MIAMI — El director funerario Wayne Bright ha visto el dolor acumularse durante la nueva ola de COVID-19.

Una mujer murió por el virus y cuando su familia planeaba el funeral, su madre también murió a causa del COVID-19. Una tía se hizo cargo de los arreglos para el doble funeral, pero ella también falleció de coronavirus tan solo dos semanas después.

Te puede interesar

“Fue una de las cosas más devastadoras que he visto”, dijo Bright, que también se hizo cargo la semana pasada del funeral de uno de sus amigos más cercanos.

Florida está en medio de la ola más letal de COVID-19 desde el comienzo de la pandemia, un desastre impulsado por la variante delta del coronavirus, más contagiosa.

Aunque la tasa de vacunación en Florida es ligeramente más elevada que la tasa nacional, el estado tiene una proporción grande de ancianos, que son especialmente vulnerables al virus y una vibrante escena de juergas.

Para mediados de agosto el estado promediaba 244 muertes diarias, comparado con apenas 23 al día a finales de junio y eclipsando el pico de 227 durante el verano de 2020. Las cifras podrían ser superiores debido al retraso en el conteo.

Los hospitales han tenido que alquilar camiones refrigerados para colocar cadáveres. Las funerarias están abrumadas.

Cristina Miles, madre de cinco en Orange Park, es una de las personas que han enfrentado más de una pérdida en poco tiempo. Su esposo, Austin, murió por COVID-19 y menos de dos semanas después, su suegra sucumbió al virus.

Cristina Miles y su esposo
Cristina Miles la muestra junto a su esposo Austin Miles en Palm Coast, Florida. Ël murió por coronavirus, igual que su madre.

Cristina Miles la muestra junto a su esposo Austin Miles en Palm Coast, Florida. Ël murió por coronavirus, igual que su madre.

“Siento que estamos como en un extraño sueño”, dijo, y añadió que sus hijos están afligidos de forma diferente, con uno ensimismándose, otro inspirado para aprobar un difícil examen de natación y la mayor siguiendo su vida como si nada hubiera ocurrido.

Los hospitales se han visto inundados por pacientes que, como el esposo y la suegra de Miles, no se habían vacunado.

En un indicio positivo, el número de personas en hospitales de Florida con el COVID-19 ha caído en las últimas dos semanas de más de 17.000 a 14.200 el viernes, lo que señala que el brote está amainando, pero las cifras siguen siendo elevadas.

Florida hizo un activo esfuerzo temprano para vacunar a sus ancianos. Pero el médico Kartik Cherabuddi, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Florida, dijo que el número de personas que no se ha vacunado sigue siendo alto, dada la población de adultos mayores en Florida, de 4,6 millones.

“Incluso 10% es un número muy elevado y entonces la gente que vive con ellos y está en contacto con ellos no está vacunada”, dijo Cherabuddi. "Con la delta, las cosas se diseminan muy rápidamente”.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.37%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.63%
53684 votos

Las Más Leídas