LONDRES.-El primer ministro británico Boris Johnson rechazó el miércoles los llamados a que renuncie en un fogoso discurso en el Parlamento, que sin embargo no bastaría para impedir que los legisladores de su propio Partido Conservador traten de derrocarlo debido a una serie de fiestas en el gobierno que violaron las normas de la cuarentena.

Aumentaron las presiones sobre el jefe de gobierno cuando un legislador conservador se pasó al opositor Partido Laborista y un exmiembro de su gabinete lo exhortó, “en el nombre de Dios, ¡vete!”.

Te puede interesar

David Davis, exministro del Brexit, hizo la exhortación durante una sesión de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes, donde Johnson defendió la trayectoria de su gobierno en materia económica, de lucha contra el crimen y el combate contra la pandemia. Trató de evadir las preguntas sobre el escándalo “fiestagate” que amenaza con poner fin a su carrera.

Johnson asistió a una fiesta con bebidas alcohólicas en el jardín de la residencia oficial de Downing Street en mayo de 2020, cuando estaban prohibidas las reuniones fuera de las casas para contener la trasmisión del COVID-19.

“Nosotros cumplimos mientras que ellos andaban confundidos”, dijo acerca de los políticos opositores. Estos a su vez le dijeron que muchos británicos lo consideran un charlatán, un hipócrita, un mentiroso y “estúpido”.

El legislador conservador Christian Wakeford, que se pasó al laborismo, dijo a Johnson, “tanto usted como el Partido Conservador en su conjunto se han demostrado incapaces de brindarle a este país el liderazgo y gobierno que merece”.

La actitud desafiante de Johnson recibió algunos aplausos discretos de parte de la bancada conservadora.

Los conservadores estudian la posibilidad de pedir un voto de retiro de confianza a Johnson en medio de la furia general provocada por el “fiestagate”. Es un impresionante cambio de suerte para el político que hace apenas dos años llevó a los conservadores a su mayor victoria electoral en cuatro décadas.

Bajo las normas del Partido Conservador, se puede solicitar el voto de retiro de confianza en el líder del partido si 54 legisladores envían cartas a un funcionario del partido para exigirlo.

Hasta ahora, apenas un puñado de legisladores conservadores han reclamado abiertamente la renuncia, pero se cree que varias decenas han enviado las cartas, incluso algunos elegidos en el torrente liderado por Johnson en diciembre de 2019.

Si una mayoría de los 359 legisladores del partido votaran por retirarle la confianza a Johnson, se realizaría una contienda para reemplazarlo como líder conservador, y el ganador pasaría a ser primer ministro.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.81%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.78%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.4%
13037 votos

Las Más Leídas