MIAMI.- Un análisis divulgado este jueves por el FBI sobre el tiroteo de 2016 en el bar de Pulse, en Orlando, Florida, no pudo concluir la procedencia de todos los proyectiles disparados por 14 armas de las autoridades y por otras cuantas de Omar Mateen, el autor de la masacre que también fue abatido ese día.

Agentes del FBI analizaron unos novecientos artículos, entre ellos cartuchos y cientos de balas y partículas de metal halladas en los cuerpos de las víctimas y en la escena del crimen.

Te puede interesar

Sin embargo, no pudieron decir definitivamente si ciertas balas provinieron de una de las armas de Mateen o de las autoridades que respondieron al ataque debido, entre otras, a "la falta de suficientes marcas microscópicas".

El congresista Darren Soto, de origen puertorriqueño, que había solicitado al FBI la publicación del informe, se mostró hoy complacido de que el público tenga acceso al mismo

"Nuestra comunidad aún se está recuperando de la masacre de 2016 que se llevó a 49 almas inocentes", manifestó el demócrata en su cuenta de Twitter.

El reporte "no solo brindará respuestas y transparencia a nuestra comunidad sobre lo que sucedió esa noche, también será fundamental para el análisis de políticas públicas y para garantizar una mejor preparación para el futuro", agregó Soto.

Hace dos semanas un informe de la Fiscalía de los condados Orange y Osceola, en Florida, determinó que la Policía actuó de manera razonable y ninguna de las 180 balas que dispararon los agentes alcanzó a las víctimas.

Catorce policías, once de ellos miembros de la Policía de Orlando, abrieron fuego cinco veces durante tres enfrentamientos con Omar Mateen, un estadounidense de 29 años y origen afgano que la madrugada del 16 de junio de 2016, tras declarar su alianza con el Estado Islámico, atacó el club nocturno gay matando 49 personas.

La Fiscalía concluyó entonces que los disparos de las autoridades fueron justificados, lo que coincidió con la conclusión de las investigaciones llevadas a cabo por el Departamento de Justicia, que encontró que la Policía de Orlando actuó "de manera consistente con las mejores prácticas policiales, durante circunstancias extremadamente volátiles".

Antes de morir por los disparos de las fuerzas del orden, en las conversaciones que mantuvo con el teléfono de emergencia 911, Mateen juró lealtad a Abu Bakr a-Baghadadi, líder del grupo terrorista Estado Islámico (EI), y pidió que EEUU dejase de bombardear Siria.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas