BERLÍN.- La canciller alemana, Angela Merkel, y su par chino, Li Keqiang, suscribieron hoy en Berlín 22 acuerdos que fortalecen las relaciones políticas y comerciales entre ambos países en un momento en el que en la economía mundial escalan las tensiones a raíz de la decisión de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles.

"Hemos trabajado intensamente (...) y hoy hemos firmado dos convenios estratégicos importantes: uno de colaboración en el campo de los automóviles autónomos y otro sobre inversión que incluye la apertura de una fábrica de baterías para vehículos eléctricos", anunció la mandataria en una rueda de prensa conjunta que sirvió de colofón a la quinta cumbre bilateral germano-china celebrada hoy en la capital alemana.

"Se demuestra que en lo que se refiere a la apertura del mercado chino, no se trata solo de palabras, sino que las palabras van seguidas de hechos", agregó la canciller en relación a la eliminación de trabas a la inversión extranjera que el gigante asiático llevó a cabo en los últimos tiempos.

Durante su intervención, la dirigente germana sostuvo que el volumen comercial entre Pekín y Berlín aumentó "en los últimos meses" a los 186.000 millones de euros (unos 220.000 millones de dólares) que, explicó, ponen de manifiesto lo entrelazadas que están las relaciones entre ambas naciones.

Alemania y China se rigen por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y ambos países reconocen el multilateralismo como forma para encarar las relaciones comerciales, indicó la dirigente, sin mencionar el conflicto comercial abierto con Washington, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, activase nuevos aranceles al aluminio y al acero y Pekín contraatacase con medidas similares.

La canciller alemana recalcó una vez más que su Gobierno aboga por un sistema de comercio "justo y basado en reglas" en el que reine el consenso y no las actuaciones de carácter unilateral.

"Observamos con preocupación el desarrollo de los acontecimientos. Los efectos se extienden a todos los socios. Los aranceles entre China y Estados Unidos también tienen efectos en las empresas alemanas porque las empresas alemanas también producen en Estados Unidos. Nosotros tenemos muchas inversiones directas en Estados Unidos y en China", manifestó.

Entre los acuerdos sellados hoy entre ambas potencias, destaca la apertura de la primera fábrica de baterías para automóviles eléctricos con la que contará Alemania, que pondrá en marcha la empresa china CATL en la región de Turingia, en el este del país.

En relación a la situación de los derechos humanos y laborales en el país asiático, un tema que en Alemania juega un papel destacado siempre que un dirigente chino visita el país, la canciller se limitó a indicar que las relaciones estrechas entre ambas naciones permiten también abordar "cuestiones que generan gran controversia".

Li, por su parte, indicó que veía una mejora de la situación de los derechos humanos en su país. Se trabaja de forma "imperturbable" para avanzar en este sentido, respondió el gobernante asiático al ser preguntado por las críticas de la comisionada para Derechos Humanos del Gobierno alemán, Bärbel Kofler, quien coincidiendo con la visita del mandatario habló de la "situación crítica" que vive parte de la sociedad civil, periodistas, blogueros y activistas.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas