miércoles 10  de  julio 2024
MOVILIZACIÓN DE BUQUES

Rusia se vale de geopolítica cubana para exhibir fuerza y responder a EEUU

Un destacamento naval de la marina de guerra de Rusia elige permanecer cinco días en Cuba en medio de la escalada con Ucrania

Por Sofía Nederr

LA HABANA. - Desde el 12 y hasta el 17 de junio Cuba recibe un destacamento naval de Rusia. El Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) señaló que los navíos no representan “una amenaza para la región” por cuanto no portan armas atómicas.

Sin embargo, el despliegue de estas unidades hacia un aliado estratégico de Vladimir Putin, y en medio de la prolongada guerra contra Ucrania, genera varias lecturas.

De acuerdo con La Habana, la llegada del destacamento ruso “se acoge estrictamente a las regulaciones internacionales de las cuales Cuba es Estado parte", al tiempo que responde a "las históricas relaciones de amistad" entre ambos países.

Según la información oficial, Putin envió a Cuba, la fragata Gorshkov, considerada la nave líder de la última generación de fragatas de la Armada rusa, el submarino de propulsión nuclear Kazan, el buque petrolero de la flota Pashin y el remolcador de salvamento Nikolai Chiker.

Erick de la Fuente, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), señala que “esta llegada del arsenal ruso y del submarino nuclear es importante en varios aspectos. Primero, es una clara reacción de Putin, del Krelim, dado que Estados Unidos ha autorizado el uso de armas norteamericanas para poderle dar a lugares extensos de Rusia”.

"El presidente ha ordenado recientemente a su equipo que se asegure de que Ucrania puede utilizar armas suministradas por EEUU con fines de contraataque en Járkiv para que Ucrania pueda devolver el golpe a las fuerzas rusas que les atacan o se preparan para atacarles", informó el Gobierno norteamericano el pasado 31 de mayo.

El profesor de la Fuente refiere que Rusia está disparando desde su territorio a grandes ciudades de Ucrania, especialmente en la zona fronteriza. El investigador destaca que es importante entender ese contexto y la forma cómo se responde a la decisión estadounidense que causará daño dentro de Rusia.

“Putin quiere mandar un mensaje importante de que Rusia también tiene cerca de Estados Unidos a aliados que están dispuestos a recibir este tipo de buques militares, y de hecho el primer equipo que llegó fue la fragata Gorshkov”, enfatiza.

Agrega que el paso asumido por Rusia de mover su destacamento naval a Cuba puede verse como una provocación, pero en esencia es una medida reactiva: “Aunque cuando se mueven barcos de guerra y submarinos nucleares a 100 kilómetros, 90 millas, de Estados Unidos, es un tipo de provocación”.

De la Fuente asevera también que, pese a que no se puede ser alarmista, tampoco puede descartarse ninguna hipótesis. “La guerra está más recrudecida, aunque esté menos en los medios de comunicación, ya vamos al tercer año y ambos lados están sufriendo, incluso Rusia, pese a la imagen que está dando, y Ucrania también está destruida”.

Otro aspecto que el profesor de la Universidad Internacional de la Florida no pierde de vista es el rol de Cuba. “El anuncio del Krelim es que iba a comenzar a enviar equipos a países aliados y comienza por La Habana dada su cercanía a Estados Unidos”, señala.

A su juicio, esto también llama la atención del papel fundamente de Cuba en el conflicto, puesto que no es un mero observador. “Cuba ha dirigido la propaganda en español, por toda América Latina, y la propaganda que llevan los rusos. Ha sido un actor muy activo. Además, los cubanos han actuado como mercenarios del lado ruso”, señala.

Para Octavio Pérez, coronel retirado de la Fuerza Armada de EEUU, Cuba, Venezuela y Nicaragua y los países que son miembros del BRICS “pueden ser peones dentro del juego de ajedrez de los rusos”. Explica que, después del 2014, cuando se apoderaron de Crimea, los rusos empezaron las visitas a La Habana y a Venezuela.

Sobre la movilización de los equipos rusos al Caribe, el militar refiere que cuando los americanos sacan una flotilla, exhiben un portaviones y un acorazado con submarinos de ataques y cruceros de misiles, entre otros equipos. “Los rusos nada más que pueden aglutinar un barco, una fragata, y un submarino y un tender, que es una embarcación de rescate, y un cuarto barco que lo que hace es una cisterna que le da el petróleo por si se queda a mitad de camino”, subraya.

Sobre el impacto de la movilización ordenada por Rusia, Pérez puntualiza que “ya el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa y su portavoz, han dicho que esto no representa una amenaza, es una postración geopolítica de los rusos”.

El coronel recuerda que ya los equipos rusos estuvieron, en 2019, en el Puerto de La Habana. “El único equipo nuevo es el submarino”, añade. Pérez destaca que, históricamente, Cuba ha sido un punto clave para Rusia y seguirá siéndolo.

Narrativa en Rusia

Dentro de ese escenario, el profesor Erick de La Fuente puntualiza que hay otra razón de peso para la movilización de los equipos rusos a la isla caribeña.

“En el mundo entero se habla de la guerra en Ucrania. Pero, cuando se ve la televisión rusa o los canales de redes sociales que maneja el Gobierno ruso, la guerra siempre es entre Estados Unidos y Rusia, no con Ucrania, la guerra siempre es con la OTAN y Rusia, no con Ucrania. Entonces, esto también ayuda a las narrativas internas de Putin al decir que ‘nos están dando y nosotros también respondemos al enviar barcos allá’, a dar una lección”, asevera.

“El punto aquí es que Rusia quiere demostrar que también tiene poder y que el poder está cerca de Estados Unidos. Esto es un mensaje externo, pero también interno dada la forma cómo se plantea la guerra en los canales del Estado”, insiste.

En este aspecto coincide el coronel retirado Octavio Pérez, quien también refiere la disertación pública que Putin sostuvo con la prensa nacional, cuando dijo que quienes ayudan a Ucrania a disparar dentro del territorio ruso, podrán ser víctimas y dispondrán misiles cerca de las costas de esos países o de sus capitales.

Rusia tiene que vender este discurso también internamente, ha perdido 517.000 soldados en el combate y otros están fuera porque les faltan piernas, brazos o están enfermos mentalmente. Rusia tiene una economía de guerra y tiene que motivar”, argumenta.

Señala también que cuando se empiezan a llenar los cementerios de los pueblos aledaños a las capitales, entonces se hace evidente el alcance de la situación. “Rusia tiene muchos problemas internos que no han hecho crisis, de momento. La economía es una economía de guerra y hay sabotajes internos en factorías de Rusia”, afirma.

Alianza bilateral

Dentro del escenario actual, el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, se reunió el 12 de junio con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

El 12 de mayo pasado, tras la visita realizada por el jefe del régimen cubano, Miguel Díaz-Canel, a Moscú para asistir al desfile militar anual del 9 de mayo en la Plaza Roja, dijo que la situación de Cuba es de “emergencia”, pero la solución está en Rusia. En este sentido, se refirió a seis proyectos de negocios “que están en funcionamiento con el empresariado ruso".

Dijo que tales proyectos "están insertados en las prioridades del país: el sistema energético y el sistema alimentario".

@snederr

FUENTE: Diario Las Américas / Diario de Cuba / AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar