La cubana Lilibet Hernández Rodríguez, asesinada esta semana en España, fue estrangulada, según reveló un reportaje publicado este viernes por el diario El Español.

La joven fue asesinada este martes horas antes de su cumpleaños 28. Su marido envolvió su cadáver en una alfombra y la escondió dentro del armario de la casa que alquilaban en la localidad de Tenerife.

Hernández (Holguín, 1989) se había graduado en Cuba de Medicina. En España estaba esperando por la homologación de su título universitario, mientras trabajaba como camarera en una gasolinera.

El presunto asesino, su marido José Antonio P.B. también de origen cubano, había llegado a España un mes antes por un programa de reagrupamiento familiar. La pareja vivía junto a su hijo de seis años.

De acuerdo con fuentes cercanas a la familia consultadas por la prensa local, el marido "era muy celoso: vigilaba a Lilibet y discutían con frecuencia", aunque las autoridades no tenían constancia de antecedentes de violencia ni denuncias previas.

El asesinato de Lilibet Hernández tuvo lugar en medio de una pelea en la noche del martes. Su marido después de estrangularla y ocultar el cuerpo en un armario, se dio a la fuga.

"Poco después de la medianoche, el presunto asesino llamó a un familiar, al que le confesó lo que había hecho con Lili y que se había fugado. Tras colgar, el familiar alertó a la Policía", relata el diario.

Cuando las autoridades llegaron a la casa no encontraron a nadie. El hijo de la pareja estaba en un domicilio de un familiar.

Horas después, el presunto asesino llamó a la Guardia Civil y les dijo que estaba en el aeropuerto de Tenerife Norte, que había intentado huir pero que no había aviones y que había decidido entregarse.

Lilibet, Lili, la joven asesinada por su marido

Lilibet, Lili, como la conocían sus seres queridos, había nacido en Holguín (Cuba) el 1 de noviembre de 1989. En la ciudad caribeña, a poco más de cien kilómetros de Santiago de Cuba, la joven había pasado su infancia junto a su madre y sus hermanas. Holguín es conocida por ser una de las capitales del servicio sanitario cubano. Fue allí donde Lilibet se licenció, con 23 años, en Medicina. Justo antes de emigrar a España junto a gran parte de su familia materna, que era de origen español. "Es una chica muy estudiosa, muy profesional", contaron sus conocidos a la prensa local.

A José Antonio P.B., su marido y presunto asesino, lo conoció en Holguín. También era cubano, pero diecisiete años mayor. Él llevaba un escaso mes en Tenerife, tras acogerse a un programa de reagrupamiento familiar. Ahora vivían los dos junto a su hijo de seis años en una vivienda de alquiler en el número 52 de la calle Tenerife de Arona. Ella era feliz en Canarias. Él, en cambio, no tanto. Era muy celoso: vigilaba a Lilibet y discutían con asiduidad, según fuentes cercanas a la investigación consultadas por este periódico. No constaban antecedentes de violencia ni denuncias previas.

Este martes, una pelea de madrugada terminó con el peor de los desenlaces. José Antonio decidió estrangular a su mujer hasta que la asesinó y, después, esconder su cadáver enrollado en una alfombra en uno de los armarios de su domicilio. Minutos después, huyó. Poco después de la medianoche, el presunto asesino llamó a un familiar, al que le confesó lo que había hecho con Lili y que se había fugado. Tras colgar, fue este ser querido quien alertó a la Policía.

Los agentes no encontraron ni a Lilibet ni a su asesino cuando llegaron al inmueble. Tampoco a su hijo, que se encontraba en el domicilio de unos familiares de ella. En la casa no había nada sospechoso, excepto un olor desagradable, según La Opinión de Tenerife. Así que, tras la primera inspección, la Policía revisó de forma más concienzuda todas las habitaciones. En una de ellas, dentro de un armario y enrollado en una alfombra, hallaron el cadáver de Lili. Los servicios médicos sólo pudieron certificar su muerte. Ni rastro del agresor.

Violencia machista en España

El Diario El ESPAÑOL que realiza la serie 'La vida de las víctimas', ha contabilizado 48 mujeres asesinadas en lo que va de año. Este medio relata la vida de cada una de las víctimas de un problema sistémico como la violencia de género que entre 2003 y 2016 arroja datos estremecedores, 872 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas.

FUENTE: REDACCIÓN / DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario