@camila_mendoza

MIAMI.- El pasado 1 de mayo la disputa familiar por la custodia de la pequeña Valeria Cuba Rodríguez, cuya madre murió durante el parto el 2 de marzo en el Hospital Jackson Memorial, en Miami, llegó a su fin, al menos desde el punto de vista jurídico.

Sin embargo, todavía queda pendiente el caso de inmigración que le permitirá a Yoelvis Gattorno, viudo de Yarisleidy Cuba Rodríguez, permanecer con una visa humanitaria en la ciudad de Miami.

El hecho de tener que estar en Miami mientras su hija recibe los cuidados médicos requeridos por haber nacido prematura le ha impuesto a Gattorno la necesidad de crear una cuenta GoFundMe para recolectar donativos que lo ayuden a cubrir algunas de las responsabilidades financieras que hoy enfrenta como padre.

“Llegar hasta aquí fue un proceso difícil y muy costoso. La prueba de ADN que me vi obligado a realizar significó otro gasto. Además, la estancia en Miami, el transporte, las necesidades de la niña, todo ha sido muy duro. Recién ahora estoy solicitando ayudas para Valeria, pero al tener una visa humanitaria no puedo generar un ingreso ya que no tengo permiso de trabajo”, declaró a DIARIO LAS AMÉRICAS el padre, originario de Santa Clara, Cuba.

EN EL LIMBO MIGRATORIO

Sin precisar aún el país en el que la pequeña Valeria se establecerá, Gattorno reconoce estar recién superando el shock emocional que significó para él la muerte de su esposa, el asedio de la prensa y asumir la paternidad en un momento cargado de dramatismo.

Por otra parte, consultada sobre el caso de inmigración que está en manos de la abogada Claudia Cañizares, la jurista Aymee Rosquete, abogada de Yoelvis, aseguró que a pesar de que la disputa familiar ya finalizó, el estatus legal de Gattorno en EEUU es una pelea que aún no ha concluido.

“La petición familiar de la esposa de Yoelvis [para traerlo a EEUU] estaba presentada, pero aún no había finalizado el proceso, es decir, faltó tiempo para que el trámite terminara correctamente. En el momento en el que fallece Yarisleidy Cuba Rodríguez, esposa de Yoelvis, la petición familiar muere con ella. Por ende, no hay nadie que lo esté reclamando ahora mismo”, declaró la abogada de familia.

CONTROVERSIA FAMILIAR

A la espera de modificar el acta de nacimiento de Valeria Cuba Rodríguez para cambiar su nombre y que lleve el apellido de su padre, Gattorno Cuba, tanto Yoelvis como la abogada Rosquete declararon no tener conocimiento de las razones que llevaron a Nairobis Pacheco, prima de la madre de la bebé, a no reconocer la paternidad de Gattorno en el certificado de nacimiento de la pequeña.

“Por desgracia, en el momento que Yarisleidy fallece, la persona que creemos que pudo haber llenado el acta de nacimiento, Nairobis Pacheco, no reconoció la paternidad de Yoelvis. Las razones por las que no lo hizo habrá que preguntárselas a ella, sin embargo, estamos contentos porque la jueza dictaminó que se tienen que cambiar los apellidos de la niña en el acta de nacimiento, como solicitó el padre de la menor”, dijo Rosquete.

“Me afectó todo esto porque si desde un principio me hubiesen querido ayudar, le hubiesen puesto mi apello a Valeria, y yo no hubiese tenido que presentar un certificado de matrimonio, realizarme una prueba de ADN y llegar hasta una Corte para discutir mi paternidad. Pero lo único que puedo decir de toda la controversia es que el amor por la niña perdona todo, y yo lo que quiero es la unión familiar nuevamente. Lo demás lo he olvidado y perdonado”, agregó Gattorno.

EMBARAZO DE ALTO RIESGO

Agradecido de la gestión realizada por la embajada de Estados Unidos en La Habana y de las leyes que le permitieron ser declarado padre bilógico y legal de Valeria, Gattorno considera un milagro haber podido llegar a Miami en solo 30 días desde que comenzó los trámites.

“El proceso no pudo haber sido mejor, yo incluso había pensado en hacerlo por Colombia, pero el cónsul y todos en la Embajada de EEUU en Cuba se humanizaron y me brindaron toda la ayuda”, dijo Gattorno visiblemente emocionado.

Sobre la comentada muerte de la madre de Valeria y una posible demanda al Hospital Jackson Memorial de Miami, de la que también se especuló, Gattorno reveló:

“Cuando mi esposa se sometió a un ultrasonido en Cuba se vieron reflejados dos fibromas, no obstante, ella nunca renunció a su embarazo a pesar de que los médicos le dijeron que podía tener problemas”.

“Cuando llegó a Miami le descubrieron que tenía placenta previa… yo la vi cuando estuvo ingresada en hospital Jackson el día antes de morir. Ella me dijo que los médicos le advirtieron que sería una operación difícil y que corría el riesgo de perder a la niña, y ella me comentó que les había pedido que, si tenían que escoger por la vida de alguien, salvaran a la niña… Ambos sabíamos que era un embarazo de alto riesgo”, admitió.

COMPARACIÓN CON ELIÁN GONZÁLEZ

Consultado sobre la controversia en la que se comparó a Valeria con el pequeño balsero Elián González que fue traído a EEUU de forma ilegal por su madre en la década del 90, Gattorno declaró:

“Me afectó y me molestó mucho que compararan a mi hija con Elián. Desde un inicio no quise que se mezclaran cuestiones políticas entre Cuba y EEUU, y jamás pedí que se trasladara a la niña a la isla, solo pedía estar con mi hija donde las leyes me lo permitieran”.

“De hecho, jamás acudí al gobierno cubano. Todo lo solicité a través de la embajada de EEUU ya que mi hija es ciudadana americana”, dijo.

A lo que Rosquete agregó: “Todo se exacerbó por la prensa y los medios de comunicación. Los abogados que recibimos este caso sabíamos que Elián es un niño cubano, Valeria no. Lo único en común de ambos niños es que tristemente los dos perdieron sus madres en circunstancias muy dramáticas, pero más allá de eso, siempre fueron casos muy distintos”.

Fuera de las dificultades respiratorias que surgieron tras el parto prematuro, la pequeña Valeria se encuentra estable y con sus vacunas al día, sin embargo, los médicos recomiendan que no se mueva de Miami hasta que su salud y sistema inmunológico se fortalezca.

Cuestionado sobre el lugar en el que desea criar a la pequeña, Yoelvis, Gattorno aseguró no tener aún claridad de nada hasta que finalice su proceso migratorio que enfrenta.

“Todavía no he podido aterrizar ni pensar en eso. Quiero criar a Valeria en el mejor lugar para ella, donde las leyes me permitan tenerla”.

¿Pero su esposa y usted tenían planes de brindarle un futuro en EEUU? -le preguntamos.

“Si, era nuestra ilusión, pero tristemente se marchitó en el momento en el que mi esposa falleció. El sueño de la prosperidad y de salir adelante en el país de las oportunidades ya no es igual sin mi esposa. Ahora el único anhelo que tengo es hacer feliz a mi niña y darle todo lo que necesita”, finalizó.

Si quieres ayudar a Yoelvis Gattorno puedes entrar al sitio web www.gofundme.com, buscar su nombre o hacer click en este link.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario