A pesar de los más de trescientos años de haberse conquistado la libertad religiosa en el mundo Occidental a través de la Paz de Augsburgo, 1555, y los tratados de Westfalia, 1648, en Cuba aún este derecho constitucional es violado flagrantemente. Ni con las visitas de tres papas a Cuba, Juan Pablo II, 1998, Benedicto XVI, 2011, y Francisco I, 2015, pudieron lograr que el régimen castrocomunista instaurara la libertad religiosa para sus feligreses y pueblo cubano.

Cercana está la visita del presidente Barack Obama a Cuba, él la anunció en su cuenta de Twitter el día 17 de febrero, y la cumplimentará el próximo mes de marzo, los días 21 y 22. Pero me pregunto, ¿podrá Obama persuadir a Raúl Castro para que cumpla con uno de los más elementales principios de libertad, la libertad de conciencia, o más específicamente, la libertad religiosa?

Te puede interesar

Un dato curioso es que el anuncio de la visita de Obama fue el día del octavo aniversario de la independencia de Kosovo.  ¿Y qué importancia tiene esto?, ¿y qué relación tiene con Cuba?

Kosovo está formado por el pueblo albanokosovar, la mayor parte de origen étnico albanés y de mayoría musulmana. Sin embargo, un cristiano, confeso públicamente, el presidente estadounidense, George W. Bush, abogó por su independencia y libertad en el 2007. Este Presidente logró adherir a su causa a muchas naciones del mundo, de diferentes etnias, razas, credos e ideologías, y hacer realidad los sueños del pueblo albanokosovar. En el 2008 Kosovo obtuvo su independencia y libertad.

La declaración de solidaridad de Bush fue realizada en Fusha kruja, pueblo en Albania, país vecino de la región de Kosovo, Serbia. Kruja está aproximadamente a 90 kilómetros, al oeste, de Kosovo y menos de 30 kilómetros, al norte, de la capital albanesa de Tirana. También el mismo día el presidente Bush hizo el compromiso de ayudar a Albania en su integración en la OTAN. Ambos hechos son triunfos de Bush en la esfera internacional y legado de su carrera presidencial.

Si bien Bush no tuvo que visitar Kosovo para que sus objetivos se hicieran realidad. Obama sí tiene que viajar a Cuba para poder echar a funcionar y recoger frutos positivos a sus esfuerzos políticos en sus relaciones diplomáticas con la tiranía castrista. La política del Presidente está estancada, incluso fracasada, al menos hasta hoy, confirmación realizada por los diarios The Washington Post y The New York Time.

El titular del editorial del The Washington Post fue contundente. Así lo manifiesta: “El fracaso en Cuba”. Detalla la política de fracaso del presidente Obama con relación a Cuba. Leamos algunos fragmentos muy didácticos.

“Hay poca evidencia hasta el momento de un cambio radical en Cuba -tal vez porque Obama continúa ofreciendo al régimen de Castro concesiones unilaterales sin requerir nada a cambio. Como Estados Unidos no ha puesto ninguna condición relacionada con derechos humanos en la apertura, el régimen de Castro sigue trabajando de manera sistemática en la detención arbitraria de disidentes y otros que hablan a favor de la democracia”.

“Lo que es más evidente en el último año es que los hermanos Castro están impidiendo efectivamente el cambio real y la reforma, incluso a medida que cosechan los frutos de la apertura de Obama. La única respuesta del presidente ha sido más concesiones unilaterales, además de hablar de una visita a la isla antes de que termine su mandato. Los autócratas de todo el mundo deben estar mirando con envidia la buena fortuna de los Castro”.

En realidad los Castro han tenido una buena fortuna para mantener su autocrático gobierno. Primero fueron salvados por la manutención soviética, después por la de Venezuela chavista y, ahora, probablemente, por la administración de Obama.

The Washington Post pregunta en su editorial, “¿Puede un régimen autoritario convertirse en una democracia por sí mismo?”.

¡Claro que no!, y mucho menos el de los Castro. Pero la vida y como médico reconozco que no podemos ser absolutos. En los últimos 2,485 años solo tenemos un personaje que obtuvo el poder absoluto por las fuerzas de las armas y por su propia voluntad lo abandonó después de cumplir su objetivo de restaurar la legalidad. Él es Lucio Cornelio Sila Félix, romano, dictador del 81-80 a.C. Por supuesto, ninguno de los Castro es Sila; y a Obama le falta tiempo para encontrar un Richard Cromwell.

El presidente Obama, si quiere lograr su objetivo de ayudar al pueblo cubano con la generación de riquezas, el disfrute de los derechos humanos básicos y la democratización del país, debe utilizar toda su sabiduría y el poder de su cargo para logra el apoyo de muchos países: la Unión Europea, Latinoamérica, Ciudad del Vaticano y demás naciones; si no, este acuerdo político con la dictadura de Castro será el Irán de James Carter, o el Watergate de Nixon, o su propio Bengasi.

Por suerte para el pueblo cubano, existen en la isla y en el exilio personas que queremos cambios profundos hacia la libertad, dirigidos desde la base hacia la supra estructura, de forma civilizada, autónoma, activa, valiente y patriótica. Esto es el Proyecto Emilia. Que entiende muy bien la máxima de Bush, “La libertad no es un regalo que Estados Unidos ofrece al mundo, sino que es un regalo que Dios hace a la humanidad”. Por eso Cuba será libre.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas