MIAMI.- La autoridad condal de Miami-Dade anuncia la reapertura de las playas situadas al norte de Haulover Inlet, luego del cierre temporal a causa de la presencia de las microalgas que causan la indeseada marea roja.

Asimismo, la jefatura del Condado reafirmó que realizó las pruebas necesarias en las aguas que bañan las costas de Haulover Beach, la zona de las calles 79 y 22, así como Key Biscayne, de las que tres, los balnearios de Miami Beach y Crandon Park, resultaron positivos a la presencia de la minúscula alga.

De esta manera, esos tres balnearios, calles 79 y 22 en Miami Beach y Crandon Park en Key Biscayne, continúan cerrados.

Por otra parte, las advertencias de cuidado continúan desplegadas en las playas de los condados Palm Beach, Broward y Miami-Dade, luego de que se informara que las toxinas desplegadas por las pequeñas plantas acuáticas podrían afectar a las personas que sufren asma u otros problemas respiratorios.

De hecho, las playas fueron cerradas para evitar daños a personas y mascotas.

“No queremos que la gente se enferme ni que nosotros nos quedemos sin alertar a la gente. Vamos a seguir haciendo las pruebas necesarias al agua”, señaló el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez.

El lunes pasado todas las playas de Palm Beach fueron cerradas. No obstante, los balnearios fueron reabiertos el jueves.

Entretanto, la autoridad condal de Broward espera aún por el resultado de las pruebas del agua, luego de reportar un “problema” con el proceso a seguir en el laboratorio.

En Deerfield Beach hubo reportes de peces muertos. “Vimos unos cuantos muertos”, declaró un bañista a WSVN. “Una barracuda, un pargo y otro más, y creo que habrá más”, subrayó.

Sin embargo, las autoridades condales insistieron que la situación es mucho menor a la existente en la costa oeste de la Florida, sobre todo a lo largo de la costa entre Tampa y Naples, donde miles de peces han muerto y se reporta la merma de la afluencia de visitantes.

¿Peligros para los humanos y el medio ambiente?

Los avisos de la autoridad de Salud han estado relacionados con cierta dificultad respiratoria, que es una preocupación particular para las personas que sufren asma u otros problemas respiratorios.

No obstante, prácticamente todo aquel que se bañe en una playa afectada por la marea roja podría experimentar ojos llorosos, goteo nasal o garganta rasposa.

Incluso tan solo caminar por la arena podría ocasionarle estos padecimientos, ya que inhalamos la toxina que las olas emiten al llegar a la orilla.

Personas con la piel más sensible podrían tener mayores erupciones, que tendrían que tratar con pomadas medicadas.

¿Otras afectaciones?

Hasta el momento, no hay indicios de otras afecciones físicas al ser humano, aunque sí en animales pequeños, como peces, aves y mascotas, que pudieran incluso morir tras ingerir agua contaminada con este tipo de toxina.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas