La alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, terminó su visita de tres días a Venezuela, en la que pudo constatar una vez más lo que había recogido la ONU en dos informes previos: "las violaciones de los derechos humanos que han cometido las autoridades estatales", tales como el uso excesivo de la fuerza, la práctica reiterada de detenciones arbitrarias, tortura, malos tratos y ejecuciones extrajudiciales perpetradas por miembros de las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, ésta es la primera visita de una delegación de la oficina de Derechos Humanos de la ONU que autoriza la dictadura de Nicolás Maduro y no lo hace más que por la presión internacional a la que está sometida. Se trata entonces de una oportunidad para que la diplomática chilena lidere desde su alta responsabilidad la condena al régimen de Maduro por la violación sistemática de los Derechos Humanos.

Te puede interesar

Bachelet, quien asegura haberse conmovido con los relatos de familiares de torturados y presos, debe dar el siguiente paso, más allá de que el lenguaje y los tiempos diplomáticos, suelen divorciarse de lo problemas urgentes de los pueblos. No se trata solo de un informe, el cual debe presentar el 5 de julio, no se trata de responder a las muertes –como la del capitán de corbeta de la Armada venezolana retirado Rafael Acosta-, o al giganteso éxodo forzado y el hambre de millones de venezolanos, con un comunicado en el que se exhorta a las partes en conflicto a diaologar y a buscar una solución al conflicto. Debe darse una condena inequívoca a un régimen usurpador, pero además, es momento de traducir en acciones concretas su respuesta a lo que sabe y pudo constatar.

“Se perfectamente lo que ocurre en Venezuela, lo tenemos bien documentado, y haré todo lo que esté a mi alcance para que se haga justicia”, dijo antes de la visita a Venezuela, según reveló Orlando Viera-Blanco, embajador en Canadá designado por el presidente encargado Juan Guaidó.

Siendo así, lo sabe, lo constató, está documentado. Entonces cabe preguntarse: ¿Bachelet, y ahora qué?

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas