dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- Si el próximo puente festivo de Día del Trabajo o Labor Day usted está planeando pasar un tiempo en familia en su bote recreacional, tenga en cuenta que el Cuerpo de Guardacostas podría ponerlo en serios aprietos si incumple las normas sobre el uso de chalecos salvavidas y el consumo de drogas o licor, pero también por exceder el número de personas que deben viajar en una embarcación.

Embed

DIARIO LAS AMÉRICAS habló con el teniente Jorge Santiago, investigador asignado a la estación de la Guardia Costera de los Estados Unidos en Miami, quien explicó que "los botes recreacionales de uso comercial, conocidos como ‘6 pack’, en donde al menos un pasajero paga, no pueden pasar de seis pasajeros y es necesario que tengan chalecos salvavidas apropiados para cada una de las personas a bordo, un operador con licencia y tener lo que llamamos el programa antidrogas".

“Nosotros hemos quedado sorprendidos en algunos casos que a los niños les quieren dar salvavidas que son para adultos, y eso los expone a que, al caer al agua, si algo ocurre, puedan poner en riesgo sus vidas”, dijo.

En esta modalidad de barcos, muy comunes en ciudades costeras, se recomienda el uso de chaleco salvavida o de flotación tipo 1, que es el idóneo para actividades en aguas abiertas, turbulentas o distantes, en donde un eventual rescate puede tardar. Por lo general, estos elementos son de color naranja y en un material resistente al fuego.

Agregó el investigador que “también hemos visto bebés sobre las piernas de sus madres, sin ningún tipo de salvavidas, y eso es muy vigilado por el Coast Guard, y por lo que la persona podría estar expuesta a un abordaje de seguridad”.

teniente Jorge Santiago
Teniente Jorge Santiago.
Teniente Jorge Santiago.

Según Santiago, las embarcaciones de tipo recreacional o de ocio pueden ser guiadas por “personas sin una licencia especial” y no son “inspeccionadas con el rigor de una que sea comercial”, pero advirtió que también pueden estar sujetas a una “acción” de las unidades de guardacostas.

En el estado de la Florida, una persona con una licencia de conducción de automóviles, nacida antes del 1 de enero de 1988, puede pilotear una embarcación recreativa sin necesidad de tomar clases adicionales u obtener otra licencia. Si nació después de esa fecha, debe obligatoriamente pasar un examen de seguridad.

Las naves de recreación –de acuerdo con el oficial del Cuerpo de Guardacostas– reciben “visitas de cortesía” que realizan auxiliares de esa agencia federal con el propósito de entregar “algunas sugerencias para la seguridad del público”.

Sin embargo, dijo, “en casos que lo amerita, ya sea por los salvavidas, licor o drogas nuestros grupos, con los de otras agencias, tenemos que intervenir y en estos casos puede haber sanciones”.

Otras embarcaciones

Otra preocupación del Cuerpo de Guardacostas tiene relación con el alquiler de embarcaciones, que también son utilizadas con fines recreativos, las cuales pueden transportar hasta 12 pasajeros, sin incluir el piloto.

Acorde con Santiago, en “muchos casos” el número de personas en estos botes sobrepasa el límite permitido, a lo que se suma –acorde con el investigador– el incumplimiento de normas como el porte de una licencia para guiar la embarcación.

“De no tener credencial, tanto el operador como el dueño de la embarcación están sujetos a muna multa hasta un máximo de 60.000 dólares; además se puede imponer una orden de la Capitanía del Puerto y, si esta se viola, la persona puede estar sujeta a cargos criminales”, o sea ir a la cárcel, acotó.

Miami
Vista parcial de zona costera de Miami.
Vista parcial de zona costera de Miami.

En días recientes, la Guardia Costera detuvo un “yate” con 47 personas a bordo cerca de la playa de Nixon Beach, en Key Biscayne, tras comprobarse que había cometido varias infracciones y llevar a bordo “más pasajeros de los permitidos”. Por ello, las autoridades impusieron al dueño y operador de la nave una multa de 41.000 dólares.

De otro lado, Santiago aseguró que algunos barcos son utilizados con fines comerciales y al momento de ser abordados por las unidades del Coast Guard los pasajeros ya están aleccionados para que digan que son amigos entre sí para evitar incriminar al dueño de la embarcación.

“Esta situación es un reto para nosotros, ya que se nos hace más complicado garantizar la seguridad del público. Las personas deben tener en cuenta que están en una embarcación con una operación ilícita, y también podrían estar expuestos a alguna acusación por obstrucción u otra índole”, o sea complicidad, subrayó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas