dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- Luego de que el abogado Willy Allen reveló que entre “30 y 40 cubanos son deportados mensualmente a Cuba”, a través de lo que llamó “negociaciones secretas” entre Cuba y Estados Unidos, la autoridad de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de este país confirmó que entre octubre de 2017 y mayo del año en curso 271 cubanos han sido retornados a la isla caribeña.

Allen, en conversación con DIARIO LAS AMÉRICAS, dijo que “anteriormente el Gobierno cubano solo ‘aceptaba’ un promedio de cinco cubanos por mes”, pero a partir de la derogación de la política de “pies secos, pies mojados”, y bajo los lineamientos de “cero tolerancia” de la administración Trump “esa cifra comenzó a dispararse el año pasado y hoy está más alta que nunca”.

Al respecto, el vocero de ICE en Miami, Néstor Yglesias, señaló que las estadísticas oficiales muestran que 64 cubanos fueron deportados en 2016, alrededor de 160 en 2017 y entre el 1 de octubre de 2017 y el 21 de mayo de 2018 un total de 271. “Yo no puedo comentar lo que dice el abogado Allen, solo remitirme a las cifras oficiales”, advirtió.

Según Allen, “esto demuestra dos cosas: que hay negociaciones con Cuba, que siguen en marcha porque no se puede enviar un avión de ICE sin tener permiso y, segundo, que el tema de inmigración está aún vigente entre Cuba y EEUU”.

Y agregó: “No sé cómo están haciendo estas negociaciones, pero el simple hecho de que un avión de EEUU puede volar a Cuba para entregar cubanos a las autoridades de la isla, requiere una coordinación previa y tiene que ser a nivel de oficiales, no de mandos bajos”.

Un informe que el portavoz de ICE remitió a DIARIO LAS AMÉRICAS indica que “la tendencia de una mayor aplicación de las acciones comenzó poco después del cambio en la Administración el 20 de enero de 2017, y esta fecha se usa a lo largo del informe para los propósitos de información del mismo”.

Más adelante Allen señaló: “La mayoría de los extranjeros que llegan a la frontera son procesados bajo las disposiciones de remoción expedita y son retirados rápidamente, mientras que los extranjeros arrestados en el interior son más propensos a tener prolongados procedimientos de inmigración y apelaciones, lo que retrasa la emisión de una orden final ejecutable de expulsión”.

willy allen
El abogado de inmigración Willy Allen.
El abogado de inmigración Willy Allen.

De acuerdo con Allen, en algunos casos los cubanos que no son aceptados en Cuba, quedan en libertad provisional bajo supervisión y no se pueden legalizar en EEUU porque no tienen un “parole” que demuestre su ingreso legal al país.

En otra época, la dictadura cubana se oponía a recibir un alto número de cubanos por vía de la deportación. Sin embargo, al asumir las riendas de la Casa Blanca el presidente Donald Trump amenazó con endurecer las relaciones con países que se negaran a aceptar a emigrantes deportados. Cuba aparece en la lista de naciones llamadas a colaborar en ese sentido con EEUU.

Antes de que el expresidente Barack Obama derogara la política de “pies secos, pies mojados”, promulgada durante el Gobierno de Bill Clinton en 1995, cualquier cubano que lograba pisar suelo estadounidense se convertía en beneficiario inmediato de una serie de ‘prebendas’ desde el punto de vista migratorio. Pero si eran interceptados por la Guardia Costera, eran devueltos a la isla o enviados a un tercer país.

No obstante, la Ley de Ajuste Cubano, aprobada en 1966 sigue vigente. Esta ley confiere un tratamiento especial a los ciudadanos cubanos, sus cónyuges e hijos, que ingresan legalmente a Estados Unidos con visa o pasaporte de otro país, quienes podrán solicitar la residencia permanente a partir de cuando cumplan un año y un día de haber ingresado al país.

La suspensión de la política de Clinton ha reducido drásticamente el número de cubanos que intentan cruzar el Estrecho de la Florida. En el año fiscal 2017 la Guardia Costera interceptó a 1.468 balseros en el mar, el 27% de los 5.396 que detuvo en el periodo anterior.

“Cubanos del Mariel”

Para el jurista Willy Allen no deja de ser “extraño” que Cuba haya decidido aceptar un mayor número de cubanos deportados de EEUU. “Estas son personas que ingresaron ilegalmente por la frontera, trataron de ganar un asilo político y al perderlo, por no pasar la prueba del ‘miedo creíble’, son deportados. Pero también, entre otros, tenemos a cubanos del Mariel, que es una lista viva, que EEUU sigue actualizando”.

Como se recuerda, el 20 de abril de 1980, el dictador Fidel Castro anunció que todos los cubanos que desearan emigrar a los Estados Unidos serían libres de abordar embarcaciones en el puerto de Mariel, al oeste de La Habana, con lo que se produjo el denominado “éxodo del Mariel”. Alrededor de 125.000 cubanos huyeron para buscar una mejor vida en EEUU.

Posteriormente se descubrió que un número indeterminado habría sido liberado de cárceles y centros de salud mental de Cuba, muchos de ellos fueron retenidos en prisiones federales de EEUU para ser sometidos a audiencias de deportación, al tiempo que otros cometieron crímenes en suelo estadounidense por los que han enfrentado procesos judiciales de repatriación.

“Estados Unidos sigue añadiendo personas a esa lista del Mariel; es un error pensar que esa lista no está vigente”, acotó.

Añadió que los cubanos que enfrentan casos criminales en EEUU y son deportados a Cuba son recluidos en prisiones de la isla hasta por un lapso de 40 días, mientras que otros sin cargos criminales son integrados de inmediato a sus familias en ese país insular.

“Cero tolerancia”

Allen dijo además que la comunidad cubana migrante ha resultado afectada por las medidas de “cero tolerancia”, adoptadas por el presidente Trump, y anticipó que este año, cuando se vence un considerable número de visas de turismo otorgadas a nacionales de la isla en el año 2013, muchos de estos optarán por no renovar su documento.

En palabras del abogado especializado en inmigración, “esas visas se otorgan por cinco años y ya tienen que ser renovadas, y como están siendo negadas, porque es una política de la Casa Blanca, ya muchos de estos cubanos no quieren correr el riesgo de renovarlas”.

Allen teme que este año vaya a haber lo que no dudó en llamar “una explosión” de cubanos que decidan quedarse “sin papeles” en los EEUU, porque, a su juicio, un buen número de ellos siente “pánico” frente a la posibilidad de que sus solicitudes de renovación sean rechazadas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario