MIAMI.- En Homestead, en el suroeste del condado Miami-Dade, al senador demócrata Bill Nelson y a la representante del mismo Partido, Debbie Wasserman Schultz, les fue negada la entrada a un centro de detención de menores inmigrantes, que llegaron a territorio estadounidense sin compañía de un adulto.

Según el canal Local 10, no es claro hace cuánto tiempo están abiertas esas instalaciones, si están dándoles refugio a los niños que llegaron sin compañía de un adulto a Estados Unidos, en la crisis de la frontera de 2015, o están acogiendo a los menores que han sido separados de sus padres por las autoridades migratorias de Estados Unidos.

Las 1.000 camas que hay en ese centro llamado Refugio Temporal de Homestead para Niños Inmigrantes (que cruzaron la frontera solos) están bajo la vigilancia del Departamento de Salud.

De acuerdo con Local 10, el vocero de ese departamento afirmó que las instalaciones de Homestead se habían reabierto como un refugio temporal para niños inmigrantes que llegaron sin sus padres u otros familiares.

En su cuenta en Twitter, el senador Nelson afirmó que “este no es un buen día para nuestro país. La administración Trump no nos dejará cerciorarnos sobre el bienestar de los niños recluidos en Homestead. Estos son chicos que fueron separados de sus padres. Están asustados. Y esta administración debería sentir vergüenza”.

Embed

En una rueda de prensa que Nelson y Wasserman Schultz dieron en los alrededores del centro de refugio, el senador demócrata –quien compite por su reelección con el gobernador de Florida, Rick Scott- recalcó que los “senadores tenían derecho de supervisar la manera como el secretario del Departamento de Seguridad Interior estaba utilizando el dinero que ellos habían aprobado".

La congresista Wasserman Schultz expresó en un tuit que “los estadounidenses merecen ver la manera cruel como la administración Trump está tratando a los niños”.

El pasado 4 de junio también le fue prohibido el acceso a un centro de detención de inmigrantes en Brownsville, Texas, al senador demócrata Jeff Merkley.

En ese centro de detención, según lo informó Merkley en su momento a CNN, al parecer había 1.000 niños en custodia de las autoridades migratorias, en un edificio en el que antes había una tienda Walmart. “Ni el Gobierno federal, ni el presidente Trump y su equipo, ni el fiscal general Sessions, ni el Departamento de Seguridad Interior quieren que los miembros del Congreso o el público sepan qué está pasando ahí”.

La crisis que hay en este momento en la frontera sur de Estados Unidos, responde a la política de la Casa Blanca de cero tolerancia contra la inmigración indocumentada y eso ha significado detener a los adultos y separarlos de sus hijos, muchos de ellos menores de edad.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas