sotalora@diariolasamericas.com
@sergiootalora

MIAMI.- Un informe entregado por inspectores del municipio de Miami, en el que se detallan cinco violaciones a las normas y reglamentos de la Ciudad encontradas en una propiedad del comisionado Jorge Carollo, ha dado un nuevo giro al duro enfrentamiento entre este y el empresario Bill Fuller, dueño de varios inmuebles en La Pequeña Habana, entre ellos el bar Ball & Chain.

Una denuncia de Fuller, presentada a los medios de comunicación y a las autoridades municipales el pasado 9 de mayo, generó la revisión de la casa de Carollo en Coconut Grove que, en estos momentos, no es su residencia permanente.

Te puede interesar

Como lo expresó el informe, “al momento de la inspección golpeamos dos veces en la puerta de entrada de la casa para hacer contacto con los propietarios del inmueble, pero nadie respondió”.

Sobre eso, la versión de Carollo es muy distinta, según lo explicó a DIARIO LAS AMÉRICAS. “Un día después de la conferencia de prensa del señor Fuller [en la que denunció las supuestas violaciones de normas urbanas en una propiedad de Carollo], el administrador de la Ciudad [Emilio González] me llamó y me dijo que enviarían a un inspector, que no habría ningún problema. La inspectora Genesis Trautman llegó a la hora acordada y dijo que visitaba mi propiedad por dos razones: para confirmar si estaba haciendo o no trabajos en esa casa sin los permisos correspondientes, y si había acabado con un árbol”.

El comisionado indicó que Trautman tomó fotografías y habló con los vecinos con los que pudo confirmar que no se estaban haciendo reparaciones en esa vivienda.

Los funcionarios de la alcaldía hicieron una inspección con base en la información recibida por el Departamento de Inmuebles y recursos ambientales.

En dicha inspección las autoridades encontraron lo siguiente: el entramado de madera fue añadido a una cerca de seis pies de alto, después de que finalizara el permiso. Dicho entramado debe obtener un permiso a través del Departamento de Inmuebles.

Al respecto, Carollo dijo que “esa cerca la vamos a quitar de ahí, no hay problema”.

En segundo lugar, el informe de los inspectores sostuvo que el techo plano se convirtió en una terraza en la azotea, con barandas. No hubo ningún permiso de la Ciudad para ejecutar esa reforma. “La mitad de las casas antiguas (en esa zona) tienen esa terraza. Yo no la construí, estaba antes de comprar la casa. Está vieja y hay que quitarla”, explicó Carollo.

Tercero, el reporte estableció que se construyeron tres estacionamientos sin la debida autorización. “Hay problemas de invasión y con la fachada. Para esa estructura debe haber un permiso del Departamento de Inmuebles”, sostuvo el informe.

Según el también exalcalde de Miami, “cada vecino puede atestiguar que esos garajes fueron construidos hace 20 años por un señor argentino. Compré la casa así. Lo primero que me dijo una agente inmobiliaria es que quitara eso porque reduce el valor de la propiedad”.

La cuarta violación de la ley se refiere a un árbol al que le fueron cortadas sus ramas y gran parte de su tronco, entre 2014 y 2015. El experto en árboles de Miami determinó que dicho árbol murió como resultado de una poda agresiva. Al respecto, habrá una multa y el comisionado Carollo tendrá que sacar un permiso, después de sucedida la violación, para cumplir con las normas.

Ante esto, Carollo explicó que la inspectora Trautman “pudo sacar fotos de los troncos grandes que hay del árbol, vio que eso lleva años de estar seco. Se le explicó que murió cuando vino la infección de los ficos”.

Pero enfatizó en que “no voy a dejar que un empleado del alcalde, que dirige Gonzalez, diga que yo maté ese árbol. Me lo tendrán que probar porque, de lo contrario, habrá un proceso legal”.

En quinto lugar, no hubo un permiso para la instalación de adoquines. En este caso, también el propietario de la vivienda tendrá que obtener uno, después de efectuada la violación de la norma.

Con respecto a este punto, Carollo argumentó que nadie le ha dicho qué reglamento de la Ciudad exige permiso para poder cambiar el piso, e insistió que ni las normas de la Florida ni del Condado Miami-Dade exigen permisos para cambiar adoquines. “Pero si me dicen que tengo que obtener una autorización, con mucho gusto haré lo que digan”, expresó.

El proceso

De acuerdo con Adele Valencia, directora del Departamento de Cumplimiento de los Códigos de la Ciudad, en caso de que el comisionado Carollo no quisiera cumplir con los permisos, hay una junta de cumplimiento que estudiaría el caso y emitiría un fallo.

A juzgar por las declaraciones de Carollo, donde habría una apelación sería en el tema del árbol.

“La meta en cada violación de los códigos urbanos en la ciudad de Miami es que los inspectores trabajen con la comunidad, con los propietarios de casas o negocios para educarlos y que cumplan con las normas”, explicó Valencia.

Por lo tanto, la Ciudad trabajará con el comisionado, al igual que lo haría con otro residente, para lograr que las violaciones descritas tengan una resolución. “Cumplir con las reglas es lo estipulado entre la comunidad y el Gobierno local. El objetivo es que la gente acate de manera voluntaria las normas, proteger la seguridad y la tranquilidad de las personas y el valor de las propiedades”, añadió la directora del Departamento de Cumplimiento.

De todas formas, Carollo tendrá que recibir en estos días una carta oficial de la Ciudad con el informe sobre las violaciones de su propiedad. “Él va a tener la oportunidad de revisar toda la información y tomar una decisión”, indicó Valencia, quién aclaró que su tarea “no es castigar, tenemos herramientas para lograr que se respetan las normas, pero hay un debido proceso para cada residente y soluciones disponibles”.

Investigación cerrada

De acuerdo con la versión de Carollo, la inspectora Trautman había cerrado el caso, pero lo que motivó la acción de la Ciudad fue un artículo en el blog de Al Crespo “en el que insultó a la directora de cumplimiento por el cierre de la investigación y dijo que le tenían miedo a Carollo”.

El 20 de mayo, según Carollo, llegó un “task force” del municipio a su propiedad y él se enteró de eso por informes de prensa.

“Lo más asombroso es que fueron a esa casa a las 3:00 pm, y a las 5:35 pm ya estaban enviando por email interno el reporte de esa visita de los inspectores”.

De acuerdo con el comisionado, “a ellos [los funcionarios de la Ciudad] los enviaron con la orden de acabarme. Es una persecución política del señor Fuller y el alcalde [Francis Suárez] que quiere violar mis derechos civiles de la Primera Enmienda porque yo me opuse a su proyecto del alcalde fuerte. Desde entonces está contra mí”.

Ante esa acusación, Suárez indicó a DIARIO LAS AMÉRICAS que "las declaraciones falsas del señor Carollo solo dan a entender que no tiene argumento alguno. Me parece patético que aún esté hablando sobre el alcalde fuerte. Aquí la ley tiene que ser aplicada a todos por igual, y él [el comisionado Carollo] no está por encima de la ley. Pero que me acuse de estar detrás de esto, es verdaderamente bochornoso de su parte. El reporte del Departamento de Códigos habla por sí solo".

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la prohibición de los viajes culturales y las visitas en cruceros o embarcaciones privadas a Cuba?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas