MIAMI.- Por segunda vez, en la zona norte de Miami Beach, la Ciudad distribuye alimentos a 500 familias afectadas por la pandemia, que han perdidos sus empleos y carecen de los recursos económicos para enfrentar la vida diaria.

David Richardson, comisionado de Miami Beach y uno de los organizadores de la distribución de alimentos, conversó con DIARIO LAS AMERICAS sobre la repartición y arrojó luz sobre la situación que atraviesa la comunidad de la ciudad balneario.

Te puede interesar

Embed

Desde que se decretó el estado de emergencia por la pandemia del coronavirus COVID-19, “muchas personas han perdido su trabajo. Es de sobra conocido que la mitad de los estadounidenses vive de cheque en cheque. Los pocos ahorros que la gente pudo tener antes de la crisis, los han gastado en supermercados y rentas en estos días. La realidad es que la mayoría carece de dinero. Por eso es que estamos aquí, tratando de aliviar en algo su situación”, explicó Richardson.

Sin trabajo y sin ayuda

Reconoció que ha habido muchas dificultades para recibir el dinero del paquete de ayuda federal. “Hay personas que no han recibido los 1.200 dólares que vienen del Gobierno federal porque, en muchos casos, ha sido un proceso lento y dificultoso. Por otra parte, el sistema de desempleo del estado está completamente roto. Es patético. Han pasado semanas y ellos (el estado) han sido incapaces de arreglarlo”, sostuvo.

“Conozco personas que han perdido su trabajo hace seis semanas y aún no han recibido ningún beneficio. Simplemente, carecen del dinero necesario para sobrevivir”, subrayó.

El político animó a los residentes afectados a inscribirse en todos los programas de ayudas sociales. “Si necesitan Food Stamps, (cupones de alimentos) solicítenlos. Algo que he aprendido es que la demanda sube a finales de mes. Eso indica que, al principio de mes, la gente tiene en su tarjeta de crédito los fondos de food stamps, pero con el paso de los días van agotado dichos créditos.”

A Richardson, quien fuera durante seis años legislador estatal en Tallahassee, le llama la atención ver jóvenes en las colas de la comida. “Normalmente, cuando hacíamos estos eventos de distribución de alimentos, quienes venían eran los ciudadanos mayores, aquellos que necesitan alguna comida suplementaria. Sin embargo, ahora hay personas de todas las edades. Es triste ver a los desempleados sentarse a esperar cinco y seis horas para obtener alguna comida”.

Gobiernos locales

“Desde los gobiernos locales podemos animar a nuestros colegas a nivel estatal y federal, a congresistas y senadores, para que proporcionen más ayuda a nuestras comunidades. Es verdaderamente triste lo que vemos aquí”, insistió.

“Lo otro que podemos hacer es llevar a cabo este tipo de iniciativas".

Para realizar la presente distribución, Miami Beach contó con la colaboración de Farm Share, una organización sin ánimo de lucro, que desde 1991 reparte comida a los más necesitados del estado. El año pasado donó 88 millones de libras de alimentos a 17.5 millones de familias. También participó la organización sin ánimo de lucro South Florida Senior In Action. Entre sus misiones está hacerle llegar una comida diaria a las personas de la tercera edad. También participaron los bomberos locales y un grupo de voluntarios.

La distribución tuvo lugar en el parqueo de la biblioteca pública North Shore Branch Library ubicada en 7501 Collins Avenue. “Es la segunda vez que lo hacemos en el norte de Miami Beach”, sostuvo Richarson.

“Quisiéramos distribuir alimentos todos los miércoles en este sitio. No obstante, tenemos otro programa patrocinado por Feeding South Florida, que tiene lugar los sábados de 9:00 am a 11:00 am en la calle 21 y Collins. Ya llevamos cinco semanas allá, distribuyendo comida para 700 familias. El próximo sábado 9 de mayo estaremos allí”.

Y recalcó que su intención es “seguir ayudando a las personas hasta que comiencen a abrir los negocios y los residentes regresen a su trabajo”.

Apertura

Richardson sostuvo que “aunque Miami Beach ha manejado bien la crisis, hay que ser muy cuidadoso a la hora de reabrir la economía, cuando toque”, subrayó.

“Podríamos comenzar en lo que yo he llamado “negocios sin contacto”, como son las tiendas minoristas. Para comprar una camisa no es necesario que nadie te toque. Esas podrían abrir en una primera etapa. No obstante, la clave para salir de esto es cumplir con la normas de distanciamiento social y usar las máscaras. Muchos jóvenes piensan que el virus no les afecta. El problema es que si ellos se infectan, pueden llevárselo a sus casas y contagiar a otras personas dentro de su entorno doméstico. Lo mejor es hacerlo todos juntos, no pensar en uno mismo, sino pensar en la comunidad como un todo, ese es el reto que tenemos por delante”, concluyó.

cmenendez@diariolasamericas.com

@menendezpryce

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.41%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.3%
22711 votos

Las Más Leídas