandas en cortes federales de este país en contra de entidades manejadas por militares, servicios de inteligencia y de seguridad cubanos, como también firmas extranjeras que estarían incurriendo en tráfico de propiedades expropiadas sin compensación alguna en Cuba.

Souto, que representa el distrito 10 de Miami-Dade, dijo que la activación de ese acápite de la que se conoce también como Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubana sería un “instrumento útil” para golpear a un “desgobierno de asesinos y ladrones que se robaron miles de propiedades” desde que llegaron al poder en 1959.

Con la decisión que sería dada a conocer durante un evento en el hotel Biltmore, en la exclusiva ciudad de Coral Gables, el Gobierno de Estados Unidos pondría fin a unos 20 años de suspensiones del Título III de la citada ley, de acuerdo con un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, tras hablarle a un reducido grupo de medios de comunicación.

La Ley Helms-Burton recrudeció el embargo instaurado por Estados Unidos contra la dictadura cubana, pero su Título III, que permitiría recuperar bienes robados por el régimen castrista, se ha mantenido inactivo parcialmente por presiones de la Unión Europea.

Una medida muy esperada

Por su parte, el exprisionero político cubano Luis Zúniga aseguró que esa es “una medida largamente esperada y necesaria porque no es justo que inversionistas extranjeros estén llevándole dinero a la dictadura castrista para que siga manteniéndose en el poder a base de represión y miseria”.

Añadió: “Son 60 años de lo mismo y no hay una solución en contra de ese régimen en cuanto a un cambio ni ningún tipo de apertura que le pueda dar al pueblo de Cuba algún tipo de oportunidades de recuperar el control de su destino”.

Desde la perspectiva de Zúñiga, quien estuvo en cárceles del régimen cubano por espacio de 19 años, “esta medida va a acelerar el fin de la dictadura castrista y le va a traer libertad al pueblo cubano que tanto lo necesita”.

Admitió que la determinación que adoptará EEUU “va a tener consecuencias”, pero –advirtió– “ya que el mismo régimen está anunciando un apretón de cinturón [frente a la posibilidad de un segundo periodo especial], esperemos que ahora sí podamos salir de esta dictadura".

En semanas recientes, países europeos como España habían pedido al Gobierno del presidente Trump que no cumpliera sus amenazas de activar el Título III de esa ley de 1996, para no afectar a compañías españolas, como el grupo Meliá, que tienen inversiones en la isla.

Cuando fue promulgada esta ley, el bloque europeo y otros países con intereses comerciales en Cuba se opusieron a la misma con una denuncia ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque temían que sus compañías fueran demandadas en EEUU.

Otro mecanismo de presión

A su turno, Jhonny López De la Cruz, presidente de la Brigada 2506, organización que aglutina a los exiliados cubanos que participaron en la avanzada militar que participó en 1961 en la invasión a Bahía de Cochinos, subrayó que “nos sentimos contentos y muy orgullosos por esta medida que se convierte en otro mecanismo de presión contra el régimen cubano”.

Añadió que “no tenemos una confirmación de ese anuncio, pero me parece una acción que puede dar paso a la libertad de Cuba y especialmente del pueblo cubano”.

En esencia, la norma establece “castigos” a empresas extranjeras que hacen negocios en Cuba y que sacan provecho de bienes expropiados por el régimen cubano a ciudadanos o empresas estadounidenses.

En el discurso que dará Bolton en Miami también se prevén nuevos anuncios sobre sanciones en contra de los regímenes que imperan en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Según el periódico oficialista cubano Escambray, de la provincia Sancti Spiritus, en el centro de la isla, que retoma el testimonio del abogado estadounidense Robert Muse, experto en leyes relacionadas con la isla, todo indica que el Gobierno de Trump implementará el Título III de la Ley Helms-Burton contra compañías extranjeras con presencia en Cuba.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas