Embed

MIAMI.- El arte tiene un inmenso poder. Trasciende fronteras ideológicas y geográficas, une a la gente y llega al corazón. Pero además de ser una especie de bálsamo para el espíritu, el arte puede ser un agente de acción positiva y cambiar la vida de los más necesitados.

Te puede interesar

Este es el caso deLa mesa de la abundancia, una muestra de artes plásticas a beneficio de los niños venezolanos, ubicada en Pinecrest, en el condado Miami-Dade. La exhibición, coordinada Egilda y Adriana Baiz Legorburu, será inaugurada este miércoles 12 de junio a las 7 pm.

Cartel invitación-lamesadelaabundancia-expo-cortesia.jpeg
Cartel de la invitación de la muestra
Cartel de la invitación de la muestra "La mesa de la abundancia".

Dentro de la crisis que atraviesa Venezuela debido a la prolongada usurpación del poder por el régimen de Maduro, los más desfavorecidos suelen ser los niños. Los pequeños sucumben entre la pobreza, la desnutrición y las enfermedades. Pero lo más grave es que estas nuevas generaciones llegan al mundo con las marcas de una dictadura en sus pequeñas manos.

Con la idea de ser una esperanza ante el caos, un total de 28 artistas venezolanos han entregado lo que mejor saben hacer, sus obras, para que cada dólar que se pague por su compra se convierta en un plato de comida para los niños de ese país sudamericano. Entre los creadores se encuentran Andrés Michelena, Andreina Mujica, Isabel Cisneros, Tatiana Ynes Martín, Sylvia Riquezes, Oswaldo Sandoval, Milton Becerra, y otros.

En esta ocasión, el lienzo o la base de las creaciones ha sido una tabla de cortar comida. Este elemento tan común en las viviendas, en la muestra se impregna de fuerte carga simbólica en tanto es el recipiente del dolor, de la hambruna, de los sueños y las necesidades que día a día vive este país.

“La mesa de la abundancia”, muestra coordinada Egilda y Adriana Baiz Legorburu y auspiciada por Hartvest Project de Pinecrest Gardens, busca “despertar conciencia sobre la catastrófica crisis alimentaria en Venezuela con la esperanza de que la comida pronto llene los platos en las mesas de los niños venezolanos”.

Como cortesía de los artistas y organizadores, el precio de las obras es simbólico y fue establecido por cada creador que apoya el proyecto. El texto que acompaña la exposición es de la escritora Lena Yau. Además, este evento será documentado posteriormente en un libro disponible en inglés y español.

Los fondos recaudados se enviarán a los pequeños de áreas pobres de Venezuela para contribuir con el trabajo de la parroquia San Joaquín y Santa Ana en Carapita, con el padre Rodrick Minja, y de la Casa Hogar Padre Luciano Costalunga, en La Guaira.

Los asistentes podrán comprar alguna de estas piezas o bien realizar una donación. Esta exposición se extenderá hasta el 16 de agosto, en 11000 Red Road, Pinecrest, 33156.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario