Si me conoce, sabe que creo firmemente en Dios, y mi personaje favorito es Jesús. Pero nunca voy a la iglesia, y mucho menos rezo rosarios, leo la Biblia, etcétera. Respeto las creencias de los seres humanos. Mi hermana Diomare vive rezando y metida en la iglesia, y la amo con locura; mi esposo Álvaro Skupin hasta iba a ser pastor; y en mi casa hay más Biblias que ropa en los armarios, y le juro que tengo mucha, es con lo que trabajo.

¿Por qué Jesús es el personaje que más admiro? En el colegio donde estuve interna, nos obligaban a leer la Biblia cada día. Yo siempre leía el Nuevo Testamento, y además me encantaba ver las películas de Jesús. Su mensaje era de amor y respeto a los demás, y defendía a las mujeres, que en esa época valíamos menos que un perro sarnoso. Si no, recuerde una de sus mejores frases: “El que se sienta libre de pecado, que tire la primera piedra”. Así defendió a una mujer acusada de infidelidad. La ayudó a levantarse y le dijo: “vete y no peques más”.

Te puede interesar

Era un ser fuera de serie, andaba en chancletas y rodeado de pescadores; peleó con fuerza cuando llegó a la iglesia y vio que estaban irrespetando la casa de su padre. Si viera lo que es su iglesia hoy, creo que se haría crucificar de nuevo.

Jesús se adelantó 21 siglos a la psicología, por lo que no podía ser un simple ser humano. Me explico.

Hay que amar a los otros, pero primero hay que darse a sí mismo, y esto la gente no lo entiende. Creo que ni su iglesia. Cuando le digo a Diomare (que vive para los demás, ayuda a todo el mundo y se quita su comida para darla a los otros) que está malinterpretando a Jesús, me mira sorprendida y me dice: “el que da, recibe”.

Y es cierto, pero el que da a quien no le da, se encuentra en una relación injusta y psicológicamente peligrosa. Si no hay justicia relacional, las relaciones no funcionan. Hay que dar en la manera en que se recibe, o se termina explotando de rabia, o con depresión.

Nadie es perfecto. Todos estamos llenos de asuntos sin resolver, y esto influye nuestra conducta. El inconsciente nos domina y es el responsable de “todo” lo que hacemos, de quién nos enamoramos, de lo que decimos y pensamos.

La objetividad no existe. Nadie puede ser totalmente objetivo. Su visión del mundo se basa en vivencias y asuntos no resueltos. O sea que todo, o casi todo lo que creamos y decimos, está influido por nuestra cosmovisión. Más bien, todo es subjetivo, hasta la ciencia.

De ahí que nadie se movió y todos se fueron cuando Él dijo: “El que esté libre de pecados, que tire la primera piedra”.

(Dedicado especialmente a jueces, abogados, curas, pastores, presidentes, dictadores y fanáticos religiosos. Amén).

www.NancyAlvarez.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.95%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.42%
17411 votos

Las Más Leídas