MIAMI.- La comisionada electa de Agricultura de Florida, la demócrata Nikki Fried, anunció su equipo de transición, presidido por el excongresista y excandidato del mismo partido, Patrick Murphie, a poco más de un mes de que tome posesión del cargo.

Desde el próximo 8 de enero, Fried se convertirá en la primera mujer en ocupar ese cargo de manera permanente y durante los cuatro años que dura la posición. En entrevista exclusiva para DIARIO LAS AMÉRICAS insistió en que, “por su propia naturaleza”, trabajará con sus adversarios políticos y buscará un compromiso, “sin importar si usted es demócrata o republicano”.

Nació en 1978 en Miami, más concretamente en el Baptist Hospital, en Kendall, un barrio en el suroeste del condado Miami-Dade. Sus padres vivieron en Westchester e incluso estudiaron en Coral Park Senior High School, un colegio tradicional de esa zona.

Ahora vive en Fort Lauderdale y desde 2015 dedicó sus esfuerzos a cabildear en Tallahassee no sólo por la marihuana medicinal, sino por Florida's Children First. A nombre de esa organización ayudó a que aprobaran una ley que daba 4.5 millones de dólares en ayuda legal para niños discapacitados de la Florida.

Reconoció que el ambiente en Washington D.C es de polarización, y que dicho talante se proyecta en la Florida. Sin embargo, precisó que hay temas como el calentamiento global que van más allá de líneas ideológicas y “afectan por igual a todos los floridanos”.

Fue incisiva en su respuesta hacia la actitud que tomó el presidente Trump sobre el informe del cambio climático, una investigación realizada por 16 agencias federales, es decir, por su propia administración: “Que la Casa Blanca desestime por completo ese reporte es peligroso y va en detrimento de nuestros país y de nuestro Estado”.

Trabajo con DeSantis

Para Fried esa negativa a reconocer un hecho analizado por científicos del propio gobierno de Estados Unidos, “amenaza nuestra economía y el futuro de la Florida”.

“Nuestras comunidades están en riesgo. Lo que antes era una tormenta poderosa que ocurría cada siglo, ahora sucede cada año”, explicó. Y esto tiene un impacto directo en los dos motores de la economía del Estado del Sol: la agricultura y el turismo. Por lo tanto, “no nos podemos dar el lujo de la inacción en el tema ambiental”.

La nueva comisionada está convencida de que ella y el gobernador electo de Florida, Ron DeSantis, pisan el mismo terreno cuando se trata del tema del medio ambiente. “Los dos reconocemos que es un tema urgente que debemos enfrentar juntos. No es un problema republicano o demócrata, es de la Florida. Debemos tener el valor de liderar las soluciones para los problemas con nuestros recursos hídricos”.

Las prioridades

En el proceso de transición establecerá el comité de políticas sobre administración de los recursos hídricos, con el fin de ver “todos los elementos que causaron esta crisis del alga verde y la marea roja, qué se necesita hacer de manera inmediata para prevenir esa situación”.

Otra prioridad será la difícil tarea que tiene el Departamento de Agricultura y servicios al consumidor de expedir las licencias de porte de armas. Este año, durante la campaña para las elecciones primarias que se llevaron a cabo el 28 de agosto, se reveló que dicha entidad había dejado de emitir esos salvoconductos durante más de un año, hecho que vulneró la candidatura republicana de Adam Putnam, quien aspiraba a ser gobernador de Florida, y en ese momento era comisionado de Agricultura.

“Desde el día número uno de mi administración voy a ver qué fue lo que pasó, y qué se necesita hacer para que eso no vuelva a suceder”. Aclaró que ese no es un tema político, al tiempo que reveló que ella tiene una licencia para portar armas. “Quiero hacer mi trabajo y asegurarme de que se completen las revisiones de antecedentes, que se hagan de una manera eficiente y rápida”.

En su cuenta en Twitter la comisionada electa ha expresado su oposición radical a que la revisión de antecedentes y los permisos para portar armas dejen de estar en manos de Departamento de Agricultura y se trasladen a la oficina del jefe de finanzas del Estado, como lo quiere la Asociación Nacional del Rifle (NRA), y su vocera en Florida, Marion Hammer.

“Lo que ha pasado es que la NRA ha tenido demasiada influencia en nuestro proceso legislativo. Y he sido muy clara en que debemos dejar la política a un lado en esta discusión […] Pero ella [Hammer] ha politizado el tema, al decir que un demócrata va a estar controlando todo los procesos del departamento. Ella no está contenta con el resultado de mi elección, quería que esas responsabilidades estuvieran en manos de un republicano”.

De todas formas, un cambio de esa naturaleza requeriría ser aprobado por el parlamento estatal, mediante una ley que tendría que firmar el gobernador. Al parecer, según Fried, no hay ambiente en Tallahassee para darle luz verde a esa medida.

El cannabis

Una tercera prioridad para la nueva administración del Departamento de Agricultura es el consumidor.

De acuerdo con la comisionada electa, ese es un aspecto muy importante “que ha sido ignorado”. Por consiguiente, le gustaría volverles a dar importancia a ciertos cargos, dentro de la agencia, “para asegurar que el servicio al consumidor sea el centro de mi administración”.

Dentro de ese espacio de acción está el tema de la agricultura, y en ese campo Fried tiene una propuesta concreta que se refiere a los cultivos alternativos como el “hemp”, es decir, un derivado del cannabis sin el componente psicoactivo (THC). Hay un proyecto agrario que será aprobado en los próximos días en Washington D.C., que le daría la autorización a la comisionada para comercializar esos cultivos.

Esta planta –cáñamo– puede ser utilizada para fabricar productos biodegradables y CBD, un aceite derivado del cannabis. “Este tipo de proyectos agrícolas no sólo son buenos para nuestro medio ambiente porque utiliza menos agua y menos fertilizantes, sino porque tiene un impacto económico en el sector agrícola. Y es algo que, si lo hacemos bien, nos puede convertir no sólo en líderes nacionales, sino mundiales”.

Además, esta abogada de la Universidad de la Florida (UF), que fue fiscal en el condado de Alachua y trabajó en una oficina de abogados defendiendo a propietarios que perdieron sus viviendas durante la recesión de 2008-2009, está de acuerdo con la legalización de la marihuana recreativa en el Estado del Sol.

Desde su perspectiva, es un tema con varias aristas: sería un punto importante dentro de una reforma criminal porque dejaría en libertad a miles que llegaron a la cárcel acusados de posesión menor de la yerba. Por lo tanto, se incrementarían las oportunidades para esas personas de ingresar a la fuerza laboral y al sistema productivo.

Además, habría una variedad nueva de productos que serían gravados, por lo que habría nuevos ingresos para financiar, según Fried, “vivienda asequible, educación e infraestructura. No sé si sea a través de una enmienda constitucional, en el Congreso estatal, o algo que debe suceder en Washington. Pero sí creo que debemos dirigirnos por ese camino”.

Siente que como demócrata su responsabilidad es enorme. Tiene la certeza de que en 2020 Florida será de nuevo azul: “Aquí tendremos la oportunidad de definir quién será el próximo Presidente de Estados Unidos. Creo que nuestros ciudadanos y nuestra base están muy estimulados, y tendremos la oportunidad de cambiar el rumbo de nuestro país”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas