En un giro, hasta ahora inédito, el papa Francisco pidió al patriarca ruso Cirilo (equivalente del Sumo Pontífice para la Iglesia ortodoxa rusa) que no se convirtiera en «monaguillo de Putin», en referencia al apoyo que éste le ha brindado a la invasión del Kremlin a Ucrania, según un reporte de la BBC publicado en Análisis Libre Internacional.

Según confirmó Francisco en entrevista con el diario italiano IlCorriere della Sera, en marzo pasado sostuvo una conversación con su par ruso para tratar de que Cirilo, muy cercano a Putin, disuadiera al mandatario ruso de continuar la ofensiva.

Te puede interesar

«Hablé con él durante 40 minutos a través de Zoom», contó el papa, quien recordó que durante los primeros 20 minutos el patriarca le leyó, papel en mano, «todas las justificaciones de la guerra».

«Escuché y le dije: no entiendo nada de esto. Hermano, no somos sacerdotes de Estado, no podemos usar el lenguaje de la política, sino el de Jesús. El patriarca no puede convertirse en el monaguillo de Putin», aseguró Francisco que dijo.

Expertos en temas de la Iglesia aseguran que las palabras de Francisco ha sido el cruce más fuerte que se conozca entre estos líderes religiosos.

Acorde a la BBC en un comunicado, la Iglesia ortodoxa rusa calificó de «lamentable» los comentarios del Papa y añadió que tales expresiones no contribuían a la unidad religiosa.

«Es lamentable que un mes y medio después de la conversación con el patriarca Cirilo, el papa Francisco haya elegido el tono equivocado para transmitir el contenido de la conversación», dijo el Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado Ruso.

«Tales declaraciones no contribuyen a establecer un diálogo constructivo entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa, que es particularmente necesario en este momento», añade el texto.

El papa decidió cancelar un encuentro que ambos líderes religiosos tenían planeado para junio próximo en Jerusalén.

«Sería nuestro segundo encuentro cara a cara, nada que ver con la guerra. Pero ahora, él también está de acuerdo que no lo tengamos, porque podría ser una señal ambigua», dijo Francisco al diario italiano.

La Comisión Europea propuso sancionar al jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Kirill, como parte de un sexto paquete de medidas en respuesta a la guerra en Ucrania.

La nueva lista, que aún debe ser aprobada por los Estados miembros, incluye a 58 personalidades sancionadas, entre ellas, además de Kirill, a muchos militares rusos, así como a la esposa, la hija y un hijo del portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

De acuerdo con documentos a los que AFP tuvo acceso, Kirill es descrito como un "un aliado de vieja data del presidente Vladimir Putin, y se convirtió en uno de los principales apoyos de la agresión militar" en Ucrania.

El patriarca Kirill (también llamado Cirilo I) es el máximo líder de la iglesia ortodoxa rusa, que tiene unos 150 millones de fieles en todo el mundo, especialmente en Rusia.

En declaraciones recientes, el patriarca formuló llamados a la unidad rusa en pleno conflicto militar en Ucrania.

Incluso el portavoz de la Iglesia ortodoxa rusa, Vladimir Legoida, cuestionó que Europa planee sancionar a Cirilo, lo que, en su criterio, carece de «sentido común».

«Cuanto más indiscriminadas se vuelven las sanciones, más pierden el sentido común y más difícil se vuelve alcanzar la paz, que es por lo que la Iglesia ortodoxa rusa reza en cada servicio con la bendición de Su Santidad el Patriarca», dijo el vocero.

«Solo aquellos que ignoran por completo la historia de nuestra Iglesia pueden intentar intimidar a su clero y creyentes», agregó.

Desde el comienzo de la guerra, Cirilo se ha mostrado favorable a la misma e incluso ha bendecido tropas y armamentos que ha enviado el Kremlin al país vecino.

En marzo, el patriarca dijo que el conflicto era una «extensión de un choque cultural fundamental entre el mundo ruso en general y los valores liberales occidentales», haciendo eco a discursos anteriores de Putin.

Además de no haber condenado inequívocamente la matanza de personas inocentes en Ucrania ni pedir un alto el fuego, Cirilo llegó a decir en grandes servicios televisados para bendecir a las tropas que la guerra del Kremlin era necesaria para el futuro del cristianismo.

La religión ortodoxa, prohibida durante la era soviética, ha ganado amplio auge durante el gobierno de Putin y varios expertos en temas religiosos aseguran que el mandatario ruso busca darle el mismo protagonismo que tuvo durante la época zarista.

El cristianismo ortodoxo es una de las comuniones cristianas más grandes del mundo, después del catolicismo y la Iglesia protestante.

Tiene cerca de 260 millones de seguidores, principalmente en Europa, Rusia y otros países que formaron parte de la antigua Unión Soviética.

De ellos, casi 100 millones siguen al patriarca de Moscú, según datos del Pew Research Center.

Sin embargo, el apoyo de Cirilo a Putin y a la guerra ha comenzado a crear un nuevo cisma entre varias iglesias que tributaban al patriarca.

Numerosos sacerdotes ucranianos han decidido dejar de seguir a la Iglesia rusa tras el inicio de la invasión y, según reportes, muchos creyentes ortodoxos han dejado de orar por el patriarca durante los servicios, lo que se considera como el mayor signo de desobediencia en el mundo ortodoxo.

Datos de la Academia Teológica de Kiev sugieren que más de la mitad de las 12.000 parroquias del Patriarcado de Moscú en Ucrania anunciaron que quieren separarse.

En marzo, la iglesia ortodoxa rusa de Ámsterdam también informó que rompía los lazos con el líder religioso.

Entretanto Francisco ha dado entrevistas últimamente a medios afines para enfatizar su llamado a poner fin a la guerra y llevar socorro humanitario a los ucranianos. Ha defendido su decisión de no denunciar públicamente a Putin o Rusia porque los papas, dijo, no lo hacen. Pero nombró a Putin en sus declaraciones al Corriere y aparentemente comparó la carnicería en Ucrania con el genocidio en Ruanda hace un cuarto de siglo.

FUENTE: BBC/REDACCION

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.32%
17103 votos

Las Más Leídas