MADRID.- La autopsia practicada a Gabriel Cruz ha revelado de forma preliminar que el niño de ocho años falleció por estrangulamiento el primer día de su desaparición, el 27 de febrero, según informan a Europa Press fuentes de la investigación.

El cadáver de Gabriel Cruz fue hallado por los agentes en el maletero del coche que conducía Ana Julia Quezada, una mujer de origen dominicano, pareja del padre del niño, que fue detenida a unos 60 kilómetros de donde desapareció el menor.

La autopsia realizada este lunes es una de las pruebas clave para los investigadores, que, si bien no descartan ninguna hipótesis, creen que la principal sospechosa actuó sola.

LEA TAMBIÉN: Familiares de la sospechosa de matar al niño en España la describen como poco familiar

También será fundamental la declaración que preste la detenida ante la Guardia Civil, así como la inspección que se está haciendo en la finca de Níjar, en la que se encuentra el pozo donde supuestamente Quezada ocultó el cuerpo de Gabriel hasta que ayer lo sacó y lo cargó en su maletero.

El pequeño desapareció el 27 de febrero tras salir de casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros, en la localidad de Níjar (Almería, sur de España).

El cuerpo de Gabriel fue encontrado después de casi dos semanas de angustiosa búsqueda en la que participaron más de 2.600 voluntarios y casi 1.500 profesionales.

Las autoridades han dispuesto, de acuerdo con los padres del pequeño, que la capilla ardiente se instale en la Diputación de Almería. El funeral está previsto que se celebre este martes a las 10.30 horas.

Madre de Gabriel sospechaba de Ana Julia: "Tenía la esperanza de poder ablandarla y que se viniera abajo"

Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel Cruz cuyo cadáver fue hallado tras 12 días desaparecido en el maletero de un coche que conducía la novia de su padre, Ana Julia, ha reconocido este lunes que sospechaba de ella: "Tenía la esperanza de poder ablandarla y que se viniera abajo".

"Tenía la esperanza de que en algún momento le soltara y por eso, en cada discurso salíamos apelando a su conciencia e intentando que todo fuera de otra manera", ha señalado en declaraciones a Cope recogidas por Europa Press, donde ha afirmado que temía que estas fueran las circunstancias de la desaparición de Gabriel.

Patricia Ramírez ha apuntado no obstante que era algo que la familia "no tenía confirmado" y "no se podía hacer ni decir nada porque era parte de la investigación y podía perjudicar al chiquillo". "No podíamos hacer nada que pudiera hacer que mi hijo no volviera a casa", ha añadido.

Sobre el origen de sus sospechas, ha declinado hacer comentarios y ha apuntado que quizá de este asunto se podrá hablar más adelante, pero "no ahora mismo", cuando la acusada permanece bajo custodia policial en espera de ser puesta a disposición judicial mientras siguen las investigaciones.

La madre de Gabriel se ha referido también al padre del niño y ha pedido "respeto" porque "está destrozado". "Es una persona maravillosa, que nadie dude de esto. Era imposible imaginarse esto que ha pasado. Voy a estar con él, tenemos que superar esto los dos juntos, pero está destrozado porque es muy difícil hacer la digestión no sólo de la pérdida de un hijo, sino que encima ha tenido que pasar por una persona que es cercana a él", ha explicado.

"Yo he tenido el mejor padre para mi hijo y es una persona buena, además. No se merecía esto tampoco", ha añadido.

Previamente, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Patricia Ramírez ha pedido que "no se extienda el odio", que todo este suceso "no acabe en rabia" y "que no se hable" de la mujer detenida porque "no se merece que se le dé cobertura".

"En honor al 'pescadito', que nadie hable de esta mujer más, que no aparezca en ningún sitio y que nadie retuitee cosas de rabia porque ese no era mi hijo y esa no soy. Que pague lo que tenga que pagar, pero que lo que quede de este caso sea la fe y las buenas acciones que han salido por todos lados y han sacado lo más bonito de la gente. No puede quedar todo en la cara de esta mujer y en palabras de rabia", ha reclamado.

En esta línea, ha llamado a "que no salga de ella ninguna foto" ni tenga más atención porque "no se merece que se le dé cobertura ni se lo merece Gabriel". "Quiero que esto termine con el corazón de la gente calentito y no con la rabia que esta señora nos ha sembrado", ha afirmado.

Asimismo, ha agradecido "a todo el mundo que se ha volcado tanto en ayudar físicamente" en la búsqueda "como en la investigación o llenando de mensajes de cariño". "No tengo palabras para agradecer a toda la gente y todas las acciones bonitas que han salido", ha dicho Patricia Fernández, quien ha instado a colocar en las ventanas, un día más, un "pescadito" con "una palabra bonita" en recuerdo de Gabriel.

Por otra parte, Patricia Ramírez ha aclarado que desde que desapareció el menor ella sólo se ha mostrado en la web lanzada por el entorno de la familia para promover su búsqueda, 'Todos Somos Gabriel' así como en la cuenta de Twitter asociada a la misma, y ha pedido a quienes están suplantando su identidad en otras redes sociales difundiendo en su nombre imágenes de duelo que dejen de hacerlo.

"A aquellas personas que han estado utilizando mi foto por el bien de Gabriel y han hecho montajes bonitos se lo agradezco de corazón, pero en este momento hay personas en Facebook e Instagram que están hablando en mi nombre, como Patricia Ramírez, y poniendo fotos para que todo el mundo comparta", ha denunciado.

"Les rogaría que miren dentro de su corazón y que por favor, no hagan esto porque no soy yo y no deben hacer esto, que me están causando dolor, porque yo no quiero ver esas fotos que ponen de pérdida y desde luego, no quiero que hablen por mi", ha añadido la madre de Gabriel.

Patricia Ramírez ha incidido en que ella no ha puesto "ni una sola foto para que se comparta, ni un sólo video para que se comparta" con imágenes de duelo y de dolor y el día que tenga que hacerlo, será ella quien comparta su propia fotografía.

"Todas esas personas que están utilizando la muerte de mi hijo para que las sigan, que miren en su corazón, reflexionen y borren esas cuentas porque ni se lo merece mi hijo ni me lo merezco yo ni se lo merece su padre, que está destrozado", ha añadido.

Investigan a Ana Julia Quezada por la muerte de su primera hija, fallecida al caer por una ventana

Desde la detención este domingo de Ana Julia Quezada, La Policía investiga el fallecimiento el 10 de marzo de 1996 de su primera hija, Ridelca Josefina, nacida el 22 de agosto de 1991, han informado a Europa Press fuentes conocedoras de la investigación.

La Comisaría Provincial de Burgos de la Policía abrió ese mismo 10 de marzo de 1996 un atestado por el fallecimiento de la niña, que se archivó por un juez. La niña nació en República Dominicana y era hija de Santiago Gil y de Ana Julia Quezada, que residió en Burgos antes de trasladarse a Almería. En esta segunda provincia tuvo un noviazgo antes de conocer hace poco más de un año a Ángel, el padre de Gabriel.

Según la información del atestado policial abierto en Burgos en 1996, al que ha tenido acceso Europa Press, la muerte de esta otra niña de cuatro años ocurrió en el domicilio sito en la calle Camino Casa la Vega, 41, en Burgos, donde residía el matrimonio con dos hijas de Ana Julia. La otra menor tenía entonces dos años.

La hija que por entonces tenía dos años, tras conocer la detención de su madre en Almería este domingo por su presunta relación con la muerte de Gabriel Cruz, sufrió una crisis de ansiedad que obligó a su ingreso en un hospital de Burgos.

FUENTE: dpa/EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas