“¿Cuándo abre de nuevo Rancho Algibe?”, le preguntaban a Sergio García los clientes cuando pedían comida para llevar. Casi se quedó solo en el local del restaurante en Hialeah, cocinando y ocupándose de los pedidos. Pero no pudo enfrentar las pérdidas debido a la crisis por la pandemia del coronavirus.

El popular restaurante ubicado en Hialeah, nació en agosto de 2018 y era heredero de la tradición culinaria cubana de los abuelos de Sergio, que se remonta al famoso Rancho Luna, y luego al restaurante El Aljibe, en La Habana.

Te puede interesar

Rancho Algibe se había convertido en un punto de encuentro familiar, sobre todo para aquellos que disfrutaban el “pollo Algibe” con la “receta secreta de la abuela”, además de la yuca con mojo, los frijoles negros dormidos, postres típicos cubanos, entre otros platos.

Llegó la crisis y “no se pudo más”

“Al año de estar trabajando fue que empezó a levantar, porque para que te conozcan en este giro, y con la competencia tan grande que hay (más en Hialeah y un lugar pequeño y sin muchos recursos), dependía del boca a boca de las personas”, explicó Sergio.

De hecho, al año aproximadamente de tener abierto su restaurante en Hialeah, comentó, “tenía un rating de 4.8 de evaluación de los clientes, reconociendo el producto”, y añadió que “mucha gente decía que era la mejor comida cubana de Hialeah, otros estaban locos con los mojitos”.

“Hasta que, cuando estaba en su esplendor, que ya había cola los fines de semana para comer, estábamos recibiendo clientes de Pembroke Pines, de Homestead, Kendall y hasta Miami Beach, vino el coronavirus”, recordó.

Como contó Sergio, “nos quedamos con la comida en oferta solo para llevar. Entre semana apenas recibía pedidos. Los fines de semana se movía un poco más y con eso fui paliando la situación”.

Además de ser el dueño del restaurante, se convirtió en cocinero a tiempo completo, pues “me quedé sin trabajadores, prácticamente solo. Disminuyeron mucho los ingresos y hay que seguir pagando la renta, la electricidad, el gas, el agua, y las ventas estaban en un 30, 40%”.

Destacó que el apoyo de su esposa fue esencial durante esa difícil etapa. “Fue muy lindo trabajar con mi esposa, muy reconfortante que ella se sacrificara tanto. En una mesa tenía las cosas de sus clases, y me ayudaba a atender los pedidos por la ventana, así que fue algo bonito desde el punto de vista familiar.”

Sergio se esforzó por mantener el negocio a flote, “hasta que ya no se pudo más y tomé la triste decisión de cerrar Rancho Algibe en Hialeah”. Por eso, “antes de caer en una crisis peor, hice un convenio con el landlord y le entregué el local”.

Comenzar de nuevo

“Muchísimas personas, los clientes fijos, me llaman y me preguntan por qué cerramos, y dicen que donde quiera que abra ellos van detrás de la comida”, señaló Sergio, sorprendido de “que a la gente le haya gustado tanto”.

Según declaró, “el público de Hialeah estaba muy agradecido porque apareciera una comida de raíces verdaderamente cubanas. Reconocieron el pollo (la especialidad de la casa) como algo único, se podían comer unas masas de cerdo auténticas como las hacían sus abuelos, donde probaban la cocina cubana casera”.

De ahí que recuerde su trabajo en Rancho Algibe como “una experiencia muy bonita, que me enganchó de tal manera que amaba llegar a cocinar para los clientes, aunque también me gustaba estar en el salón, hablar con las personas. Ver ese agradecimiento de la gente para mí significó mucho, además de un estímulo para seguir”.

“Ahora de pronto queda un vacío”, confesó, “pero soy muy optimista, pienso que vamos a salir adelante. Así que estoy buscando capital para abrir otra vez en otro lugar y quizás abrir un Rancho Algibe más grande. Esto me ha servido mucho de experiencia”.

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas