BEIRUT — Abu Bakr al-Baghdadi, el temido líder de la organización terrorista Estado Islámico (EI), pasó sus últimos días agitado, con miedo a ser traicionado, disfrazado a veces de pastor, escondido a ratos bajo tierra, dependiendo de un círculo de hombres de confianza cada vez más pequeño.

Allegados dicen que estaba obsesionado con su seguridad y su bienestar, tratando de encontrar sitios seguros en ciudades y el desierto donde esconderse en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, mientras se derrumbaba su estructura. Al final de cuentas, el brutal líder de lo que él mismo describió como un “califato” abandonó completamente esa región, incursionando en territorios hostiles de la provincia Idlib, al noroeste de Siria, controlada por una agrupación rival, al-Qaida. Fue allí que murió al hacer estallar bombas que llevaba consigo el 26 de octubre, durante un ataque de fuerzas especiales estadounidenses a su refugio.

Te puede interesar

Durante meses tuvo a su lado a una adolescente yazidí como esclava. La muchacha dijo a la Associated Press que la llevó consigo mientras iba de un lado a otro con un grupo de siete estrechos colaboradores. Hace algunos meses delegó casi todos sus poderes en otro jefe de EI que probablemente sea la persona que la organización designó como su sucesor.

La joven yazidí, quien fue liberada durante una incursión encabezada por los estadounidenses en mayo, dijo que al-Baghdadi primero trató de ir a Idlib a fines del 2017. Contó que una noche la subieron a una camioneta que era parte de una caravana de tres vehículos en la que iban también al-Baghdadi, su esposa y su equipo de seguridad. Se encaminaron hacia esa provincia y llegaron a una carretera importante, pero regresaron, aparentemente por temor a ser atacados, señaló la muchacha, que por entonces tenía 17 años.

Permanecieron durante una semana en Hajin, ciudad del sudeste de Siria, cerca de la frontera con Irak, y luego partieron hacia Dashisha, otra ciudad fronteriza más al norte, en territorios controlados por EI.

La joven yazidí pasó cuatro meses en la casa del suegro de al-Baghdadi, Abu Abdullah al-Zubaie. Al-Baghdadi la visitaba a menudo, la violaba y a veces le pegaba, según dijo la muchacha. Se movilizaba solo de noche, con zapatillas para no hacer ruido y con el rostro cubierto, acompañado siempre por cinco guardaespaldas que le decían “hajji”, o “jeque”, según dijo ella. La AP no identifica a las víctimas de agresiones sexuales.

“Cuando le preguntaba algo, no respondía por razones de seguridad. No todos sabían dónde estaba”, manifestó.

En la primavera del 2018, ella fue entregada a otro individuo, que la sacó de Dashisha. Esa fue la última vez que vio a al-Baghdadi, aunque él le hizo llegar unas joyas como regalo, relató la joven.

Pareciera que al-Baghdadi se dirigió de un sitio a otro en el este de Siria a lo largo del año siguiente ya que los bastiones del EI caían uno tras otro en manos de los kurdos, que estaban apoyados por Estados Unidos. Hasta que se fue a Idlib.

En esa época, al-Baghdadi lucía “muy nervioso”, caminaba de un lado a otro y se quejaba de que lo estaban traicionando y de que había infiltrados entre sus “walis”, como se denominaba a los gobernadores de las provincias del califato, según dijo su cuñado Mohamad Ali Sajit en una entrevista con Al-Arabiya TV difundida la semana pasada.

“Todo esto es una traición”, se quejó al-Baghdadi, según Sajit.

Sajit, un iraquí casado con otra hija de al-Zubaie, fue detenido por las autoridades iraquíes en junio. Dijo que vio a al-Baghdadi varias veces a lo largo de 18 meses, a partir de fines del 2017 en Hajin. La última vez fue en regiones desérticas de la frontera entre Siria e Irak, no mucho antes de la captura de Sajit. Señaló que al-Baghdadi le había encomendado que entregase mensajes en unidades flash a otros jefes de EI en Irak.

