Los cristianos de todo el mundo celebraban la fecha más alegre de su calendario litúrgico, sentados en bancos alejados unos de otros mientras entonaban cánticos de “Aleluya” a través de las mascarillas, en su segundo Domingo de Pascua condicionado por las precauciones contra la pandemia.

Desde las iglesias protestantes en Corea del Sur a la Basílica de San Pedro en el Vaticano, los fieles siguieron las normas locales o nacionales para frenar los contagios del coronavirus.

Te puede interesar

En la región italiana de Lombardía, donde estalló la pandemia en Occidente en febrero de 2020, un hospital repartió pasteles tradicionales con forma de paloma que simbolizan la paz a todos los que acudieron para recibir una vacuna del COVID-19. Muchos de los que llegaban eran octogenarios, acompañados por hijos adultos.

En Jerusalén, las restricciones de viajes aéreos y cuarentenas impidieron que los peregrinos extranjeros llenaran los lugares de culto durante la Semana Santa, que culmina con las celebraciones de Pascua.

Dentro de la Basílica de San Pedro, el papa Francisco esparció humo de incienso junto a un icono de Jesús y deseó “que la alegría de Pascua se extienda al mundo entero”.

Los aproximadamente 200 fieles que pudieron asistir parecían perdidos en la gran basílica. Normalmente, miles de personas asistirían al popular servicio, y una multitud se reuniría ante la Plaza de San Pedro. En algunas ocasiones se han congregado más de 100.000 personas para recibir la bendición especial de Pascua después de la eucaristía.

Pero este año, como el pasado, las aglomeraciones estaban prohibidas en Italia y en el Vaticano. De modo que el discurso de mediodía del papa Francisco se planificó dentro de la Basílica.

Decidido a combatir los contagios que llevan semanas al alza, el gobierno italiano ordenó a la gente que se quedara en casa durante el fin de semana de tres días salvo por recados esenciales como comprar comida o hacer ejercicio. El primer ministro, Mario Draghi, sí hizo una concesión al permitir una visita diaria a familiares o amigos en viviendas particulares durante el fin de semana, que incluye el feriado nacional del lunes.

En Jerusalén, la misa de Pascua en la Iglesia del Santo Sepulcro fue oficiada por el patriarca latino Pierbattista, el clérigo católico romano de más categoría en Tierra Santa. Muchos cristianos creen que Jesús fue crucificado y sepultado antes de resucitar en la zona histórica de Jerusalén.

Israel ha gestionado una de las campañas de vacunación más exitosas del mundo, que permitió al país reabrir restaurantes, hoteles y monumentos. Israel capturó el casco viejo de Jerusalén, donde hay lugares sagrados del islam, el cristianismo y el judaísmo, en una guerra en 1967 y después se lo anexionó en una decisión no reconocida por la comunidad internacional.

En Corea del Sur, la Iglesia del Evangelio Completo de Yoido, la iglesia protestante más grande del país, admitió sólo a 2.000 fieles en la misa de Pascua, o en torno al 17% de la capacidad de su templo principal. Los fieles, con mascarilla, cantaron himnos, dieron palmadas y rezaron en un servicio emitido a través de internet y en televisoras cristianas.

La catedral católica de Myeongdong, en Seúl, el templo católico más grande del país, limitó la asistencia a la misa al 20% del aforo y emitió el servicio religioso a través de YouTube.

En la región sureña de Puglia, el gobernador y muchos alcaldes instaron a los fieles a quedarse en casa y ver la eucaristía por televisión. Es una de las muchas regiones italianas bajo las restricciones más estrictas debido a la tasa de contagios de COVID-19.

Muchos italianos tienen la tradición de asistir a la misa de Vigilia del sábado por la noche. Pero el país está bajo un toque de queda de 22:00 a 05:00, de modo que las iglesias adelantaron varias horas la ceremonia. Las campanas de las iglesias italianas convocaron a la gente inusualmente pronto, antes del atardecer en algunos lugares.

La escena era similar en Francia, aún conmocionada por una demoledora ola de contagios que ha abrumado hospitales ya al límite. Algunas iglesias celebraron su misa, normalmente de medianoche, justo antes del amanecer del domingo en lugar del sábado por la noche debido al toque de queda nacional de 19:00 a 06:00.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.9%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.28%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.82%
66231 votos

Las Más Leídas