Funcionarios iraquíes y kurdos sirios dijeron que cultivaron contactos que los condujeron a al-Baghdadi. Se cree que Sajit fue uno de ellos. Un funcionario estadounidense dijo que daba la impresión de que los kurdos sirios habían conseguido colocar un “huésped” en el círculo íntimo de al-Baghdadi, cuya información fue vital para dar con él.

Cinturón de bombas

Sajit afirmó que los desplazamientos de al-Baghdadi estaban muy restringidos, sobre todo a medida que EI perdía territorios. Llevaba siempre consigo un cinturón con bombas e incluso dormía con uno cerca suyo. También hacía que sus allegados llevasen cinturones con bombas. Nunca usaba teléfonos celulares. Solo su ayudante Abu Hassan al-Muhajer lo hacía. Un Galaxy 7, de acuerdo con Sajit.

El estrés agravó la diabetes de al-Baghdadi, quien tenía que controlar constantemente sus niveles de azúcar y tomar insulina. No ayunó durante el Ramadán e impidió que sus asistentes lo hiciesen, dijo Sajit.

Escondido en fosa

Por momentos, al-Baghdadi se disfrazaba de pastor, agregó. Cuando su jefe de seguridad Abu Sabah se enteró de que podía haber un ataque en una región de la frontera entre Siria e Irak donde se escondían, desarmaron sus carpas y escondieron a al-Baghdadi y a al-Muhajer en una fosa que cubrieron con polvo, indicó Sajit. La ovejas se pasearon por encima suyo como parte del plan para pasar inadvertidos. Cuando se despajó el panorama, volvieron a armar sus carpas.

Al-Baghdadi se movilizaba acompañado de un círculo de entre cinco y siete personas, incluidos al-Muhajer, al-Zubaie, Abu Sabah y el ex gobernador de Irak conocido como Tayseer o Abu al-Hakim. Al-Muhajer fue abatido el mismo día que al-Baghdadi, en otra operación dirigida por Estados Unidos en Jarablus, también en el noroeste de Siria. Al-Zubaie murió en una redada en marzo. El lunes, funcionarios turcos dijeron que habían arrestado a la hermana mayor de al-Baghdadi en la región de Azar, al noroeste de Siria. Todas son zonas que no controla el gobierno sirio.

Al-Baghdadi se mantenía en contacto con el número dos de EI, Hajji Abdullah, de acuerdo con Sajit. Funcionarios iraquíes dijeron que al-Baghdadi lo puso al frente de la mayoría de las tareas administrativas y financieras. Sajit cree que Hajji Abdullah es la persona que fue designada sucesor de al-Baghdadi antes de su muerte, identificada con el nombre de guerra Abu Ibrahim al-Hashemi Al-Qurayshi.

Las autoridades estadounidenses dicen que no saben cuándo al-Baghdadi llegó a Idlib, pero creen que eligió esa provincia porque era el último territorio que todavía no controlaba el gobierno sirio.

En Idlib se escondió en un complejo de Barisha, a 5 kilómetros (tres millas) de la frontera con Turquía. Igual que otros pueblos fronterizos, está lleno de gente desplazada de otras partes de Siria y es gobernada por Hayat Tahrir al-Sham, agrupación afiliada a al-Qaida, rival del EI.

El complejo pertenecía a un individuo llamado Abu Mohammed al-Halabi, que criaba ovejas y tenía poco contacto con sus vecinos, según dijeron lugareños a la AP. Hablaron a condición de no ser identificados por temor a represalias.

Uno de ellos dijo que casi una docena de helicópteros sobrevolaron el pueblo antes de las 11 de la noche del 26 de octubre, el día de la incursión.

“Salimos al balcón a ver qué pasaba y empezaron a disparar con rifles automáticos. Por eso nos escondimos adentro”, expresó. Hubo otra operación al oeste del pueblo, por la casa de al-Halabi. Posteriormente los estadounidenses advirtieron a los lugareños que se alejasen de la casa porque la iban a volar.

“Nadie pensó que al-Baghdadi estaba allí”, aseguró otro lugareño.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la visita de Estado de los reyes de España a Cuba?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas